Sexo en la universidad católica

domingo, 8 de abril de 2012


Educación, derecho, religión y sexo en la universidad católica de Stonehill (Massachussets, USA). Una estudiante cae en una profunda depresión suicida porque su compañera de habitación en la residencia del campus practica demasiado sexo con su novio, lo que le impide conciliar el sueño y rendir en sus estudios. La estudiante desconcentrada se ve obligada a ver sexo en directo y sexo on line. La estudiante reclama ante las autoridades universitarias, pero, como buena católica, no es chivata, por eso el portavoz de la universidad se defiende afirmando que "en ningún momento la estudiante notifica al personal de la universidad que su preocupación está relacionada con la actividad sexual de su compañera de cuarto". Así las cosas, la estudiante solicita una licencia para ausentarse de las clases, para ser atendida por un psiquiatra y para continuar sus estudios desde casa. El sistema se lo permite, ella termina su carrera y al final demanda a la universidad, exigiendo, con carácter retroactivo, una indemnización de 150.000 dólares por los daños sufridos. El sistema legal americano es así, la televisión americana es así y la universidad católica se hace así famosa por el exceso de sexo en sus cuartos de estudiantes. El sistema reacciona, investiga, y descubre que ya en primero de carrera a la demandante se le había diagnosticado un trastorno de déficit de atención, es decir, el sistema descubre antecedentes; sólo le falta al sistema descubrir algún desliz erótico a la demandante (un escote excesivo en un baile de graduación podría ser suficiente para montar la defensa). Mientras, en las universidades laicas, los tríos y los grupos de estudio están a la orden del día; los abogados tienen más complicadas sus milongas y minutas.

4 comentarios:

Espe Riencia dijo...

JASP, son Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados.

¡No me extraña, con lo que estudian estos críos!

¡ES LA TEORÍA DEL ESFUERZO!

estrella dijo...

Los yanquies se tienen merecido que les pasen estas cosas por lo que les gusta arrastrarse por el absurdo de las demandas, la moralina, falsa y doble, las consecuencias indemostrables y las causas grandilocuentes.
En cuanto a lo de la universidad, en contra de los que dice mucha gente, de si mi mejor época, que si pudiera volver.....nada, es todo demasiado intenso, amar, follar, dejar de amar y de follar, estudiar, aprobar, suspender, tener cuatro duros o no tener para fumar....todo eso tiene su edad, prefiero vivir en um limbo un poco desapegado, intrascendente, indolente, de manera que amar, follar, comer, beber, fumar o dormir, sean siempre ejercicios tan placenteros como novedosos y tan imprescindibles como prescindibles.
bss.

Siro dijo...

Los padres, esos expertos en educar mal a sus hijos.

Felipe dijo...

Se acabó la penitencia, mi jefe y la encargada vuelven de su viaje de negocios. Hoy la encargada se la chupará por el camino, en cualquier bar de carretera. Espero que la mujer de mi jefe también hay hecho penitencia esta Semana Santa, aunque no haya pasado por la Universidad cuando era joven.