El negro con capucha

domingo, 25 de marzo de 2012


En Europa, vamos al cine y nos gusta el negro con capucha que cuida del multimillonario francés en Intocable; el negro con capucha es atractivo, seductor, descarado, deslenguado, insolente, atrevido, fuerte, vitalista, optimista, seguro, fiable, amigo; aunque entendemos que el negro con capucha vuelva a la "senda del deber", el dharma de su casta de paria en el barrio marginal, el suburbio, la banlieue de la gran ciudad. En Estados Unidos, olvidados los intocables de Eliot Ness (aquellos que se enfrentaban a la mafia del Chicago de la ley seca), los negros con capucha también son intocables, parias a los que se puede eliminar impunemente. En Orlando (Florida), la ciudad de Disney World, Trayvon Martin, negro con capucha de diecisiete años, recibe un tiro en la cabeza procedente de la pistola de George Zimmerman, miembro blanco de una patrulla vecinal de seguridad. El negro con capucha está muerto, el blanco con pistola está en libertad sin cargos gracias a la vigente ley de "stand your ground" (defiende tu posición), que le permite defender su posición ante la potencial amenaza del negro con capucha, porque un negro con capucha es siempre una amenaza. Campaña de apoyo, interés de los medios de comunicación, protesta de reverendo afro-americano, reguero de manifestaciones (Miami, Tampa, Dallas, Chicago, Seattle, Atlanta, Washington...). Entre miles de jóvenes encapuchados, uno de un instituto de Miami reflexiona, indignado, sobre las sudaderas con capucha: "las hoodies y los skittles son un símbolo; Trayvon murió porque llevaba una hoodie; es absurdo". El presidente Obama se preocupa: "si tuviera un hijo, se parecería a Trayvon". El sistema reacciona: el gobernador busca nuevo fiscal, el departamento de justicia encarga una investigación paralela... La cosa no va contra los negros, va contra los negros con capucha... Quizás no sea racismo.

6 comentarios:

REBE dijo...

ESE NEGRO ES UN BOMBÓN DE CHOCOLATE NEGRO, CON PERDÓN.

estrella dijo...

El título de la película no le va mucho, pero me quedo con la lección, nunca sabes donde puede aparecer esa persona, esa cisrcunstancia, que te hace disfrutar de lo que creias que no era ya para tí.
Así que ojos y orejas atentos, la vida pasa solo una vez, yo, de hecho, creo que no voy a dejar escapar al próximo negro que se me ponga a cierta dstancia, por si acaso.
Los prejuicios, el doble rasero y el racismo y la intolerancia disimulada se da en EEUU, en ls Francia de Sarkozy y en Vila Nova i la Geltrú.

Felipe dijo...

La encargada no hace más que tocar, tocar, tocar y descapuchar al capullo de mi jefe.

Belén dijo...

Felipe, Marajhá de la Casta Superior, no te pienses que somos intocables, alguna está más tocada y manoseada que la Carbonero metida en el metro en hora punta, pero le encanta. Sabemos que a ti también te tocan y te retocan tú chicos o tus chicos porque el toqueteo es lo vuestro, así que no te hagas el estrecho y vente a que te toquemos las que tocamos como nadie.

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Hai uns anos andaba por eiquí un negro con capucha que, cando lle preguntaban "¿Por que andas con capucha?", se era luns, respostaba: "Non é capucha que é caparucha".

"¿Por que andas con capucha?", se era martes, respostaba: "Non é capucha que é carapucha".

"¿Por que andas con capucha?", se era mércores, respostaba: "Non é capucha que é caparuza".

"¿Por que andas con capucha?", se era xoves, respostaba: "Non é capucha que é cartapucha".

"¿Por que andas con capucha?", se era venres, respostaba: "Non é capucha que é carrapucha".

Nunca soubemos por que andaba por eiquí aquel negro coa cabeza cuberta e con aquela riqueza léxica.

Tampouco soubemos por que deixou de andar por eiquí.

Os negros nesta Administración sonlle moi rariños.

Nario dijo...

Funcio, ¿tú trabajas como un negro o como un chino?