Coles y coletas

domingo, 4 de septiembre de 2011


Comienza el curso escolar y los coles se llenan de coletas. En los coles dejan llevar coletas. Hay recortes de todo tipo, pero no obligan a recortarse las coletas. En las Comunidades Autónomas gobernadas por la derecha, atendiendo al principio de austeridad, recortan maestros, comedores, gastos corrientes y reformas, entre otras cosas. En las Comunidades Autónomas gobernadas por la derecha, atendiendo a la imagen de austeridad, las coletas están bien vistas. Las coletas femeninas, se entiende, las de las niñas; las coletas de los niños a lo Steven Seagal los amariconan bastante. Las coletas son prácticas, informales y austeras, tres características básicas de la derecha de hoy. Las coletas retiran el pelo de los ojos, lo que permite mirarlos frente a frente, con sinceridad, transparencia y rigor, tres características básicas de la derecha de hoy. Los cabellos en las coletas fluyen, a modo de cascada, lo cual se asocia a juventud, rebeldía y ganas de cambiar el mundo… ¿Se asocia?... Se asociaba. La educación conservadora ha conseguido eliminar toda connotación hippy de las coletas, que se han convertido en un símbolo de lo convencional, lo correcto, lo disciplinado. Las niñas se acostumbran a llevar coletas, luego crecen y pasa lo que pasa. Nastassia Mironchyk-Ivanova, en los campeonatos mundiales de atletismo, realizó un salto de longitud de casi siete metros, voló como nunca, pero, aunque su culo alcanzó esa distancia, su coleta se quedó atrás y tocó la arena privándole de la medalla de oro y de 60.000 dólares. Se encuentra ahora tirándose de los pelos, acordándose de los que le inculcaron la costumbre de la coleta y pensando en raparse a lo Sinéad O'Connor o a lo Demi Moore en La Teniente O'Neil. Le queda la opción, menos drástica, de sustituir la coleta de caballo por las coletas laterales, para unos, más escolares y formales, para otros, más rebeldes y provocadoras. Si se atreviese, podría teñirse el pelo de rojo y ponerse unas trenzas, laterales y levantadas, a lo Pipi Calzaslargas, saltar por las pistas y saltar por el mundo, con su caballo de lunares, el Pequeño Tío, y su mono tití, el Señor Nilsson, caminando hacia atrás cuando le viniese en gana y durmiendo con los pies en la almohada cuando le diese la gana, prescindiendo de lo que pensasen sobre su educación los responsables de educación, esos que carecen de imaginación y se creen que basta con que los coles estén llenos de coletas para que todo esté bajo control.

8 comentarios:

estrella dijo...

Los toreros, ejemplo de hombría y machismo, tenian una coleta que les amortiguaba las caidas en las faenas. Cortarse la coleta era sinónimo de jubilación en cuanto a los lances dentro del coso se refiere.
Dada la situación en la que estos tipos dejan la educación, no nos va a quedar más remedio a los docentes que cortarnos la coleta torera, abandonados a nuestra suerte, desmotivados y vilipendiados, nos dedicaremos a cumplir estrictamente con nuestras funciones mínimas, y que salga el sol por Antequera.
P.D. en los últimos años las coletas toreras son postizas, igual podemos copiar la idea.

Siro dijo...

Entre coletas y tatuajes.

Felipe dijo...

La encargada lleva una hora en el despacho del jefe.

LO DIFÍCIL NO ES LLEVAR COLETAS
LO DIFÍCIL ES CHUPAR COLITAS

Funcio dijo...

Julio, Julio Iglesias, é un filósofo:

Al final las obras quedan,
las gentes se van,
otros que vienen
las continuaran...
La vida sigue igual.

A vida segue igual que a deixéi cando lisquéi para a beiramar das cacatúas e aves do paraíso. A miña mente e a miña alma aínda están aló.

Nario dijo...

Funcio, ¡qué bonito es volver al trabajo, volver a ver a los compañeros, volver a ver a los administrados, volver a ver a los jefes supremos! ¿Verdad?

Funcio dijo...

Ya, ya, Narito, todo muy bonito.

Tu madre quería que fueses niña, para ponerte coletas al ir al cole y al trabajo.

¿Trajiste orujo de casa de tu tío de Ourense?

Belén dijo...

Felipe, Coletín del Coletero, las tres fuimos y a veces aún somos de coletas. Las dos de coletas formales, de cola de caballo, y la tercera de coletas eróticas, que suele acompañar de faldita mini de uniforme de colegio privado y blusa desabrochada a reventar por lo que lleva dentro… ¡ESO, un pendón de de la ESO!

Tus tres BB + B
(Bea, Belén + Berta)

Rebe dijo...

Pelo suelto y mechas.