La distopía y el dístomo

miércoles, 25 de abril de 2012

No hay utopía, hay distopía. Hay una falsa utopía, hay una utopía perversa. Hay una sociedad real que discurre al margen de la sociedad ideal. Hay una sociedad ficticia, manipulada, adoctrinada. Hay un político dístomo que la controla, porque ella ha querido que el político dístomo la controle y porque la democracia no excluye al dístomo. El dístomo tiene dos bocas, una para hablar, otra para comer. Habla poco, come mucho; habla de gestión, ajuste, recorte, necesidad, solidaridad, bondad; come, y da de comer a los suyos, a costa de que otros no coman. Aunque la distopía es una utopía negativa, parte de la sociedad la ve como positiva; por eso confía en el dístomo. El dístomo, con ideas del pasado, habla de la utopía como un futurible, mientras la distopía transcurre, o sea, es presente. La mediocridad ideológica, la falsedad liberal, la crítica de lo público, la exaltación de lo privado, la especulación financiera, la discrecionalidad mediática, la corrupción política, la falta de ética, la moralidad tergiversada, la religiosidad implantada... Una sociedad más pacata y timorata en la actualidad que hace unas décadas ensalza al dístomo pusilánime. En la utopía de Tomás Moro la sociedad era elitista y reglamentista; en la distopía actual, a fuerza de admitir sólo lo políticamente correcto, la espontaneidad de la gente corriente está adormecida, aletargada, atontada. Claro que, como dice Lévi-Strauss, "si así fue, así pudo ser; si así fuera, así podría ser; pero como no es, no es; eso es lógico"... ¿o no tan lógico?

11 comentarios:

Bakunin dijo...

La distopía es la falta de utopía por el exceso de topos entre los políticos.

Rebe dijo...

Prefiero Frutopia, está buenísima!

Riazor Blue dijo...

LA UTOPÍA ES EL DÉPOR EN PRIMERA, GANÁNDOLE A ESTOS FANTASMAS DEL MADRID Y DEL BARçA.

estrella dijo...

Me preocupa más la distonía y la distrofia.
La distonía, pérdida del tono y la tensión en un músculo.
La distrofia, pérdida irreversible de la función y acción de un músculo u órgano, no confundir con la atrofia, incapacidad funcional en origen.
La diferencia es que la distonía con ejercicio,masaje, paciencia, savoir faire y algo de imaginación, puede mejorarse, pueden reaparecer el tono, la dureza, la tensura y aumentar las posibilidades funcionales del músculo u órgano.
La distrofia es definitiva, no hay marcha atrás, la función y la utilidad del órgano se han perdido.
Es decir, es necesaria un poco de lucidez para diferenciar una de otra, dedicar nuestras energía a lo distónico y recuperarlo, abandonar lo distrófico como colgajo inservible que es.
P.D. Esta teoría es aplicable a músculos, órganos, personas, ideología y sistemas en general.
bss

Siro dijo...

Del destete no se habla.

Felipe dijo...

La encargada es distonta. Si fuese dístoma, chuparía dos a la vez.

Belén dijo...

Felipe, Discóbolo de Mirón, a ti que te encanta mirar te encantaría vernos a Bea y a mí como la de la foto de arriba y a la Berta encadenada como la de la foto de abajo. No te voy a decir que nuestros tipos sean idénticos pero sí que son semejantes.

Si tuvieses a las tres delante, querido discóbolito, ¿te gustaría ser dístomo y tener dos bocas para mordernos mejor?

Tus Tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Roberto R Bravo dijo...

Excelentes tu página y tus comentarios: inquisitivos, mordaces, agudos..., acertados. Me gusta también tu estilo: filípico, directo. Y ¡cómo no! las imágenes que pones... Todo tu blog es expresión de sana inconformidad, cultura, riqueza de ideas, libertad de pensamiento y de palabra. Te sigo.

Un detalle, si me permites: la frase que citas, y que refiere Quine (no sabía que también Levy-Strauss –gracias) es en realidad de Lewis Carroll, que la pone en boca del gemelo Tweedledee cuando habla con Alicia, en el País de las Maravillas. Un saludo.

Funcio dijo...

TEXTO PROFUNDO, PROFUNDO, PROFUNDO...

VOULLE ADICAR TODA A MAÑÁN

ABUR

Nario dijo...

Funcio, no des pistas.

Pedro Armas dijo...

Gracias, Roberto, por la alabanza y por la corrección.

Efectivamente, la frase original es de Lewis Carroll, pero quería darle el toque antropológico con que la usa Lévi-Strauss. Además tiene truco por mi parte: sustituí "Lógica" por "lógico".

Es un lujo tener lectores así.

Salud y saludos.