La Eva de la Gran Manzana

sábado, 9 de julio de 2011



Sexo en Nueva York no es lo mismo que sexo en Madrid o Barcelona. Sexo en Nueva York es más rentable. No es mejor, es más rentable. Es más rentable porque no sólo es sexo, es estilo, es moda, es urbanidad, es modernidad. Sexo en Nueva York es Carrie Bradshaw, o sea, Sarah Jessica Parker, la Eva de la manzana en la Gran Manzana. Fueron los maestros del jazz los que empezaron a difundir aquello de que "hay muchas manzanas en el árbol, pero, si coges Nueva York, estarás cogiendo la Gran Manzana". Hollywood sucumbió muchas veces a la tentación de la Gran Manzana (El apartamento, West Side Story, Midnight Cowboy, El Padrino, Taxi Driver, Manhattan, Once upon a time in America, Gangs of New York…). Algunas fueron obras maestras, no así la continuación de Sexo en Nueva York en la gran pantalla. La película fue galardonada con varios Razzie, como una de las cinco peores del año, la peor segunda parte, la peor actriz y el peor reparto. A Sarah Jessica le importó entre poco y nada. La película, de la que es protagonista y productora, generó más de 200 millones de dólares de beneficios, a los que suma los derivados de las reposiciones de la serie televisiva homónima, los perfumes de su firma y las prendas de su línea de moda textil. Según la revista Forbes, la mala actriz Sarah Jessica Parker es la actriz mejor pagada (unos 22 millones de dólares en 2010). Comparando profesión, no talento, Meryl Streep gana una tercera parte. ¿Por qué Sarah Jessica está mejor pagada? Ley de la oferta y la demanda: es un producto de mayor consumo, más consumidores la prefieren, prefieren a Carrie Bradshaw, prefieren Sexo en Nueva York. Carrie es una escritora frívola que escribe una supuesta columna sobre sexo en un supuesto periódico; frecuenta restaurantes de moda, bares de moda y clubes de moda; es consumidora impulsiva y compulsiva de zapatos de lujo (sobre todo Manolos), que combina con prendas de alta costura y prendas de segunda mano, lo que le da una imagen ecléctica como la ciudad que adora, en la que tiene un apartamento que adora. Carrie siente topofilia por Nueva York, casi topolatría. Nueva York es la Gran Manzana del mundo capitalista y del dinero, y, como dice a menudo Carrie, "me gusta tener el dinero donde pueda verlo, colgando de mi armario". Es el nuevo capitalismo cosmopolita. El error estuvo en prohibir la manzana, lo cual hizo irresistible el mordisco, es decir, el consumo.

4 comentarios:

estrella dijo...

Charlotte, Carrie, Miranda y Samantha, son la progresión que toda mujer (sana) hace en su vida, del romanticismo adolescente al romanticismo adulto e irreal,de ahí a la madura racionalidad y al final, al disfrute frívolo, sin compromiso y mundano de las relaciones, sexuales o no. Solidaridad, todas somos Samantha Jones, y la que no quiera, se lo pierde.
bss

Winston dijo...

You know, rojillo, that Samantha Jones is the oldest but the best in Sex and the City. Samantha is an independent businesswoman, with a career in public relations. She is confident, strong, outspoken, and calls herself a try-sexual. One of Samantha's best qualities is her loyalty to her friends. She believes that she has had hundreds of soulmates and requires that her sexual partners leave an hour after her climax. The Samantha's openly sexual lifestyle sometimes gets the girls into troubles. I prefer Samantha than Carrie.

Chindas Vinto dijo...

Rojillo, la de la foto no parece la Jessica, que me la han cambiado de pija pija a cañón erótico.

Anónimo dijo...

Ahora que tengo treina y tantos largos, no veo sexo en Nueva York como cuando tenia veinte y tantos...
Los personajes han evolucionado en tantas temporadas y yo también.
Me encanta el personaje de Samantha que al final de la serie es capaz de afrontar el cancer y se enamora de un jovencito cachas.