¿Y Dios dónde estaba?

domingo, 28 de agosto de 2011

Las desgracias son desgracias y las supersticiones son supersticiones. Perogrullada obvia. Un camionero sale ileso de un accidente, un año después decide peregrinar para dar gracias a Dios por su salvación, un conductor no camionero atropella al camionero peregrino, el peregrino muere en el acto. El peregrino, supersticioso pero precavido (llevaba chaleco reflectante), estaba en la cuneta… ¿y dónde estaba Dios? A ver si Dios no estaba allí porque no existe; acaso, como dice Benedetti, "yo no sé si Dios existe pero, si existe, sé que no le va a molestar mi duda". A ver si Dios estaba allí pero el camionero no pudo verlo; acaso, como dice Víctor Hugo, "los ojos no pueden ver bien a Dios, sino a través de lágrimas", lo cual justificaría la desgracia. A ver si Dios estaba allí pero es invisible; acaso, como dice Bécquer, "Dios, aunque invisible, tiene siempre una mano tendida para levantar por un extremo la carga que abruma al pobre", lo cual justificaría el accidente mortal como una liberación de la carga del pobre camionero. A ver si Dios estaba allí pero se inhibió, lo cual echaría por tierra la reputación divina; acaso, como dice Renard, "desconozco si Dios existe, pero sería mejor para su reputación que no existiera". A ver si "acaso" significa por casualidad, no por causalidad.

4 comentarios:

Bakunin dijo...

DIOS ESTABA ILUMINANDO A ZAPATERO Y A BENEDICTO.

estrella dijo...

Dios no me dice nada y no se me ocurre decir nada de él, en cambio el modelo de la foto si que me sugiere cosas, aunque las alas me sobrepasan un poco.
bss

Siro dijo...

¡DIOS MÍO!


¡Dios tuyo!

Felipe dijo...

Mi jefe vuelve hoy de vacaciones, a ver si Dios sigue de vacaciones...