De cruceros y bucaneros

martes, 28 de febrero de 2012


De cruceros y bucaneros: una de piratas, otra de piratas. A unos cientos de millas de las Islas Seychelles, el Costa Allegra, propiedad de Costa Cruceros, se ha quedado a la deriva en el Océano Índico, en aguas de piratas, piratas del XIX capaces de abordar cruceros del XXI. El norte industrial en crisis; los ricos del norte navegando por los mares del sur para olvidar la crisis; los piratas del sur dispuestos a saquear a los piratas del norte. La seguridad ante todo; el turismo de las Seychelles debe dar siempre imagen de seguridad; el director ejecutivo de la Autoridad de Turismo de las Seychelles, Alain Saint Ange (nombre de ángel de la guarda), ofrece protección, lujo y perdón por las molestias: "estamos en conversaciones con la empresa propietaria del crucero para ver que hacemos, aunque estamos planeando el traslado de los pasajeros". El plan consiste en remolcar el buque hasta Desroches, una de las islas coralinas del Grupo del Almirante, donde se dispone de un complejo turístico de alto standing, en el que los afectados pasajeros puedan descansar, reconfortarse y recuperarse del trance, antes de ser trasladados a Mahé, isla principal del archipiélago, donde se halla Victoria, la capital, y donde vive el 80% de la población. Ha de resolverse un problema menor, el de que la ocupación hotelera de las islas está prácticamente cubierta por la atracción carnavalesca y no es fácil recolocar a más de mil individuos, entre pasajeros y tripulantes. El Costa Allegra es una ciudad flotante, como lo era el Costa Concordia, de la misma compañía, que naufragó en el Mediterráneo hace unas semanas, llevándose al fondo del mar a veinticinco personas. Las Seychelles, islas graníticas y atolones de coral, son más seguras. Las Seychelles son un paraíso, un paraíso natural, un paraíso turístico, un paraíso fiscal. Las Seychelles son el país más pequeño del mundo que emite moneda propia, la rupia de Seychelles; son el país más rico de África por renta per cápita; son el país más endeudado del mundo per cápita; son el país más dependiente del turismo de lujo; son el país preferido por los amantes del golf paradisíaco; son el país preferido por los grandes empresarios para evadirse y evadir impuestos; son el país preferido por los recién casados ricos para su luna de miel. La eterna luna de miel entre el capitalismo y la piratería.

8 comentarios:

Rebe dijo...

Me gustan los pantalones piratas y me encantan las Seychelles.

CALATRAVA dijo...

TODOS LOS AÑOS VOY UN PAR DE VECES A LAS SEYCHELLES, POR NEGOCIOS Y OCIO, Y NUNCA ME HE ENCONTRADO CON PIRATAS, AUNQUE SÍ HE TOMADO BASTANTE RON Y HE DESCUBIERTO ALGÚN "TESORO".

Malpicán dijo...

Rojillo, de piratas e crebas sabémoslle ben na Costa da Morte sin ter que ir tan lonxe con cruceritos cheos de casinos e piscinas que acaban sempre mal porque a tripulación anda distraída.

Nunca levéi á Miña Santa de crucero pero a teño levado moitas veces na chalana do meu primo Chisco a pescar con caña e sempre pescabamos un pouco de sexo de baixura a modiño sin naufragar.

Siro dijo...

Mejor ser marinero que pirata.

Felipe dijo...

Ese camarote parece el despacho de mi jefe aunque las bucaneras están más buenas que la encargada.

Belén dijo...

Felipe, Lobo de Mar, el crucero Costa Concordia se fue a pique por la pérdida de aceite...

Tú verás lo que haces...

Tus tres BBB
(Berta, Bea y Belén)

Funcio dijo...

Estase estudiando a posibilidade de que na Comunidade Autónoma a materia de Educación para la Ciudadanía sexa sustituída por Educación para la Piratería.

Nario dijo...

Funcio, ¿hiciste alguna vez la travesía de Cangas a las Islas Cíes? ¡Qué pasada marinera!