Tatuarse, torturar, torturarse

martes, 1 de noviembre de 2011

Tatuarse, torturar y torturarse es lo que ha hecho un nazi arrepentido. Byron Widner, un skinhead fundador de la Alianza Nacional, se ha sometido a veinticinco operaciones quirúrgicas para borrar de su rostro esvásticas, armas ensangrentadas, lemas terroríficos y otros tatuajes. El cabeza rapada se ha propuesto convertirse en un esposo y padre ejemplar. Para ello precisa trabajar, para que le den trabajo precisa mejor presencia, para tener mejor presencia precisa operarse y para operarse necesita dinero. Una señora compasiva, perteneciente a una asociación dedicada a estas causas regeneracionistas, se ha compadecido del skinhead arrepentido y le ha pagado todas las operaciones para darle un aspecto de padre de familia medio americano. Borrar un tatuaje pequeño mediante un procedimiento con láser, con garantías de éxito, puede costar más de 1.000 euros. Borrar un tatuaje grande y con varios colores es casi imposible y puede costar una fortuna. Demasiada tinta en la dermis. El tatuaje terrorífico promueve la tortura y acaba en tortura. Los nazis tatuaban a los prisioneros de los campos de concentración. Una cosa es el perdón y otra el olvido. Nada que ver con el tatuaje estético.

6 comentarios:

Siro dijo...

LAS SERPIENTES CAMBIAN DE PIEL.

Felipe dijo...

La encargada se tatuó el símbolo de Mercedes en su culo porque se lo pidió el jefe, es que es su coche.

Belén dijo...

Felipe, Marinero Tatuado de Agua Dulce, ¿llevas el nombre de tu chico tatuado en alguna parte inconfesable de tu cuerpo?

Entre nosotras, dos no llevamos marca alguna en la piel pero la tercera que ya sabes tiene una víbora tatuada en una teta, ¡le pega!

Besitos de tus Tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Entre os funcionarios están terminantemente prohibidas as tatuaxes e piercings, aínda que se sabe de quen os leva en puntos escondidos do corpo... e se sabe que é máis que un alto cargo... é máis que un Xefe Terriorial... é máis que un Director Xeral... é máis que un Secretario Xeral... é menos que un Presidente... Non quero dar pistas.

Nario dijo...

Funcio, a lo mejor, cuando se muera mi madre -Dios no lo quiera- me hago un tatuaje pequeñito.

Bea dijo...

Felipe, Veneno en Vena, la víbora va a por ti. Te avisamos.

Tus dos BB
(Belén y Bea)