En Islandia no hay pingüinos

jueves, 3 de noviembre de 2011


En Islandia no hay pingüinos. El país está cerca del Polo Norte, pero la Corriente del Golfo suaviza la temperatura, de modo que los islandeses disfrutan en sus costas de un clima más oceánico que ártico. Además, los pingüinos son pájaros bobos del otro hemisferio, de la Antártida, del Polo Sur. Cuando las cosas van mal, la imaginación busca paraísos lejanos, pero lo hace con imágenes distorsionadas de la realidad, con construcciones intelectuales fantásticas y con escasa atención a los criterios de escala. Crisis de capitales, rescate de bancos, recorte de servicios sociales, castigo de trabajadores. La solución: Islandia. Según Paul Krugman, Premio Nobel de Economía, "La propia desesperación de Islandia hizo imposible un comportamiento convencional, lo que dio al país libertad para romper las normas. Mientras todos los demás rescataban a los banqueros y obligaban a los ciudadanos a pagar el precio, Islandia dejó que los bancos se arruinasen y, de hecho, amplió su red de seguridad social. Mientras que todos los demás estaban obsesionados con tratar de aplacar a los inversores internacionales, Islandia impuso unos controles temporales a los movimientos de capital para darse a sí misma cierto margen de maniobra. ¿Y cómo le está yendo? Islandia no ha evitado un daño económico grave, ni un descenso considerable del nivel de vida, pero ha conseguido poner coto tanto al aumento del paro como al sufrimiento de los más vulnerables; la red de seguridad social ha permanecido intacta, al igual que la decencia más elemental de su sociedad. "Las cosas podrían haber ido mucho peor" puede que no sea el más estimulante de los eslóganes, pero dado que todo el mundo esperaba un completo desastre, representa un triunfo político. Y nos enseña una lección al resto de nosotros: el sufrimiento al que se enfrentan tantos de nuestros ciudadanos es innecesario. Si esta es una época de increíble dolor y de una sociedad mucho más dura, ha sido por elección. No tenía, ni tiene, porque ser de esta manera." Ahora bien, Islandia es una isla, una isla muy aislada, llena de glaciares gélidos, volcanes activos, montañas agrestes, altiplanos desolados y desiertos inhóspitos, con menos de 350.000 habitantes, con una tradición cultural nórdica, con una economía tecnificada, con impuestos bajos, con sanidad para todos, con educación gratuita para todos (incluida la superior) y con un gobierno de izquierdas. En Islandia no hay pingüinos.

9 comentarios:

Chunguito Brother dijo...

LO NUESTRO DURÓ
LO QUE DURAN
DOS PIEDRAS DE HIELO
EN UN WHISKY
ON THE ROCKS

Rebe dijo...

¡Qué post más frío!

Winston dijo...

You know, rojillo, that, in Iceland, the Ministry of Education, Science and Culture is responsible for the policies and methods that schools must use, and they issue the National Curriculum Guidelines. However, the playschools and the primary and lower secondary schools are funded and administered by the municipalities. Nursery school, or leikskóli, is non-compulsory education for children younger than six years, and is the first step in the education system. The playschools are also responsible for ensuring that the curriculum is suitable so as to make the transition into compulsory education as easy as possible. Compulsory education comprises primary and lower secondary education, which often is conducted at the same institution. Education is mandatory by law for children aged from 6 to 16 years. All public schools have mandatory education in Christianity although exemption may be considered by the Minister of Education. The Programme for International Student Assessment currently ranks the Icelandic secondary education as the 27th in the world, significantly below the OECD average. Upper secondary education follows lower secondary education. It is not compulsory, but everyone who has had a compulsory education has the right to upper secondary education. All schools in Iceland are mixed sex schools. The largest seat of higher education is the University of Iceland, which has its main campus in central Reykjavík. Iceland is wonderful but I prefer Jamaica.

estrella dijo...

A mi me gustaría, a veces, ser una isla aislada, aislada, con gélidos glaciares propios y volcanes activados a conveniencia. Pero no me sale, aparece la Corriente del Golfo (o Golfos)a templarme y suavizar el ambiente. Otras veces, soy yo la Corriente, de la Golfa, en este caso y, sin querer, elevo la tempreatura y mejoro mi entorno inmediato.
bss

Jose dijo...

Tengo la impresión de que que en Europa en general tampoco hay pingüinos, pero sí imbéciles vestidos de pingüino, que hacen las tonterias propias del "capitalismo pingüinero"; buscando sólo problemas donde puede haber soluciones.

Felipe dijo...

La oficina a veces parece Islandia, por el frío que hace, pero la encargada siempre anda caliente.

Bea dijo...

Felipe, Copito de Nieve, dice la que ya sabes que los hombres --tú también, hombre-- sois unos cubitos de hielo que os derretís al primer meneo con calor. Ya sabes que exagera con eso de que después de derretiros os bebe a sorbitos, sin embargo nosotras dos te paladearíamos despacito.

Tus tres BB + B
(Belén, Bea + Berta)

Funcio dijo...

Na Administración da Austeridade afórrase en calefacción, non coma no Bipartito Desfilfarrante, que nos tiña abafados coa calor. Agora fai un frío islandés, o que eiquí chamamos un frío de carallo, que fai que os funcionarios rindan máis, froten as mans de seguido e tecleen nos computadores con máis enerxía para pasaren menos frío. Disque o frío conserva mellor a pel e alonga a vida laboral, pero non sei porque hai demasiadas baixas.

Nario dijo...

Funcio, ¿viste que bufandas más chulas me tricota mi madre? Está haciendo ahora una con gaviotillas.