Turismo sanitario y turismo sexual

sábado, 19 de noviembre de 2011

El turismo nos va a ayudar a salir de la crisis, pero hay tipos de turismo no recomendables, como el turismo sanitario. El presidente de la Xunta de Galicia lo tiene claro: "Queremos combatir el turismo sanitario". No se refiere el presidente conservador al turismo de aguas o de balnearios, sino a que "la crisis económica y el aumento del número de desempleados ha llevado a muchos trabajadores, con entradas intermitentes en el mercado laboral, a tener que estar tramitando constantemente el reconocimiento del derecho a la asistencia sanitaria, bien como trabajador mientras percibe el subsidio o como persona sin recursos o beneficiario ante el Instituto Nacional de Seguridad Social". Por eso, en Galicia obligan a los ciudadanos a llevar empadronados casi doscientos días antes de obtener la tarjeta sanitaria. A los conservadores gallegos les importa poco la constitucionalidad de la medida o la atención del enfermo. Les importa dar imagen de austeridad y ahorro. A los conservadores nada les importan los inmigrantes y poco les importan los parados. A los que llevan más de un año en el paro les han bloqueado, de modo automático y sin previo aviso, sus tarjetas sanitarias, hasta que tramiten su condición de personas sin recursos; pueden pasar diez meses, durante los cuales deberán pagar sus consultas y sus medicamentos. Descartado pues el turismo sanitario, podría potenciarse en Galicia el turismo sexual. Sólo hace falta tolerancia por parte de las autoridades, permisividad en materia de edades de las trabajadoras, impunidad ante posibles delitos, garantía de privacidad a los clientes de países o regiones ricas, política de precios asequibles, calidad del producto con denominación de origen (Galicia calidade) y profesionalidad de las trabajadoras celtas. La desventaja de la falta de un clima tropical puede solventarse ofertando, como complemento al servicio, una gastronomía autóctona de reconocido prestigio internacional. Habría que crear un producto propio, admitiendo la fusión, copiando lo mejor de los modelos Bangkok, Phnom Penh, La Habana, Río de Janeiro, Budapest o Amsterdam. No importa lo que digan las organizaciones de derechos humanos o la propia ONU sobre la explotación sexual. Lo que importa es la economía, la generación de empleo y la activación del consumo, del consumo de lo que sea, por ejemplo, mujeres. A la hora de sustentar intelectualmente la propuesta, los conservadores podrían apoyarse en el misógino Oscar Wilde, para quien "la única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea". Eso sí, pagando, porque lo que importa es la economía. No les resultaría difícil convencer al paisanaje de que el turismo sanitario es malo, sin embargo el turismo sexual es bueno, bueno para la salud, para la salud de los paisanos y del país.

6 comentarios:

Winston dijo...

You're right, rojillo, but you know that sex tourism by women also exists. The main destinations for female sex tourism are in the Caribbean: Cuba, Jamaica, Barbados and the Dominican Republic; in Soth America: Colombia, Ecuador and Perú; in Africa: Tunisia, Morocco, Gambia and Kenya; in Asia: Turkey, Indonesia, Philippines and Thailand; in Southern Europe: Italy, Portugal, Greece, Croatia, Montenegro and Spain of course. I'm a latin lover in Great Britain too.

Rebe dijo...

No se lleva el desvestido rojo.

RUFINO dijo...

Rojillo, unas cuantas preguntas:


- ¿Dónde consigue estas fotos?
- ¿Son todas de amigas suyas?
- ¿Me puede pasar sus teléfonos?

Salmantino dijo...

Si la oferta gastronómica incluye vieiras, nécoras, pulpo, centolla, langosta, santiaguiños, cigalas, almejas, navajas, mejillones, ostras o algo así, ¿para qué quiero sexo?

¡GALICIA CALIDADE!

Indi Nao dijo...

Bueno, vale, lo confieso y digo que ayer me pasé toda la jornada de reflexión reflexionando con esta foto delante y hoy estoy tan cansado que no puedo ni quiero ir a votar y sigo enganchado a la foto.

Anónimo dijo...

españa, patria de don quijote y del quijotismo......