Detener la primavera

miércoles, 21 de marzo de 2012

Según Antonio Machado, "la primavera ha venido, nadie sabe como ha sido". La primavera ha venido, pero ha venido mal. Hace frío, llueve, nieva y la mitad de las tierras españolas está en alerta por la previsión de inclemencias meteorológicas. Las tierras norteñas ven bajar la cota de nieve de los mil metros, las tierras meseteñas ven los termómetros varios grados bajo cero, las tierras manchegas acumulan centímetros de nieve, las tierras levantinas padecen sensaciones térmicas anacrónicas, las tierras andaluzas reciben nieves imprevistas, las tierras africanas reciben lluvias bienvenidas, las tierras galaicas sufren sequías desconocidas… La primavera ha venido y nadie sabe como ha sido. La primavera ha venido, ha venido recortada. El gobierno de los recortes ha recortado también la primavera, repartiendo las culpas entre el cambio climático y el gobierno anterior. Pablo Neruda, optimista, avisa que "podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera". Detenerla no, pero recortarla sí. El gobierno de los recortes nos va a dejar sin flores, nos va dejar helados y nos va a dejar sin verano. El gobierno de los recortes acabará recortando las cuatro estaciones (primavera, verano, otoño, invierno), dejándolas primero en dos (estación de las lluvias y estación seca), y luego en una (estación seca). Si pidiésemos explicación al presidente astrónomo, obtendríamos una respuesta austera, en el sentido de que la primavera coincide con el equinoccio, es decir, el momento en que coinciden a su vez el plano de declinación del Sol y el plano del ecuador terrestre; por tanto, no es cuestión suya, ni siquiera de España. Si pidiésemos explicación al ministro astrólogo, obtendríamos una respuesta técnica, en el sentido de que el equinoccio primaveral coincide con el primer punto de Aries, es decir, el punto de la esfera terrestre de ascensión recta y declinación nula, el punto donde el Sol, en su movimiento aparente por la elíptica, pasa de sur a norte por el ecuador y su declinación pasa de negativa a positiva; por tanto, hay que tener en cuenta que el movimiento del Sol es aparente, como este gobierno de apariencias, pues es la Tierra la que se mueve alrededor del Sol y no el Sol alrededor de la Tierra, salvo que algún familiar del presidente diga lo contrario. No obstante, bien saben estos expertos gobernantes, que no tienen principios fijos pero sí estrategias prefijadas, que el equinoccio no es un punto fijo, sino un punto que sufre variaciones por la precesión y la nutación. Como la nutación les suena a nudismo, sobre la misma no hacen comentarios. Bien saben ellos, más populares que el refranero popular, que "la primavera la sangre altera".

10 comentarios:

Alfred dijo...

Me siento como la mariposa de Guillén y quisiera dedicar este poema a todos los que se sienten mariposas como yo en Primavera:


Quisiera
hacer un verso que tuviera
ritmo de Primavera;
que fuera
como una fina mariposa rara,
como una mariposa que volara
sobre tu vida, y cándida y ligera
revolara
sobre tu cuerpo cálido de cálida palmera
y al fin su vuelo absurdo reposara
-tal como en una roca azul de la pradera-
sobre la linda rosa de tu cara...

Quisiera
hacer un verso que tuviera
toda la fragancia de la Primavera
y que cual una mariposa rara
revolara
sobre tu vida, sobre tu cuerpo, sobre tu cara.

Canuto dijo...

AMAPOLAS, OPIO, ¡VIVA LA PRIMAVERA!

Asun dijo...

Señor Armas, esta foto o las de las chicas de rosa podrían pasar y no las de desnudos pornográficos que pone usted a menudo. Hágame caso y escoja bien las fotos para que el blog tenga más clase.

Siro dijo...

En el mar no hay primavera.

estrella dijo...

En realidad, la primavera, igual que el dia el padre y el de los enamorados, es un invento de El Corte Inglés para vender. Y a buen seguro que lo consiguen. Cuando aún hace fresquito y el cuerpo te pide botas y abrigo, los anuncios te invaden de florituras, colores pastel-osos y sandalias, y una, frívola que es, ya se ve morena, con sus vetiditos ligeros y sus blusones de hilo, sus gafas de sol y sus pañuelos de gasa.
Esto es lo que más me gusta de la primavera, insisto, soy frívola.
Eso del enamoramiento, las mariposas y demás chorradas, me aburren, me dan alergia y me cansan, reinsisto, soy frívola.
Eso si, tengo que reconocer que el atractivo primaveral, propio y ajeno, me pide aumentar y mejorar mis contactos, mis encuentros y mis orgasmos, será eso la sagre alterada??
bss

Felipe dijo...

Es cierto que la Primavera la sangre altera. La encargada tiene las hormonas como monas. Hay mañanas en que no se acuerda que ya se la chupó al jefe y pretende chupársela también al del BBVA de la esquina.

Berta dijo...

Felipe, Polen de Primavera, las tres somos como abejas que revoloteamos de flor en flor para absorber el néctar con el que hacer la miel que extenderíamos por nuestros cuerpos serranos para que tú la lamieras hasta llegar a probar otro néctar y saber lo que realmente es dulce.
Acabarías dejando de chupar troncos resecos, tojos y arbustos espinosos.

Tus Tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Funcio dijo...

¡Oh, a Primavera! ¡Oh, as alerxias!
Menos poesía e máis estornudos. Nótase nas baixas masivas nas dependencias xunteiras. Non só falamos das típicas alerxias ao polen ou á herba campestre, falamos de múltiples alerxias que ben xustifica, con xustificante, un facultativo que temos de man.

Este colexiado ten detectados moitos virus da cepa A, de tipo AXS (alérxicos aos xefes de servizo), ACG (alérxicos aos conselleiros guapos), APA (alérxicos aos presidentes absolutistas), ATA (alérxicos ao traballo administrativo), APB (alérxicos aos postos base), ACS (alérxicos ás comisións de servizo), ATX (alérxicos ao traballo en xeral), ARPP (alérxicos aos recortes do PP), AAA (alérxicos ás alerxias dos amigos), etc. etc.

Vou descargar un capítulo de "Aquí no hay quien viva".

Nario dijo...

Funcio, a mi una vez el facultativo me puso en el parte de baja RISITIS en vez de RINITIS. Mira que me reí.

Siro dijo...

Los vicios los aprenden los alumnos sin la maestra.