Haciendo el indio

miércoles, 28 de septiembre de 2011


Haciendo el indio los yankees se sienten ahora más identificados con sus ancestros, siempre que le saquen al asunto rentabilidad comercial. Imponen el estilo navajo en las pasarelas, esto es, plumas, ponchos, flecos, botas camperas, abalorios, estampados étnicos, tejidos rústicos, artesanía del oeste… Haciendo el indio, hacen país, hacen historia y hacen dinero. Marcus Wainwright, diseñador de Rag & Bone, declara orgulloso que "decidimos hacer nuestra ropa en algunas de las fábricas más antiguas de USA, lugares donde aún recuerdan como se hacía la ropa antes de que el precio se convirtiera en el único objetivo en la industria textil; a los consumidores les importa donde se fabrican los productos; es muy importante hacer entender a la gente que fabricar aquí no es solo cuestión de orgullo o de tradición, sino que es esencial para mantener nuestra economía viva y para crear una completa infraestructura de trabajo". ¿Capitalismo o indigenismo? Romanticismo y mercantilismo. Como apunta Isabel Marant, diseñadora entusiasta de la tendencia, "dondequiera que haya un indio, un cowboy no andará lejos". Es la esencia de la América profunda, es crecimiento endógeno, pero muy exportable, pues todos los occidentales llevan un navajo dentro y un vaquero fuera. Porque producir en países orientales implica exponerse a la copia, a la falta de autenticidad, a la pérdida de identidad, algunas firmas vuelven a la manufacturación autóctona (Levi's made here), aunque siguen sacando réditos de la deslocalización de otros segmentos productivos. Los trescientos mil navajos que quedan por Nuevo México, Arizona, Colorado o Utah no sacan beneficios de esta moda "go navajo". Los navajos aprendieron y copiaron hace un par de siglos de los españoles. Las fotos de estilo navajo que acompañan a estas líneas corresponden a colecciones de Zara.

4 comentarios:

estrella dijo...

Me parece admirable su interés por las tendencias más fashionistas, solamente por afinar en la terminología, no confundir el look folk, parecido al new hippy, pero con aires más románticos, con el bohemian chic, que abusa de los complementos y da un toque de elegancia al, casi vulgar, estilo étnico. En cualquier caso, el total look es bastante aburrido y falto de chispa, cualquier coolhunter se lo diría.
bss

Calatrava dijo...

¡PARA NAVAJAS LAS DE ALBACETE!

Rebe dijo...

Zara copia ¿y qué pasa? A mi me sienta bien.

Rebe dijo...

Me encanta el look navajo, por eso vuelvo a leer esto.