Mónica no existe

martes, 30 de agosto de 2011


Mónica, Mónica Bellucci, no existe… o no debiera existir… o no conviene que exista. La belleza, cargada de inteligencia, no conviene que exista, porque molesta; molesta por igual a las inteligentes feas y a las guapas tontas. Mónica, Mónica la lista, estudia para abogada pero lo deja por la moda y el cine; una frívola inconsciente. Mónica, Mónica la lista, habla y actúa en italiano, inglés, francés y español; una políglota presumida. Mónica, Mónica la lista, interpreta en arameo a María Magdalena en la Pasión de Cristo; una agnóstica hipócrita. Mónica, Mónica la guapa, posa embarazada en Vanity Fair, para protestar por las leyes italianas que prohíben la donación de esperma; una atrevida irrespetuosa. Mónica, Mónica la guapa, se expone en Irreversible a una violación explícita; una provocadora insensata. Mónica, Mónica la guapa, es el rostro de firmas prestigiosas y portadas afamadas; una mujer objeto. Mónica asume que "la independencia económica es la base de la libertad de la mujer; escoger marido porque necesitas que te proteja es peligrosísimo; nunca he tenido en las manos la tarjeta de crédito de un hombre". Menos mal que Mónica no existe porque, como dice Víctor Hugo, "hay mujeres bellas, pero no las hay perfectas".

3 comentarios:

Rebe dijo...

Siempre me confunden con ella.

estrella dijo...

Entonces Georges Clooney, actor y director comprometida, del que ninguna mujer habla mal, ni siquiera las que ha dejado, tampoco existe? Acabáramos, esto de la realidad virtual se nos está yendo de las manos.
Pues nada, a seguir organizándonos entre los simples y defectuosillos mortales.
bss

Siro dijo...

La belleza no está mal, está mal la obligación de ser bella para otros.