Salen jóvenes, entran putas

lunes, 23 de enero de 2012






















Salen jóvenes, entran putas. Emigran jóvenes académicamente cualificados, inmigran mujeres sexualmente explotadas. Ley de la oferta y la demanda en un mundo globalizado. Ley de la explotación en un globo a punto de explotar. Desde el inicio de la crisis sistémica los españoles se han vuelto emigrantes. El Censo de Españoles Residentes Ausentes ha aumentado desde 2008 una cuarta parte. Los emigrantes ya no son desheredados del campo sin cualificación, que llegan al país de destino y se acercan a la correspondiente asociación de compatriotas (centro gallego, centro asturiano…) en busca de acogimiento por parte de paisanos. Los emigrantes son jóvenes urbanos con alta cualificación, que se acercan a academias, para aprender el idioma autóctono, y a empresas, para aprehender el salario autóctono. Son 10.000 jóvenes españoles más en el Reino Unido, 5.000 más en Alemania y otros tantos en Suiza, aunque el presidente del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior "recomiende a quienes piensan emigrar que apliquen lo aprendido en las escuelas, que no se lancen a lo loco, que reflexionen y que tengan en cuenta que en ningún país del mundo atan los perros con longaniza, que incluso en Suiza hay paro, que no esperen que al cruzar la frontera van a encontrar un contrato multimillonario." Los otros españoles que emigran son retornados, hispanoamericanos nacionalizados españoles que vuelven a sus países de origen porque la crisis les ha bloqueado su acceso al mercado laboral. Son 20.000 hispano-brasileños, 5.000 hispano-ecuatorianos, 4.000 hispano-peruanos, 2.000 hispano-bolivianos… Entre ellos también hay algunos jóvenes arquitectos o ingenieros españoles. La crisis ha abierto las puertas de la emigración y ha cerrado las puertas de la inmigración, excepto la puerta falsa de entrada para putas. Del medio millón de mujeres que ejercen la prostitución en España la mayoría son inmigrantes. Ley de la oferta y la demanda: los clientes españoles demandan esclavas sexuales exóticas (brasileñas, colombianas, caribeñas…). Ley de la tradición: viejas costumbres, viejos oficios ("el oficio más antiguo del mundo"). Los españoles somos los más puteros de Europa. Según una guía sobre trata de personas explotadas en el negocio del sexo, realizada por la Asociación de Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida, editada por el anterior Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, a partir de datos del Consejo de Europa y de la ONU, cuatro de cada diez españoles se han ido de putas algunas veces. Los españoles son el doble de puteros que los suizos, segundos en el ranking (dos de cada diez han pagado por sexo), el triple que los holandeses o los suecos y el cuádruple que los demás europeos; si sirve de dudoso consuelo, al otro lado del charco, los portorriqueños son más puteros que los españoles (seis de cada diez se han ido alguna vez de putas). Sin embargo, que nadie piense que lo de irse de putas es cosa de viejos verdes; como advierte la presidenta de la mencionada asociación preventiva, "parece que el perfil del consumidor ha cambiado; la edad se está rebajando y ahora son más los hombres entre 18 y 35 años los que acuden a estos servicios; este cambio obedece a la creciente concepción de la mujer como objeto, de manera que la prostitución se ha convertido en otro objeto de consumo, los clientes lo ven como tomarse una copa." Para la sociedad hipócrita española y para la legislación hipócrita española, las putas inmigrantes no son ni delincuentes ni trabajadoras. La prostitución no es delito, si se ejerce voluntariamente; la explotación sexual sí está contemplada como delito en el Código Penal (artículos 187 y 188); las putas inmigrantes viven esclavizadas y extorsionadas por redes de trata de blancas, pero no lo van a denunciar. La prostitución no indica condición laboral, por lo que, según la Ley de Extranjería, las putas inmigrantes no pueden solicitar los correspondientes permisos de estancia y trabajo. Mientras, en el cuarto oscuro de la prostitución se siguen blanqueando capitales. Ilusos los que piensan que la balanza de capitales y la balanza migratoria son cosas distintas.

