Los extremos se tocan

jueves, 1 de septiembre de 2011




El sexo extremo, como el deporte extremo, recibe otros nombres más eufemísticos, como sexo de aventura o sexo de riesgo. Los extremos se tocan. El Papa propone la práctica del sexo arriesgado al recomendar el uso del condón sólo a los que se vayan de putas. El profesor Stuart Brody, de la West Scotland University, autor de Sex at risk, publica un artículo en The Journal of Sexual Medicine, titulado "Los beneficios relativos para la salud de diferentes actividades sexuales", en el que recomienda la práctica frecuente de la penetración vaginal sin condón, por su demostrada incidencia en el aumento de la esperanza de vida. Según el Papa, "el uso del preservativo no es la verdadera manera para combatir el sida, ya que es necesaria una humanización de la sexualidad". Según Brody, "el uso del condón parece reducir algunos de los beneficios de las relaciones sexuales con penetración vaginal". Si la cuestión es la descarga de adrenalina, la alternativa son los deportes extremos, por ejemplo: barranquismo, parkour, surf, beach run, bungee, bodyboard, rafting, hidrospeed, escalada en roca, escalada en hielo, esquí de riesgo, kitesurfing, streetsurfing, parapente, paracaidismo, salto base, salto con pértiga, sandboard, snowboard, skimming, patinaje agresivo, puenting, street stunts, freeride, skateboard, street luge, airsoft, apnea, carving, longboard, motocross, supercross, freestyle, downhill, etcétera. Si después de la práctica intensiva del deporte extremo, uno no ha descargado suficiente adrenalina, siempre tiene la posibilidad de practicar sexo extremo, por ejemplo cualquier variante sadomasoquista, controlando disciplinadamente, eso sí, las dosis de castigo y placer, para que el efecto enteogénico y ansiolítico de las endorfinas, a modo de opiáceos naturales segregados por el cerebro como respuesta al dolor y al miedo, así como el efecto de otros mecanismos analgésicos endógenos, produzcan satisfacción o alivien sentimientos de culpabilidad, asumiendo, eso sí, que en la búsqueda de emociones extremas no hay que confundir súbdito con sumiso, aunque ya se sabe que los extremos se tocan.

10 comentarios:

Riazor Blue dijo...

Los extremos se tocan, sobre todo si son del Real Madrid y del Barcelona.

Rebe dijo...

Yo soy más de cadenas de oro que de cuerdas.

estrella dijo...

Como solo pone un ejemplo de sexo extremo, entiendo que también puede serlo si es divertido, intenso, secreto o despreocupado, cada uno pone los límites donde queire, o donde pactan.
bss
P.D. me declaro fan incondicional del profesor Brody.

Calatrava dijo...

Yo tengo un cuñado en Extremadura pero no sé si eso cuenta.

Antonio Olives dijo...

Para el listo este del Brody, parece que la práctica de sexo sin condón no es tanto una práctica de riesgo. Según él mismo y basandose en sus observaciones (no sé a donde estaba mirando) el contagio de VIH como de otras ETSs se reduce al sexo anal... Sex at risk es otro intento de "devolver" el SIDA a los Homosexuales.

De paso se inventa tonterías de ese calibre, como que el sexo "a pelo" aumenta la esperanza de vida, u otro estudio que hizo con población portuguesa según el que las personas que usan condón "están más estresadas"... Vamos, un fiera el tío

Bakunin dijo...

Sexo extremo es el que practican un marxista y una de las FAES.

Siro dijo...

¿Por qué le llaman amor extremo cuando quieren decir sexo extremo?

Jose dijo...

Sexo "extremo" tambien podria ser tambien, cuando lo haces solo una vez al año y te dicen .

Felipe dijo...

La encargada practica una mezcla de deporte extremo y sexo extremo cada día en el despacho del jefe, los del fitness lo llaman CHUPPIPOLLING.

Bea dijo...

Felipe, Espíritu de Riesgo, no te queremos contar detalles de lo que dice la Berta que le hizo a uno que estaba haciendo puenting en Ibiza, algo similar a lo de tu encargada pero boca abajo, ¡vamos un número!
Ya sabes que nosotras no somos así de arriesgadas.

Besitos de tus tres BB + B
(Belén, Bea y Berta)