Café cortado o recortado

martes, 1 de mayo de 2012

El Gobierno perverso y la perversión del lenguaje. La derecha española explica los recortes con chascarrillos cotidianos, fáciles de comprender por los ciudadanos. En el bar de la esquina, el propietario que, más que trabajador autónomo, se considera empresario y por ello votante popular, explica a un cliente jubilado que lee atónito un periódico conservador: "Mire usted, va a pagar por las medicinas lo mismo que por un café"... "Pero ¿café cortado o recortado?"... "Cortado, hombre, que este Gobierno no hace recortes". Tiene razón, este Gobierno no hace recortes. Recortar es, según la Real Academia de la Lengua, "cortar o cercenar algo que sobra". Este Gobierno no corta algo que sobra, corta todo lo básico. Este Gobierno corrige, endereza, mejora, modifica, perfecciona, reforma, rectifica, regenera, revisa, renueva y reajusta. Para corregir, enderezar, mejorar, modificar, perfeccionar, reformar, rectificar, regenerar, revisar, renovar y reajustar, este Gobierno corta los derechos de los trabajadores (que son conejillos de indias de una reforma laboral retrógrada), corta la atención sanitaria a miles de inmigrantes sin papeles (que pierden derechos adquiridos hace más de una década), corta la pensión de los jubilados (que tienen que pagar por primera vez por las recetas), corta el sueldo de los trabajadores (que tienen que pagar más por las medicinas, las ambulancias, los aparatos ortopédicos, los combustibles, los impuestos), corta el acceso a la universidad a los hijos de trabajadores (que tienen que pagar más tasas), corta la partida presupuestaria para becas (que se rebaja en 166 millones de euros), corta la partida presupuestaria para la dependencia (que se rebaja en 283 millones), etcétera, etcétera. Este Gobierno corta por lo sano, porque ha habido demasiado abuso de los servicios públicos. Este Gobierno desgasta, desprestigia y desacredita los servicios públicos, para acabar privatizándolos. El café cortado lleva una gota de leche, el café recortado es un café solo.

6 comentarios:

Roberto R Bravo dijo...

Estamos asistiendo a una puesta en escena del retorcido Ministerio de la Verdad de Orwell (en su novela 1984, pero sin una pizca de la creatividad y el genio de Orwell), donde se tergiversa el lenguaje para no reconocer que se hace lo que se está haciendo, por un gobierno que está haciendo todo lo que antes dijo que no haría. Grotesco y repugnante gobierno facha.

Felipe dijo...

La encargada sigue tomando con leche, aunque muchas veces es leche cortada.

Belén dijo...

Felipe, Cafelito Descafeinado, ya sabemos que a ti te gusta el café descafeinado cortito pero con mucha crema. Nosotras tenemos gustos variados. A Bea le gusta el largo americano con leche desnatada y sacarina. A mí me gusta el café muy cargado con una gotas de leche semidesnatada fría y sin azúcar. A la Berta le gusta todo tipo de café, siempre que esté muy cargado de azúcar y con leche entera (si desborda, ella la aprovecha toda).

PD Cortados y recortados se quedan los que toman café con la Berta.

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Por eiquí se entende o de café recortado como o recorte do tempo adicado a tomar café. Unha medida innecesaria porque cada funcionario, e sobor de todo funcionaria, sabe de sobra que o tempo de café e só para café. Ninguén vai a por tabaco, a comprar o pan, ao dentista, de compras a Zara ou ao Corte Inglés, en hora de café...

¿Hora de café? Bueno... quen di hora, di hora e media ou hora e tres cuartos... vamos, o que marca o convenio...

¿Convenio, qué convenio? Bueno... quen di convenio, di conveniencia, convite, convivencia...

Nario dijo...

Funcio, subo ahora, que estoy desayunando.

estrella dijo...

El lenguaje humano crea pensamiento y cultura, el hombre no habla porque piensa, piensa porque habla y escucha (Lev Vigotsky.
Pervertir el lenguaje es una forma de dominar a las personas consideradas colectivamente.
Me voy a dedicar, por lo tanto, a otras formas de perversión, con menos palabras, que no más silenciosas, no con el objetivo único de dominar, sino también de dejar que me dominen.
bss