Buitres, sólo buitres

jueves, 22 de diciembre de 2011

Los buitres son buitres, sólo buitres, no están cambiando sus hábitos alimenticios, contrariamente a lo que piensan los ganaderos. Sobrevuelan los campos de la Vieja Europa oteando y oliendo la carroña a distancia. Desde los cielos de Norteamérica son enviados buitres de la especie Goldman Sachs a vigilar los restos de las economías de Grecia, Italia o del Banco Central Europeo y buitres de la especie Lehman Brothers a vigilar los restos de la economía española. El nuevo Ministro de Economía del gobierno conservador de España, Luis de Guindos, no se ha caído de un ídem. Fue Secretario de Estado de Economía con Aznar; prefirió luego Lehman Brothers a Bankia (que quedó para su íntimo Rodrigo Rato); economista perspicaz, advirtió en 2008 que la crisis de las hipotecas no tendría repercusión en España; en cuanto quebró Lehman Brothers, se pasó a la consultora PricewaterhouseCoopers, encargada de su liquidación; mientras, estuvo a punto de fichar por el banco japonés Nomura; por si acaso, seguía siendo consejero de Endesa; ahora, le llega el añorado nombramiento de ministro encargado de eliminar la carroña tóxica de la banca española; ¿quién mejor que alguien acostumbrado a sobrevolar el basurero de la banca de inversión para tal limpieza del ecosistema? El Presidente que le nombra, para justificar el nombramiento, puede echar mano de un informe de la revista Nature en el cual se demuestra que los buitres son imprescindibles y son víctimas de la mala prensa y la maledicencia. Dice la leyenda ganadera que los buitres están cambiando sus hábitos alimenticios, convirtiéndose en depredadores, con el consiguiente impacto en sus cabañas pecuarias. Miles de necropsias realizadas en las regiones del nordeste español demuestran lo contrario, demuestran que los buitres son sólo buitres, son sólo carroñeros. Como señala el profesor Margalida, de la Universidad de Berna, "se ha creado una alarma social sin fundamento, que ha provocado este conflicto emergente; los buitres son ahora más oportunistas, pero no depredadores; se ha producido una asociación entre la reducción de comida y algunos hechos malinterpretados por los ganaderos; la mayoría de las denuncias se refieren a situaciones surgidas durante el parto de las reses; el ternero nace muerto, por lo que acuden los buitres hambrientos, el ganadero encuentra el cadáver devorado y supone que han atacado al ternero por su fragilidad, pero luego la necropsia refuta la hipótesis del ataque, fruto de un problema de percepción." Con la crisis de las vacas locas se prohibieron los muladares, donde los buitres se hartaban de comer cadáveres depositados por los ganaderos. Con la crisis de las hipotecas locas los buitres continuaron hartándose de cadáveres depositados por los gobiernos frágiles. Los cuervos, también carroñeros, suelen acompañarlos.

3 comentarios:

CALATRAVA dijo...

PONEN A LA ZORRA A CUIDAR DEL GALLINERO.


¡ESTOS SÍ QUE SABEN!

Villa dijo...

Lo peor son los buitres disfrazados de palomas...

estrella dijo...

El Buitre Ibérico es una especie característica de las noches de fin de semana, que localiza a sus víctimas en lugares de visibilidad reducida para pasar desapercibido en sus cualidades principales antes de que la susodicha víctima caiga rendida. Entre sus tácticas no se encuantran ni el diálogo ni la chispa y entre sus objetivos, dejar la menor huella posible de su ataque para impedir identificación posterior.
Esta situación se complementa con el llamado Picaflor Común, especie tropical de comportamiento parecido, que aunque comparte esenciales objetivos, sí que emplea tácticas envolventes más disuasorias, orales y táctiles, preferentemente, y que le permiten obtener mejores resultados.
En cualquier caso, hay que tener cuidado y no esperar demasiado de ninguno de los dos ejemplares.
bss