El obispo fornido

jueves, 19 de enero de 2012


El fornido obispo de Córdoba está en contra de la fornicación y el fornicio. Fornicación y fornicio es lo mismo, aunque la primera suene a pecado y la segunda a oficio. El fornido obispo de Córdoba, Demetrio de nombre, ha dejado a un lado el fornicio, que quizás entienda como fornicación profesionalizada, y ha difundido una pastoral contra la fornicación, porque "la incitación a la fornicación es continua en los medios de comunicación, en el cine, en la televisión, incluso en algunas escuelas de Secundaria, mientras que la castidad es la virtud que educa la sexualidad haciéndola humana y sacándola de su más brutal animalidad." El obispo no quiere que en los colegios los alumnos conjuguen el verbo fornicar: "yo forniqué… tú fornicabas… fornique él… fornique ella… nosotros fornicaríamos… vosotros hubierais o hubieseis fornicado… ellos habrían fornicado…)." Ante la repercusión mediática del alegato contra la fornicación masiva, el fornido obispo está satisfecho y "se alegra de que la palabra de Dios haya llegado a todo el mundo mundial." De hecho, el obispo fornido está en contra de todo el mundo. El obispo fornido está en contra de los grupos cristianos de base, porque "se han apartado de la práctica de la comunión con los pastores, en aras de una adultez del laico mal entendida, y no han tenido reparos en adoptar el análisis marxista en su lectura de la realidad"; el obispo fornido está en contra de los rojos, porque "ejecutaron a mártires cristianos durante la Guerra Civil"; el obispo fornido está en contra de los divorciados, porque "los hijos de una familia como Dios manda crecen más sanos que los que están repartidos"; el obispo fornido está en contra de la UNESCO, porque "tiene un plan para que la mitad de la población del mundo sea homosexual"; el obispo fornido está en contra de la Mezquita de Córdoba, porque quiere que se llame catedral, no mezquita; pero, sobre todo, el obispo fornido está en contra de la fornicación. El obispo es fornido, robusto y basto, poco preocupado por la sutileza del lenguaje. No sabe el obispo fornido que, si fornicar es follar fuera del matrimonio, los solteros, separados, divorciados, arrejuntados, amancebados y viudos no fornican, hacen el amor, justo lo que predica el Evangelio según San Mateo.

8 comentarios:

Quique Question dijo...

Pregunto, sin mala intención, ¿el de la foto es el obispo fornido?

Lulú dijo...

Mi hembra-macho y yo fornicaremos hasta que nos hayamos casado.

Galeno dijo...

Como bien se nos enseñó de niños, el fornicio provoca fornúnculo. El fornúnculo es una inflamación de la piel causada por la infección de un folículo piloso de las partes pudendas y el tejido subcutáneo circundante del pene o vagina pecaminosos, normalmente por la bacteria staphylococcus aureus. En ocasiones, varios fornúnculos se unen formando una lesión más extensa, en cuyo caso la aflicción se conoce, por su apodo terrorista, como ántrax. El ántrax causado por fornunculosis no se debe confundir con el carbunco, que se contagia por fornicar con mineros del carbón. Los fornúnculos también se pueden presentar en otras áreas pilosas húmedas (Galicia, Bretaña, Irlanda), del cuerpo, cara, cuello, axilas, ingle, piernas y mamas, especialmente donde se produce roce con la ropa de Zara. La mala higiene, la obesidad y enfermedades como la diabetes o inmunodeficiencia incrementan el riesgo de infección por fornicio. También se puede transmitir por contagio a otras partes de cuerpo o a otras personas o seres humanos no pecadores. Se calcula que un 20% de la población es portadora permanente de la staphylococcus aureus en la nariz, y hasta un 60% pueden portar la bacteria de modo ocasional en otros sitios, como las axilas, la faringe o las manos; por lo que no se recomienda a estos portadores la práctica sexual con la nariz o la axila. Los fornúnculos suelen desaparecer sin tratamiento en menos de dos semanas, no obstante, si se vuelve a fornicar, vuelven a aparecer. Se recomienda aplicar compresas húmedas calientes para acelerar el proceso de curación o bien aplicar compresas húmedas muy frías para reducir la libido y las ganas de fornicar. Si la fornunculosis es muy profunda o extendida, como consecuencia de un exceso de fornicación, se puede efectuar un drenaje quirúrgico, siempre en condiciones totalmente antisépticas para no extender la infección, particularmente si el contagio ha tenido lugar en cuartos oscuros, servicios de puticlubs o garitos similares. Se prescriben antibióticos, si la fornunculosis ocurre junto con fiebre u otros síntomas, si se presentan con frecuencia, si aparece en la espalda cerca de la columna o si la fornunculosis, como su propio nombre indica, aparece en el culo. Si los fornúnculos son numerosos y se presentan con frecuencia se debe investigar si existe alguna enfermedad subyacente que pueda causar inmunodeficiencia, bajada de las defensas o bajada de bragas. Recuerdo que en la Facultad de Medicina había catedráticos que, por respeto a la moral y a las buenas costumbres, a los fornúnculos daban el nombre de forúnculos.

Rebe dijo...

Vaquero sí... pero ¿solo vaqueros?

Asun dijo...

Señor Armas, ese truco de cortar las cabezas para que no se sepa quienes son los de las fotos pornográficas se ve a las leguas, no cuela.
Con lo fácil que hubiera sido poner una foto del Monseñor Obispo de Córdoba.

Felipe dijo...

A mi jefe fornido se la chupa la encargada fornida, pero lo que no sabe es que además de fornido es cornudo porque su señora se la estará chupando a otro con pinta de obispo.

Belén dijo...

Felipe, Príncipe de las Palabras, a dos de nosotras lo de fornicar nos suena vulgar, a la tercera le encanta la palabra y le encanta fornicar a todo lo que se mueve, dentro del matrimonio, fuera del matrimonio, dentro de la casa, fuera en el patio, en el jardín, en la plaza, en los lavabos públicos, sea obispo o seglar, sea maduro o adolescente... Para ella la vida es un fornicio continuado. Nosotras, sin embargo, seguimos aquí, esperándote.

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

estrella dijo...

Fornicar, follar o hacer el amor, parece lo mismo, pero no lo es, no es que sea ni bueno ni malo, sino diferente. Depende de muchas cosas, la persona, la oportunidad, la situación y el lugar.
Desde luego en una noche de mayo en Córdoba, a la orilla de Rio Guadalquivir, con la mezcla del olor a azahar, jazmín y dama de noche, con la brisa de la sierra...ponerle nombre, es lo de menos.
Córdoba tiene Mezquita, Alcazar y Medinas (Madinat-al-Zahar) y una historia suficiente como para poner a este individuo en su sitio, por patán y por ignorante.
Los besos hoy no son para todos.