El armario de la ignominia

viernes, 17 de febrero de 2012


Hay más gays de los que se sabe que hay. Hay más aceptación de los gays que hay. No se sabe las lesbianas que hay. Hay menos aceptación de las lesbianas que hay. Perogrullada sociológica en una sociedad que, por fin, comienza a comprender el homosexualismo como parte de la normalidad cotidiana. Más de medio millón de jóvenes españoles, de 15-30 años, se declaran gays, lesbianas, bisexuales o transexuales. Según una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, muchos más jóvenes, ocho de cada diez, de 15-30 años, comprende que las relaciones sexuales con personas del mismo sexo son normales. Los jóvenes españoles son cada vez más normales. A los jóvenes declarados habría que sumar un número indefinido de homosexuales que permanecen invisibles, continúan en el armario de la ignominia, ignotos e ignotas, desconocidos, ignorados por los ignorantes. De los que han salido del armario, no se acepta a todos por igual. Gay sí, ¿lesbiana?, ¿lesbiana… lesbiana…? Bueno, vale, si no queda más remedio. Como señala Desirée Chacón, Secretaria General de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales, "una presencia relevante de homosexuales en puestos destacados de la sociedad ha hecho que tengan una mayor presencia y aceptación social que las lesbianas." La discriminación de género se suma a la discriminación sexual. El fondo del armario de la ignominia está lleno de prendas femeninas.

8 comentarios:

Lulú dijo...

Mi hembra-macho y yo hace mucho que salimos del armario. Nos sentimos completamente liberadas.

Hembra-Macho de Lulú dijo...

Mi familia lo llevó peor que la de Lulú.

Auténtica Lulú dijo...

Falsa Lulú, te encerraré en un armario con seis candados para que no salgas nunca.

Lulú real dijo...

Sucio suplantador machista.

Lulú de verdad dijo...

Hombres de mente perversa, no tenéis categoría para dar la cara y os escondéis detrás de mi nombre. Mi hembra-macho os dará vuestro merecido.

Hembra-Macho dijo...

Las fotos me están dando ideas de cómo tengo que domar a Lulú. Últimamente está muy rebelde.

estrella dijo...

Toda chica debe tener un buen fondo de armario, que debe caracterizarse por la variedad y la funcionalidad. Debe contener, por una parte, piezas clásicas, esas que siempre te hacen sentir bien, fuera de modas, combinables con todo y de las que sabes que nunca te vas a desprender, que pasados veinte años, te siguen aportando clase y bienestar.
Por otro lado, tiene que ocntener piezas exclusivas, llamativas, singulares, que aparecen de repente y te solucionan varios looks, que combinan con las anteriores y de las que no se puede abusar, cansan demasiado, pero nos quedan en un cajón y reaparecen así, de repente, para solucionarnos un acontecimiento inesperado.
Luego hay esas piezas pintorescas, que si tenemos un amigo en el mundo de la moda, nos las presta para una vez y luego devolverla, ya nos llegó, o si no la revendemos en ebay, no vamos a cargar con un error de apreciación, no nos satisface, no era lo que prometía.
En cualquier caso, el secreto está en mezclar, compensar y dosificar.
bss

CALATRAVA dijo...

HACE AÑOS TUVE UNA NOVIA QUE SE LLAMABA IGNOMINIA O ALGO ASÍ.