Bolas chinas

jueves, 3 de mayo de 2012

No hay que confundir las bolas chinas con las trolas chinas o mentiras que se difunden desde este país, donde la libertad de expresión es una quimera y donde las estadísticas son aproximaciones cuantitativas. Según una encuesta reciente, siete de cada diez chinos han practicado sexo prematrimonial. La encuesta ha provocado un gran revuelo en la red, principal fuente de información y formación sexual de los chinos. ¿Incontinencia, abstinencia, paciencia? ¿Libidinosidad, fecundidad, natalidad? ¿Liberación, procreación, religión? ¿Religión en China? En este país laico, según fuentes oficiales, hay unos cien millones de creyentes; según estadísticas budistas, ellos solos son unos setecientos millones. En total los chinos son, chino arriba chino abajo, unos mil cuatrocientos millones, pertenecientes a más de medio centenar de etnias, que más o menos se entienden en chino mandarín, a pesar de sus palabras monosílabas y tono distintivas, sus cinco dialectos y sus dos alfabetos reconocidos. En este baile de cifras y letras, lo único cierto es que siete de cada diez chinos son muchos chinos practicando sexo antes de casarse, aunque no pecando, porque los chinos no son creyentes y porque los chinos cada vez se casan menos. Trolas chinas al margen, las bolas chinas, como todos los productos chinos, conquistan los mercados occidentales. Con las bolas chinas no hay trampa ni cartón, son lo que son, un par de bolas ligeras que tienen dentro otras bolas más pequeñas que, introducidas en la vagina, crean un vacío interior y, con el movimiento, chocan unas y otras generando un efecto vibratorio, antiestresante y estimulante, satisfactorio y masturbatorio. Las bolas chinas son polivalentes, tanto se pueden utilizar como juguete erótico antes, durante o después del acto sexual, prematrimonial, matrimonial o postmatrimonial, como instrumento cotidiano al caminar. Los médicos occidentales recomiendan caminar una hora diaria. Los médicos orientales recomiendan las bolas chinas. Los mercados occidentales están estresados, importarán más bolas chinas. Es la globalización.

7 comentarios:

CALATRAVA dijo...

¡ESTOY HASTA LAS BOLAS CHINAS DE TANTO MAMÓN GOBERNANDO MI PAÍS Y MI VIDA!

Canuto dijo...

Pásame una china y quédate con las bolas.

Tris Tristán dijo...

¿As feministas usarán bolas chinas?

Cóntolle, rojillo bermello, e que hoxe ando eu con dúbidas trascendentáis despois de escoitar a Rajoy no Telediario, sabendo que mañán será venres e darán outras novas con recortes inevitabeis por mor dos erros socialistas quen ben sinala Sarkozy...

¿E Carla Bruni usará bolas chinas?

Lola Mento dijo...

Llevo tres horas con las bolas chinas ahí y no noto nada:

¡BOICOT A LOS PRODUCTOS CHINOS!

Antes de irme a la cama me dedico a la manufactura nacional...

¡FUNCIONAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!

Felipe dijo...

Mi jefe le regaló unas bolas chinas a la encargada y ella pensó que eran buenas contra el estreñimiento.

Berta dijo...

Felipe, Fetiche de los Juguetes Eróticos, para ti las bolas chinas no sirven de mucho, ¿verdad?

¡Vaya novedad las bolas chinas! Pero si ya en la excursión de BUP a Mallorca mira que vendí yo bolas chinas por el instituto y por el barrio y saqué bastante más que estas dos vendiendo rifas y lavando coches a los profesores. Andaban todas con una cara de felicidad, hasta la profe de Física sonreía de más.

Tus tres B + BB
(Berta + Bea y Belén)

Roberto R Bravo dijo...

Y yo que creía que las bolas chinas eran para meditar y relajarse... Bueno, sí!