Recortes y cortesía

viernes, 6 de enero de 2012



El gobierno de los recortes no sabe de cortesía. La cortesía tiene que ver con el comportamiento, con la cultura, con las buenas costumbres. La cortesía, bien entendida por bien definida, hace que todos los implicados se sientan cómodos y copartícipes. Cuando se manipulan los estándares de la cortesía, parte de los participantes sienten vergüenza y otra parte arrepentimiento tardío por haber apoyado a los descorteses. Los sociólogos Brown y Levinson tipificaron la cortesía, distinguiendo entre cortesía positiva y cortesía negativa. La cortesía positiva favorece la relación entre las partes, incentiva la aceptación mutua de ambas, reclama el conocimiento del contrario, comparte las reglas del juego, respeta la discrepancia y comprende la existencia de diferentes formas de convencer y agradar mediante un discurso directo. La cortesía negativa sostiene una relación frágil en la que, no obstante, se abren puertas mediante un discurso indirecto ("si no le importa…"). El gobierno de los recortes abusa de la cortesía negativa hasta ser descortés. Abusa de la ambigüedad, la incertidumbre, el eufemismo, la indeterminación, la ironía, el retruécano, la tergiversación, el equívoco, la confusión, la demagogia, la acusación y la mentira. La arrogancia le lleva a formular preguntas y a no dar respuestas. La cortesía no es cuestión de palabrería, incluso, como decía Schiller, "hablar con mucha cortesía a veces conquista y a veces empalaga." La cortesía no es cuestión de educación masculina, hay estudios (Lakoff, Beeching) que demuestran que las mujeres saben más de cortesía que los hombres.

4 comentarios:

Rebe dijo...

Es tan importante saber llevar el sombrero como saber quitárselo.

Ah... la pamela no se quita ni para ir al lavabo.

Moncho de Moeche dijo...

Moitos non é que non saiban onde teñen o sombreiro, e que non saben onde teñen a cabeza.

Rubia Roberts dijo...

Con todos mis respetos hacia el buenorro de mi Richard Gere, ese chiquillo está para que le hagan un traje a juego con el sombrerito!!
Qué gran regalo de reyes Sr Armas..

CALATRAVA dijo...

¡ROJILLO, NO CEDAS, NO PONGAS HOMBRES DESNUDOS!