Los abdominales y el paroxismo

martes, 27 de marzo de 2012

Se recomiendan dos prácticas para llevar una vida sana: práctica de alguna actividad deportiva regular y práctica de alguna actividad sexual regular. Regular se entiende como metódica, no como mediocre. En la vida moderna el tiempo escasea, lo que obliga a simultanear estas prácticas aparentemente excluyentes; sólo aparentemente. El Centro de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana (USA) ha descubierto que las mujeres que practican deporte en ocasiones llegan al orgasmo mientras lo hacen. El clásico reduccionismo del clítoris es desplazado por los modernos abdominales centrales. Concretamente, la investigación ha demostrado que la práctica de abdominales es responsable del 50% de los orgasmos femeninos provocados por la actividad física, el levantamiento de pesas del 25%, el yoga del 20%, el ciclismo del 15%, la carrera del 13% y la caminata del 10%. La doctora Debby Herbenick recalca que "estos datos son interesantes porque demuestran que el orgasmo no es necesariamente un evento sexual". Habrá que continuar financiando esta investigación pionera para descubrir las causas de esta relación entre deporte y placer, así como los tipos de mujeres más propensas al hedonismo deportivo, la frecuencia de orgasmos, etcétera, etcétera. A ver si ahora se rompe el mito orgásmico de las seguidoras de Masters y Johnson, quienes se creían la secuencia: excitación, meseta, orgasmo y resolución, con preámbulos, juegos, congestiones sanguíneas pélvicas, tensiones musculares, liberaciones físicas, descargas energéticas, percepciones subjetivas del clímax, contracciones musculares rítmicas, sensaciones de alivio o relajaciones varias. A ver si ahora se rompe el mito del autocontrol orgásmico, superado por unas pesas o unos sillines de bicicletas estáticas. Por algo Freud le prestaba mucha atención a la libido y la sublimación pero no al orgasmo, al contrario que el filósofo Emil Mihai Cioran, quien afirmaba que "el orgasmo es un paroxismo". Dos preguntas: ¿cuántas mujeres viven su orgasmo como un paroxismo? y ¿cuántos hombres saben qué es un paroxismo?

6 comentarios:

Siro dijo...

El cuerpo tiene tanta memoria como la mente.

Felipe dijo...

Mi jefe es uno de los abdominales, el ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES, con sus michelines peludos y desbordantes por los cuatro puntos cardinales, pero la encargada acaba encontrando el manantial entre tanta grasa y causándole la corrida matutina, a la que no sabría si llamarle orgasmo o chorreo, pero las nóminas de los demás bajan y la de la encargada sube por subírsela al jefe cada mañana.

Belén dijo...

Felipe, Gym Monitor, te castigas en el gimnasio para tener esa tableta de chocolate en el vientre y ese culo prieto que tan mal usas.
Nosotras no vivimos tan pendientes del cuerpo perfecto porque la naturaleza ya nos ha dotado de las curvas y planicies necesarias. Respecto a lo de los orgasmos por deporte nos parecen una tontería, nosotras los tenemos como hay que tenerlos cuando damos con los que saben provocárnoslos.
La Berta no tendría tiempo para sillines de bici ni cosas similares pero si le dan la idea también se pone a ello.

Tus Tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Eu levo anos practicando os chamados abdomináis inversos ou convexos, que se conquiren a base de empanada de raxo ou xoubas, racións de pulpo á feira, carne ao caldeiro, bacallau á galega, caldeirada de rape, cocido de matanza e outras viandas da terra, ben regadas con viñoas do país (Méncía a poder ser). Non vou negar que ás veces con estes abadomináis case chego ao orgasmo pero sen paroxismo, coa discreción propria du galego de pro.

Nario dijo...

Funcio, yo siempre pensé que la curvita de la felicidad se la debías a tu puesto de trabajo.

estrella dijo...

Es cierto que el recto anterior del abdomen y los transversales inferiores terminan alrededor de la vagina y del útero, con lo que es fácil que las estimulación de los mismos les influya.
Es cierto que una buena estimulación clitoridiana, por ejemplo la de un bike xtrem, por si misma, puede llevar al orgasmo.
Es cierto que los ejercicios de Kegel, destinados a la toma de conciencia y el fortalecimiento de la estructura muscular en la zona vaginal y perianal, pueden enriquecer y mejorar las sensaciones.
Es cierto que todo ese rollo de las fases del orgasmo femenino es un invento de los hombres para creer que influyen en el proceso, y la verdad es que es bueno que estén, apetecible , a veces, increible, pero imprescindible, no.
En cualquier caso yo prefiero separar el deporte del orgasmo, a veces y a los hombres del orgasmo, otras veces.
bss