La burbuja inmobiliaria y la pompa de jabón

viernes, 11 de noviembre de 2011

Rubalcaba, candidato socialista, ha reconocido que un fallo del Gobierno de Zapatero fue "no haber pinchado la burbuja inmobiliaria a tiempo". Razón no le falta, pero no hubiese sido sencillo. La burbuja inmobiliaria no se pincha como una pompa de jabón. El símil entre burbuja y pompa simplifica, pero la realidad es compleja. La pompa es una esfera hueca, ligera, con una fina pared de agua y jabón de superficie iridiscente, que flota en el aire, dura unos segundos y estalla al contacto con otro objeto. La burbuja es un aumento exagerado de viviendas también huecas, vacías, opacas, pero con paredes de ladrillo, que, aunque estalle, perdura demasiado. Algunos expertos llevan el origen de la burbuja inmobiliaria española a mediados de los noventa, otros a mediados de los ochenta. Estalló hace unos años y continúa estallando en la actualidad. Se conocen las causas de la burbuja: beneficio extraordinario en el negocio de compra-venta de casas, escasez de suelo edificable, recalificación de terrenos, especulación financiera, exceso de crédito, incentivo fiscal por adquisición de viviendas, aumento de la demanda por aumento de la inmigración, etcétera. Se conocen las causas del estallido de la burbuja: crisis de las hipotecas, falta de liquidez bancaria, reducción de los retornos de la inversión, agotamiento del modelo productivo apoyado en la construcción, deterioro del mercado laboral, fuga de capitales, contención del crédito, etcétera. Se desconocen las consecuencias. Menos mal que la pompa de jabón puede ayudar a resolver problemas matemáticos complejos relativos al espacio, ya que siempre busca la menor área de superficie entre puntos. La pompa es una muestra material del problema de la superficie mínima, un problema matemático complejo que nada tiene que ver con los minipisos. Aunque ya se sabía desde finales del XIX que una pompa de jabón esférica es la manera de albergar un cierto volumen de aire en la menor área superficial posible, hace sólo una década que se demostró que dos pompas de jabón unidas dan lugar a la pompa óptima para albergar dos ciertos volúmenes de aire en la menor área superficial posible; ello es debido a que las películas de jabón buscan minimizar su área superficial, es decir, buscan minimizar su energía superficial, no malgastan energía. La pompa aislada encuentra su forma óptima en una esfera, pero, cuando hay demasiada espuma y demasiadas burbujas, las pompas se unen de modo complejo. ¿Entenderán los políticos que no entendieron la burbuja inmobiliaria el teorema de la pompa doble?

4 comentarios:

Rebe dijo...

No da lo mismo mugre que jabón.

estrella dijo...

Pompa: hueca y ligera, de pared fina, que flota unos segundos y estalla......como algunos discursos que he oido ultimamente.
Pompa (según la RAE): fausto, vanidad, rueda que hace el pavo real cuando extiende y levanta la cola,....algo de esto también he visto ultimamente.
Me quedo con las burbujas y la espuma, pero de cava catalán, a veces para cenar y a veces, para desayunar.
En cuanto a los estallidos y sus símiles, me los reservo para la intimidad.
bss

Canuto dijo...

Todos los días veo burbujas y más burbujas en el aire sin necesidad de hacer pompitas de jabón.

Siro dijo...

Disfruta la vida, es como una pompa de jabón, se desvanece.