El elefante y el capital

sábado, 18 de febrero de 2012

El elefante y el capital representan la fuerza, el poder, la potencia, el empuje, la energía, el mando, la autoridad, el predominio, la prepotencia. El elefante es un símbolo del capitalismo. Los republicanos capitalistas de USA lo usan como símbolo de su partido. Los capitalistas furtivos de USA están siempre atentos al mercadeo de capitales de los mercados asiáticos. Los cazadores furtivos de África están siempre atentos al mercadeo de marfil de los mercados asiáticos. Por eso, en los últimos dos meses, cazadores furtivos han matado 300 elefantes en las sabanas de Camerún. Los capitales son internacionales, los furtivos también. Los cazadores provienen de otros países pobres del entorno (Sudán, Chad), vienen equipados con rifles modernos, entran en el Parque Nacional de Bouba Ndiida, matan guardias y elefantes, regalan la carne a los autóctonos para convertirlos en cómplices de la matanza, eliminan paquidermos que destrozan las cosechas de los nativos, venden el marfil a los chinos, que venden las joyas a los capitalistas japoneses, norteamericanos o europeos, que regalan las joyas a señoras que las lucen en ambientes adecuados a cambio de favores inconfesables. Los circuitos del capital, con elefantes, chantajes, oscurantismos, ostentaciones, ornamentos y cornamentas, son similares en este Globo de economía globalizada. Los economistas sesudos hablarán del aumento de las inversiones chinas en países africanos. Sin embargo, Groucho Marx dudaba: "una mañana me desperté y maté a un elefante en pijama; me pregunto cómo pudo ponerse mi pijama."

5 comentarios:

CALATRAVA dijo...

TRAIGO UNA TROMPA QUE NO ME TENGO, ES CARNAVAL!

estrella dijo...

Los elefantes me parecen grandes, feos y poco elegantes,las joyas me parecen una vulgaridad, habiendo bisuteria tan favorecedora y osiginal, no uso pijama, todo lo que no sea piel en la cama me incordia, los cazadores me aburren y me cansan.

Felipe dijo...

Carnaval, yo aquí solo en la oficina, disfrazado de idiota.

Mi jefe no va de elefante, él es más bien hipopótamo, como ya he dicho muchas veces.

La encargada es una especie de hiena, pero más tonta que mala.

Funcio dijo...

O Antroido é a nosa festa de seu, a festa xunteira, a festa na que cadaquén non é cadanseu senón que é o que desexaría ser. Disque altos, altísimos cargos, foron recoñecidos entre plumóns polas rúas de Ourense. Disque, disque, disque... parece esto unha disqueteca.

Nario dijo...

Funcio, ¿tú conoces a alguien para que el del comedor le compre las filloas a mi madre?