Fotos de nativas

sábado, 20 de agosto de 2011


Las fotos de nativas siempre interesaron a los hombres civilizados. No sólo las fotos de nativas autóctonas, naturales del lugar, que también, sino las fotos de nativas indígenas, aborígenes, naturales de lugares lejanos. Interesaban sobre todo las fotos de nativas naturales, al natural, naturalmente desnudas. A los hombres más civilizados interesaba el desnudo antropológico, para estudio de otras razas. A algunos, también cultivados, interesaba el desnudo artístico, para estudio de la belleza exótica. A la mayoría, cultivados o cultivadores, interesaba el desnudo erótico, para dejar a un lado el estudio de otros y estudiarse a sí mismos. La primera difusión de la fotografía, en el tránsito entre los dos siglos pasados, estuvo asociada a la difusión de las fotos de nativas por las principales ciudades europeas. Época de descubrimientos, colonización e imperialismo. Época de imposición del modelo europeo al mundo. El modelo de sociedad civilizada era el de la puritana sociedad europea, pero las modelos nativas despertaban la libido de los civilizados hombres europeos. Las fotos de nativas eran material de investigación, material de base para la antropología positivista, mediante el cual se catalogaba a aquellas mujeres de razas inferiores, que tanto excitaban a los hombres de razas superiores. Las fotos de nativas servían para la antropometría, para medir las proporciones de sus pechos o sus caderas, la longitud de sus piernas o el volumen de sus nalgas. Servían también para comprobar la textura y el color de sus pieles, pues, aunque las fotos eran en blanco y negro, la mayoría de las nativas eran más o menos negras. Interesaban poco las fotos de nativas con el investigador explorador sobre el terreno; interesaban bastante las fotos de nativas en su ambiente natural; interesaban mucho las fotos de nativas posando en actitud entre ingenua y pícara. El erotismo salvaje de las nativas fascinaba, excitaba, a los hombres civilizados, a la vez que los perturbaba. Las requisiciones de las fotos por parte de las autoridades que velaban por la moral y las sanciones por parte de las autoridades que velaban por la legalidad aumentaban el morbo por la visualización de las mismas. Los interesados argumentaban legitimidad científica, los comerciantes argumentaban libre mercado, los fotógrafos argumentaban profesión liberal. Los interesados pagaban multas, los comerciantes acumulaban sanciones, los fotógrafos iban a la cárcel. Las fotos para reprimidos eran confiscadas por reprimidos, los reprimidos reprimían a los reprimidos, las represiones policiales reprimían las represiones sexuales. Demasiada excitación para la civilización. Como decía Milan Kundera, "la excitación es el fundamento del erotismo y, cuando la ambigüedad es poderosa, más viva es la excitación".

4 comentarios:

Rebe dijo...

A mi me gustan las fotos de Nati, de Nati Abascal.

Calatrava dijo...

¿Naomi Campbell cuenta como nativa?

Malpicán dijo...

Non estou de acordo, Rojillo, as nativas son dunha raza superior.

Con todos os respetos á Miña Santa, calquera nativa do puticlub da gasolinera dalle mil voltas, aínda que non lle ganan en volumen e peso.

estrella dijo...

No eran muy civilizados los hombres que se excitaban con aquellas fotos de nativas, el erotismo civilizado es bidireccional, ligeramente controlado por ambas partes y aprovechado solo por las susodichas ambas partes.
bss