La atracción del rojo

lunes, 30 de enero de 2012

En La mujer de rojo, Teddy tenía una buena mujer, unos buenos amigos, un buen trabajo, una buena vida… pero se cruzó en su vida otra mujer, muy buena, con un provocador vestido rojo de seda; desde entonces la mujer de rojo se convirtió en la obsesión sexual de Teddy. Fantasías eróticas recurrentes al margen, la comedia de Gene Wilder no es más que un remake de Un elefante se equivoca enormemente de Yves Robert, a la que se han añadido las curvas de Kelly LeBrock y las músicas de Stevie Wonder. Ficciones cinéfilas al margen, la ciencia ha demostrado que la mujer de rojo atrae más que ninguna. Investigadores de la Universidad de Rochester (New York) han publicado en el Journal of Personality and Social Psychology las conclusiones de un estudio sobre los efectos del color en la conducta de los hombres y otros primates. Los científicos no sólo se han limitado a presentar las imágenes de mujeres vestidas con ropas de distintos colores pero idéntico grado de saturación y brillo, sino que han profundizado en aspectos cualitativos, planteando a los machos de la muestra cuestiones como: "Imagine que va a tener una cita con estas mujeres y tiene 100 dólares en su billetera, ¿cuánto dinero estaría dispuesto a gastar con cada una?". No sólo se han preocupado por la atracción sino por la intención. Obviamente, a los chimpancés, orangutanes y otros simios no les han hecho preguntas; simplemente han constatado que se sienten atraídos por las señales cromáticas de las hembras en celo, especialmente por las señales corporales rojas. Los investigadores, Andrew Elliot y Daniella Niesta, han concluido: "nuestras conclusiones demuestran lo que muchas mujeres han sospechado largamente, que los hombres actúan como animales en el sexo", esto es, que los hombres son auténticos mandriles cuando el rojo despierta su libido, pues su cerebro primario asocia automáticamente el rojo al sexo. Ahora bien, no han investigado para constatar, han investigado para rentabilizar. Por eso han recalcado que "es fascinante descubrir que algo tan omnipresente como el color pueda tener tal efecto sobre la conducta de los hombres sin que se den cuenta, lo cual puede ser aprovechado para el marketing y la moda." Sin embargo, la mujer que crea que basta con enfundarse cualquier vestido rojo, que basta con saber que la atracción está en el rojo, se confunde, pues ha de descubrir si está en el rojo almagre, rojo amapola, rojo arenisca, rojo atardecer, rojo aurora, rojo bengala, rojo bermellón, rojo brasa, rojo Bugati, rojo Burdeos, rojo cadmio, rojo cangrejo, rojo caoba, rojo cardenal, rojo carmesí, rojo carmín, rojo cereza, rojo cinabrio, rojo cobre, rojo cochinilla, rojo Congo, rojo coral, rojo cresta, rojo cromo, rojo chino, rojo diablo, rojo escarlata, rojo Ferrari, rojo flamenco, rojo fresa, rojo fuego, rojo geranio, rojo granza, rojo guinda, rojo indio, rojo inglés, rojo japonés, rojo jaspe, rojo labio, rojo lacre, rojo langosta, rojo lava, rojo llama, rojo mate, rojo melocotón, rojo minio, rojo neón, rojo orín, rojo óxido, rojo pasión, rojo pastel, rojo pavón, rojo persa, rojo pimienta, rojo Pompeya, rojo prelado, rojo púrpura, rojo rubí, rojo rubor, rojo salmón, rojo sangre, rojo semáforo, rojo teja, rojo Tiziano, rojo tomate, rojo Valentino, rojo Venecia, rojo vino, rojo vivo o rojillo.

12 comentarios:

estrella dijo...

Sin querer hacer sangre, roja, por supuesto, esto del color y el sexo no deja en muy buen lugar a los hombres, aunque por el bien de la comunidad estoy dispuesta a hacer un hueco en mi armario a alguna prenda roja y luego compartir los resultados del estudio. Espero subvenciones.
Ahora que lo pienso, lo de aquella tarde de verano sería culpa del vestido rojo?

janna De SirReus dijo...

No basta con un vestido rojo...
Debe estar acompañado con un gracioso cuerpo, con una linda mirada y una bella mujer por dentro y por fuera…
Eso si!! Según para que la quieras…
Un saludo

CALATRAVA dijo...

A MÍ ME GUSTA EL ROJO MARTINI Y EL ROJO CINZANO.

Macho Picho dijo...

TENGO DUDAS ENTRE EL ROJO PLUTÓN Y EL ROJO PUTÓN.

Galeno dijo...

La rojez es un término médico, dermatológico, que hace referencia a un enrojecimiento de la piel, condicionado por una inflamación debida a un exceso de riego sanguíneo por vasodilatación del pene al sentirse atraído por una mujer vestida de rojo. Aunque la rojez tiene mucho que ver con el carácter y la ideología, en el fondo es un síntoma de distintas enfermedades infecciosas de la piel, sobre todo entre quienes venden la piel del oso antes de cazarlo. Se manifiesta por eflorescencias primarias, muy propias de los primates más primarios y elementales. En la mayoría de los casos, desaparece la rojez después de poco tiempo, por sí sola, en cuanto el individuo se acostumbra a la buena vida junto a mujeres de derechas muy pero que muy conservadoras. Si persistiera la rojez mucho tiempo, es aconsejable la visita al dermatólogo. Si al llegar a la consulta, junto al dermatólogo hubiere una enfermera con un sexy uniforme blanco con cruces rojas, de nada serviría la visita. Recuerdo que durante la carrera el eritema era el tema.

Felipe dijo...

La encargada con un vestido rojo y una bufanda amarilla parece hoy un monumento nacional.

Funcio dijo...

Nos computadores oficiáis nin siquera se admite o fondo de pantalla bermello, que é substituído automáticamente polo azul. Sonlle cousas da rede.

Nario dijo...

Funcio, yo bajé una pantalla dinámica de esas en la que el pez grande azul se come seguido al pez chico rojo.

Belén dijo...

Felipe, Diablillo Rojo, tenías que ver a la Berta con un vestido rojo de raso ceñido que parece su segunda piel, meneando el culo de lado a lado de la Calle Real, haciendo que algunos se quedasen bizcos... Ya sabes muy provocativa pero un p... verbenero.

Tus Tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Lulú dijo...

Mi hembra-macho siempre me pone las nalgas rojas.

Hembra-Macho de Lulú dijo...

Lulú se porta mal.

Felipe dijo...

La encargada siente la atracción del cojo, mi jefe tiene un esguince de tobillo.