Señoritas y señoritos

jueves, 29 de septiembre de 2011



Demostrando el señorío, adorando a las señoritas y despreciando a los señoritos. Defino para aclarar, según la Real Academia de la Lengua Española. El señorío lleva implícita la mesura en el porte, en el acto y en el trato con las señoritas. El señorío lleva implícita la libertad en el obrar, respetando la dignidad y dominando la pasión, haciendo que prevalezca la razón sobre el impulso hacia las señoritas. Señorita se llama, con cortesía, a la mujer soltera. Señorito se llama, sin cortesía, al rico ocioso. Es evidente que en este rincón del espacio cibernético predominan las señoritas, aunque, pensándolo mejor, abundan tanto las señoras como las señoritas, pues la condición de señora o señorita es aquí indiferente. Dicho predominio no excluye la presencia también habitual, siempre muy criticada, de los señoritos, a los que el autor dedica particular animadversión, repulsión, antipatía, manía, ojeriza y tirria. Andan las feministas francesas, pioneras ellas, en campaña para que sea retirado de los formularios oficiales el término mademoiselle, porque supone una intromisión en la vida privada de las mujeres. No es tanto una cuestión de estado, ni una cuestión de estado de género, sino una cuestión de estado civil. A los hombres no se les pregunta si están o no casados. Para Agathe Painteaud, portavoz del colectivo Osez le Féminisme, pedirle a una mujer que indique su condición de señorita es una costumbre "reveladora de la concepción retrógrada del matrimonio, ya que transmite la impresión de que una mujer sólo alcanza su plenitud una vez casada, cuando, entonces sí, se iguala madame a monsieur". Por cierto, la mitad de las señoritas francesas ha nacido fuera del matrimonio; sin embargo, la mayoría de los señoritos franceses seguro que ha nacido dentro de matrimonios bien vistos socialmente; los señoritos españoles también.

9 comentarios:

Felipe dijo...

La encargada empezó chupándosela al jefe como señorita y siguió chupándosela como señora, lleva años y años chupándosela.

Bea dijo...

Felipe, Señor sin Anillos, ya sabemos que a ti te van tanto los señores como los señoritos, pero queremos que sepas que nosotras siempre fuimos unas señoras desde mucho antes de tener parejas o parejitas y desde mucho antes de que la que tú ya sabes empezará su vida loca de señoritinga con todo tipo de señores, señoritos y otros personajes con más bien poco señorío.


Tus tres BB + B
(Belén, Bea + Berta)

Funcio dijo...

Os franceses son medio trapalleiros e bastante amariconadiños para case todo. A non ser para a libertinaxe, non han de ser modelo para nós.

Na Administración de boa gobernanza e da exquisita educación temos formularios nos que só se distingue entre DON e DONA.

De calquera xeito, sobre as condicións persoais de cada administrado (soldo, estado civil, vicios, etc.) xa temos información dabondo por outras vías (veciños, compañeiros de traballo, alcaldes nosos, concelleiros, párrocos, xerentes de puticlubes, etc.).

Nario dijo...

Funcio, mi madre no me deja que te cuente nada de mi padre, aunque la verdad es que sé poco.

Rebe dijo...

Me parece un detalle que me llamen señorita.

Lulú dijo...

En España a "señoritas" solamente le faltan que le añadan "señoritas de compañía", ya que los energúmenos machistas españoles en toda mujer soltera ven una prostituta potencial ya que piensan que todas las solteras están a su disposición.

¡POR ALGO ATAPUERCA SE DESCUBRIÓ AQUÍ!

¡NI SEÑORITA, NI SEÑORA, MUJER!

Mujeres que deberíais pasar de esos capullos ancestrales.

Anónimo dijo...

Señorita, señora, mujer, hembra, fémina, dama, matrona, etc.
La mujer un ser que hay que quererlo, pero no es necesario comprenderlo, ni definirlo.
Estos franceses lo que mejor hacen es la tortilla francesa.
Las fotos del post me gustan.

estrella dijo...

Con los señores se puede ir a cualquier parte, a los señoritos mejor dejarlos compuestos y erectos.
Yo añadiría los señoritingos, aprendices de señoritos a los que su juventud y atrevimiento les hace verse a si mismos como continuadores, revisionistas y señoritos en potencia, cuando en realidad son aspirantes a marionetas.
P.D. a las señoritingas a lo mejor no le gustan las fotos,

Siro dijo...

Señorita, el eterno femenino nunca muere.