Sexo, crisis y calorías

miércoles, 19 de octubre de 2011


El consumo, también el consumo de calorías, es básico en períodos de crisis. La crisis genera depresión, ansiedad y gula, provocando obesidad en los más deprimidos y ansiosos. El sexo recupera la autoestima, eleva el nivel de ánimo y permite adelgazar. Es cuestión científica, aunque no es cuestión de economistas, que ni se han enterado de la crisis, ni son capaces de evaluar el papel socioeconómico del sexo. Cuanto más tiempo se dedica al sexo, menos tiempo se dedica a la comida; cuanto menos tiempo se dedica al sexo, más tiempo se dedica a la comida. Cuanto más sexo, menos calorías, porque el sexo quema calorías. Lo demuestra Richard Smith, antiguo director de The British Medical Journal, ahora escritor del best seller explícito Cómo adelgazar follando. En época de crisis, mientras unos optan por el footing o el fitness, otros optan por la dilatación de vasos sanguíneos en las zonas erógenas, el movimiento pélvico, el jadeo, el gemido, la respiración acelerada, el incremento cardiovascular, la liberación de endorfinas y el espasmo muscular orgásmico. Así, queman calorías, evitan la ansiedad y elevan la autoestima, siempre que el sexo sea practicado con intención, dedicación y satisfacción. Los que, como consecuencia del estado de ánimo derivado de la crisis, practican sexo con desafección, desconsideración o insatisfacción, comen más, tienen más ansiedad y tienen menos autoestima. Podrían parecer hipótesis generalistas, si no fuesen acompañadas de experimentos concretos para cada caso. Un buen polvo de media hora quema las mismas calorías que media hora de pedaleo en bicicleta (unas 150); si se lleva a cabo en la postura del misionero, la quema se eleva a 250 calorías; si se hace de pie, 400 calorías; si se hace en la bañera, 500 calorías. Si no hay prisa, la excitación de desvestir a la pareja quema 120 calorías, si es por consentimiento, y 190 calorías, si es por acorralamiento; mientras que el sobrevalorado striptease apenas quema 60 calorías. La mayor o menor pasión puesta en el empeño es determinante, pues cada beso suave quema 10 calorías, cada beso apasionado 60 calorías, cada caricia suave 15 calorías, cada caricia apasionada 20 calorías, cada mordisco suave 15 calorías y cada chupón apasionado 40 calorías. Cualquier economista puede calcular que un amante medio, de los de tres polvos estandarizados semanales, quemaría unas 7.500 calorías durante cada uno de los años que todavía quedan de crisis, es decir, el angustiado deprimido actual prototípico podría elevar su autoestima quemando más de 20.000 calorías durante los años críticos, para enfilar el período de recuperación hecho un adonis. Nada dicen los ensayos sobre la composición heterosexual u homosexual de las parejas o sobre la multiplicidad y simultaneidad de las mismas y su relación con el consumo de calorías.

9 comentarios:

Felipe dijo...

El jefe tiene convencida a la encargada que la que el le aporta cada día laborable es desnatada y con muy pocas calorías... Y ELLA TRAGA!

Belén dijo...

Felipe, Escualo Escuálido, hace tiempo que nosotras pasamos de las dietas de choque y seguimos la dieta del cucurucho, por todos conocida y por pocos practicada, pero dos la seguimos con normalidad y moderación y la que tú ya sabes se come hasta el cucurucho.

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

A supresión da media hora para bocadillo vai ter precisamente como obxecto cuidar pola saúde dos funcionarios e funcionarias, evitando que adiquen ese tempo a aumentar a súa inxesta de calorías gordíferas. Non valen os argumentos en senso contrario baseados nun número anecdótico de funcionarios e funcionarias que adicaban ese tempo a queimar calorías mediante sexo rápido nos servizos xunteiros.

Nario dijo...

Funcio, mi madre está empeñada en que me traiga la tartera al trabajo.

Rebe dijo...

Y ellos preocupados por la depilación...

estrella dijo...

Los números se me dan fatal, calcular nada mucho peor, siempre he sido de medir las cosas a ojo, y así a ojo, creo que voy consumiéndome, quiero decir consumiendo calorías, que la ropa me queda mejor.
Solo una duda, lo del streptease, no se puede medir igual en quien lo hace y en quien lo ve, no?
bss

Asun dijo...

Señor Armas, porque les corte las cabezas en las fotos no dejan de ser unas fotos muy pero que muy pornográficas. No escarmienta usted y se cree que porque son en blanco y negro ya son fotos artísticas cuando lo que son es fotos guarras e indecentes.

Siro dijo...

Era demasiado gordo para huir...

Aprender dijo...

Vamos por partes.
1º-El fornicio, follar, meter, coger, chingar, pinchar, tener sexo, hacer el amor y como cojones se le quiera llamar, siempre ha sido la mejor opción y el mejor remedio para todo tipo de ansiedades y de dolores, dolores mestruales, de cabeza(tanto la de arriba como la de abajo); mucho mejor que la aspirina, donde va usted a comparar.
2º-Las fotos son artísticas y no son guarras, pese a quien le pese. A mi me gustan señor Rojillo, aunque algunos le llamen sr. guarrillo, eso es pura envidia mal sana.