14 comentarios:

CALATRAVA dijo...

TANTO ENTRAR Y SALIR, METER Y SACAR, CANSA... PERO SARNA CON GUSTO NO PICA

Aute dijo...

Pasaba por aquí y me han dicho que este blog dispone de una de las mejores colecciones de culos de la red, así que pasaba por aquí, pasaba por aquí, ningún teléfono cerca y no me pude resistir, entré, comprobé y me quedé, me quedé atónito y atontito con la riqueza culera que por aquí se divisa, con neto predominio de la nalga femenina sobre la masculina, lo cual agradezco yo, que nunca disfruté de hetairas, pero siempre fui hetero.
Prometo volver, volver con la frente marchita, ahora que las nieves del tiempo blanquearon mi sien.

Arturo Morales dijo...

- De que se vayan nuestro jóvenes tienen la culpa los socialistas porque hundieron nuestra economía.

- De que entraran tantas prostitutas inmigrantes tienen la culpa los socialistas por sus leyes de llamada de inmigrantes.

- De que existiera un Ministerio de Igualdad que no servía para nada tienen la culpa los socialistas por su tontería de siempre sobre la igualdad.

- De que las prostitutas tengan tantos clientes tienen la culpa los socialistas por el libertinaje que propagaron.

Ahora que ya no mandan los socialistas todo esto se va a ir poniendo en su sitio.

BAKUNIN dijo...

LOS QUE ENTRAN SON TRABAJADORES QUE BUSCAN GANARSE LA VIDA COMO LOS DEMÁS, O ¿ES ACASO EL CAPITAL ESPAÑOL?

Rebe dijo...

Esas medias con liga de lazo son francesas.

Bibli Otecario dijo...

Me encanta este post... voy a leerlo.

Sonia dijo...

Ritita, ¿desde qué país entraste tú?

Asun dijo...

Señor Armas, usted se debe de creer que por poner unas fotos más o menos elegantes esas fotos dejan de ser pornográficas, pues no, no dejan de ser pornográficas y no son aptas para cualquier joven o adolescente que se le ocurra entrar en este blog medio raro que tiene usted abierto y que a algunas nos gusta porque está bien escrito pero no comprendemos esa manía de poner fotos guarras que tiene usted, no le sería mejor poner paisajes o cuadros.

Siro dijo...

No basta con ser joven, pero basta con ser puta.

Felipe dijo...

Mi jefe hace años que no contrata a nadie joven pero se tira inmigrantes sudamericanas todos los fines de semana en el puticlub de siempre. El era un capitalista globalizado antes de la globalización.

estrella dijo...

De puta a señora apenas hay unos segundos, solo hay que elegir/encontrar el como, el cuando, el con quien, el hacer y dejarse hacer adecuado.
Otra cosa es prostuituirse, vender la dignidad para llegar donde no se puede de otra forma, cuando no se tiene nada que ofrecer, aquí, hombres y mujeres igual de patéticos.
Hoy no hay besos.

Berta dijo...

Felipe,¡Oh, Príncipe Felipe!, el problema no eres tú, es el Urdangarín de turno, el joven modélico que no tuvo que emigrar porque tenía bastante de donde chupar del bote. Este vivía de la prostitución, no las mujeres inmigrantes que viven de lo que pueden, o sea, sobreviven. Diculpa, Pimpín, que hoy nos pongamos serias, pero es que estamos hartas de que a las mujeres nos consideren putas, en la calle y en nuestras putas oficinas.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Funcio dijo...

Houbo unha época dourada na que os mozos e mozas de Silleda, A Estrada, Lalín, Vilalba, Fornelos de Montes ou Negreira non emigraban do país, inmigraban cara á Xunta. Hoxe aqueles mozos e mozas xa son homes e mulleres feitos e dereitos que ben lembran quen lles abríu as portas.

Nario dijo...

¡Ay, Funciño, aún conservo la fotocopia "anticipo-examen" de mi oposición en el cajón de mi mesilla de noche!