El pedo del camello

martes, 19 de julio de 2011

El pedo del camello deteriora la capa de ozono. Ni es observación escatológica, ni deducción de científico asesor de líder conservador. Es pedorreta de país desarrollado. El Gobierno de Australia, para cumplir los objetivos de Kioto, sobre todo para evitar el efecto invernadero, ha hecho números: en Australia hay millón y medio de camellos, los camellos se han multiplicado por diez en los últimos años, los camellos sueltan flatulencias cargadas de metano, cada camello lanza a la atmósfera una tonelada de metano flatulento anualmente, los camellos australianos emiten millón y medio de toneladas de metano cada año, desequilibrando el ozono. Si bien es cierto que no todos los camellos son iguales, pues no emiten todos lo mismo, no es menos cierto que son animales con poca conciencia ecológica, que, después de haber emitido durante un año una tonelada de metano, vuelven a hacerlo al año siguiente, son reincidentes por naturaleza. Sin embargo, los miembros del Gobierno australiano, que sí tienen conciencia ecológica, están barajando la posibilidad de organizar cacerías masivas de camellos, para velar por el medio ambiente. Parten de un documento de su Departamento de Cambio Climático y Eficiencia Energética. Los científicos advierten que el documento tiene errores de bulto, como el de calcular las emisiones flatulentas de los camellos a partir de las emisiones flatulentas de los bueyes. Los bueyes son domésticos, los camellos salvajes; los camellos se mueven más tras las ingestiones, como recomiendan los médicos y veterinarios. Ambos son rumiantes, pero la eficacia metabólica del camello es mayor que la del buey; el metabolismo energético del camello se parece más al de los animales monogástricos. Un detalle al margen de la ciencia: para cazar los camellos masivamente desde helicópteros se ofrece la Northwest Carbon, una de las empresas que más emisiones de dióxido de carbono emite a la atmósfera australiana; eso es lo que se llama capitalismo ecológico. Otro error de bulto: en Australia no hay camellos, son dromedarios, ¡no te joroba!, ¡no te jorobas!

5 comentarios:

Malpicán dijo...

Xa botaba eu de menos unha foto coma esta, chea de cousas redondas e ben feitas. Se fora o cu da miña Santa, el soíño ocupaba toda a imaxe. De tódalas maneiras, Rojillo, xa sabe vostede que eu sonlle máis de rapazas enteiras que por partes.

Winston dijo...

You know, rojillo, that camels do not store water in their humps as is commonly believed. The humps are actually a reservoir of fatty tissue. Concentrating body fat in their humps minimizes heat-trapping insulation throughout the rest of their body, which may be an adaptation to living in hot climates. When this tissue is metabolized, it acts as a source of energy, and yields water for fat converted through reaction with oxygen from air. This process of fat metabolization generates a net loss of water through respiration for the oxygen required to convert the fat. The camel's life is very hard like mine else.

estrella dijo...

A ver, tienen muchos dromedarios, pero ellos creen que son camellos, para acabar con ellos, estudian el funcionamiento gástrico de los bueyes, que no es igual.
Es lo que tiene el exceso de conciencia, que provoca la actuación compulsiva, irreflexiva y, por eso casi siempre, ridícula.
bss

Felipe dijo...

Lo siento, de camellos no entiendo, mi jefe es un hipopótamo.

Berta dijo...

Felipe, Hijo del Dios Eolo, ninguna de las tres tiene habitualmente gases, pero nos sobra energía alternativa para darte vueltas y vueltas hasta agotarte.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)