El índice de comodidad

viernes, 25 de noviembre de 2011

Los más especuladores de los especuladores tienen un índice, el Goldman Sachs Commodity Index, que podría ser un índice de comodidad para quien no domine el inglés. A los no anglófonos no les falta razón, más bien intuición, pero conviene aclarar significados. En inglés "commodity" no significa comodidad, sino mercancía. En inglés "comfort" no significa confort, sino comodidad. En inglés "convenience" tanto significa conveniencia como comodidad. Decir en inglés que "Goldman Sachs people considerer theirs own convenience" significa que los de Goldman Sachs piensan en su propia conveniencia tanto como en su propia comodidad. Sin embargo, en inglés "commodious" significa grande, amplio, espacioso. Los de Goldman Sachs aplican la Ley del Embudo, lo ancho para ellos, lo estrecho para los demás. Se trata, en definitiva, de especular con los alimentos y otras materias primas en eso que llaman mercado de derivados. Los de Goldman Sachs se inventan ese índice a principios de los noventa, para especular con el futuro del arroz, el trigo, el café o el cacao, y con el futuro de millones de personas en los países pobres. La base de la especulación la sientan en el incremento de las clases medias en los países emergentes y en el incremento del consumo de más y mejores alimentos por parte de las mismas. Por cierto, son los de Goldman Sachs quienes deciden cuáles son los países emergentes. Por ejemplo, en 2001 publican su informe sobre las economías emergentes de los cuatro BRIC (Brasil, Rusia, India y China) y en 2005 su informe sobre los "Próximos Once" (México, Turquía, Pakistán, Bangladesh, Vietnam, Indonesia, Filipinas, Corea del Sur, Irán, Nigeria y Egipto), atendiendo a la estabilidad macroeconómica, apertura de mercado, política de inversiones o madurez política. Los de Goldman Sachs no preven las primaveras árabes, pero sí la magnitud de la crisis financiera que ellos mismos estaban generando. Como lobby del poder, en cuanto detectan el colapso del sistema con la primera crisis de las hipotecas, presionan para que, por vía de urgencia, el Congreso de USA les facilite la conversión de banco de inversión en banco comercial, lo que les permite, en vez de dedicarse a los fondos de pensiones o los hedge funds, dedicarse a especular con los productos de primera necesidad, materias primas y derivados. La ecuación es simple: pagar precios prefijados a la baja a los agricultores de los países pobres, cobrar precios fluctuantes al alza a los consumidores de los países emergentes y ricos, ganar pingües beneficios bursátiles a costa del esfuerzo de los primeros y el dinero de los segundos. El precio de los alimentos y el hambre de los pobres aumentan simultánea y exponencialmente. Mientras, los del Goldman Sachs siguen aplicando su índice de comodidad, confort o conveniencia. A ellos les va "commodious", les va "como Dios".

5 comentarios:

Jose dijo...

Aplicarles la guillotina seria muy fuerte, porque a una persona no se la puede hacer trocitos, aunque sea un especulador; pero ponerlos mirando para Cuenca, eso si.

Rebe dijo...

Tienen que frenar...

CALATRAVA dijo...

ELLAS ME LLAMAN GOLDMAN, QUE SIGNIFICA HOMBRE DE ORO.

Rita dijo...

La raya sobre la raya.

estrella dijo...

Todavía estamos con esto de la comodidad? me incomoda la deslealtad, me incomoda la pose calculada, me incomoda la hipocresía en el discurso, y, por encima de todo, me incomoda, la gente que no tiene capacidad para tener criterio propio, porque son tan manipulables y maleables que dan mucho trabajo extra.