Sentados sobre una calabaza

miércoles, 15 de junio de 2011

Siempre Serrat ha estado ahí, a mi lado, a nuestro lado. Por encima del tiempo, por encima de todos; mejor dicho, nunca por encima, siempre junto a… más que junto a, dentro de. No es cosa de fan, no es fanatismo, es devoción. Compromiso, conciencia, toma de conciencia, contra la inconsciencia. Lírica sobre épica, ética sobre estética. La Universidad Pompeu Fabra acaba de investirle Doctor Honoris Causa; a él, que prefiere el lunar de tu cara a la Pinacoteca Nacional; a él, poco o nada académico, todo el honor de la Academia por defender las causas nobles. En el discurso de investidura, puro Serrat: "en los tiempos confusos que vivimos, en una casa de la cultura como la Universidad, en un momento en que el humanismo está siendo tan maltratado, es necesario recuperar los valores democráticos y morales, sustituidos por los valores del mercado; estamos en tiempos de vergüenza y de renuncia, en los que espectadores y víctimas a la vez parecen esperar que los mismos que nos han llevado hasta aquí resuelvan los problemas; en tiempos en los que se han dado millones de dólares a irresponsables que ahora están imponiendo reformas en el mercado laboral, en las pensiones y privatizando servicios públicos; en tiempos en los que la codicia de unos, la incompetencia de otros, la ignorancia y la poca vergüenza de muchos nos han situado en un mercado en el que todo tiene un precio, donde todo se compra y todo se vende". Sí, Doctor Serrat, yo fui de los que creí que de vez en cuando la vida tomaba conmigo café y estaba tan bonita que daba gusto verla; se soltaba el pelo y me invitaba a salir con ella a escena; se me brindaba en cueros y me regalaba un sueño tan escurridizo que había que andarlo de puntillas, por no romper el hechizo. Pero, amigo Serrat, ahora asumo también que de vez en cuando la vida nos gasta una broma y nos despertamos sin saber qué pasa, chupando un palo sentados sobre una calabaza.

10 comentarios:

estrella dijo...

"Uno se cree
que las mató
el tiempo y la ausencia.
Pero su tren
vendió boleto
de ida y vuelta.

Son aquellas pequeñas cosas,
que nos dejó un tiempo de rosas
en un rincón,
en un papel
o en un cajón.

Como un ladrón
te acechan detrás
de la puerta.
Te tienen tan
a su merced
como hojas muertas

que el viento arrastra allá o aquí,
que te sonríen tristes y
nos hacen que
lloremos cuando
nadie nos ve."
Hoy es fácil, las pequeñas cosas...
Bss

Chunguito Brother dijo...

Pa' mí, aparte de La Saeta, de Serrat el Romance de Curro El Palmo:

La vida y la muerte
bordada en la boca
tenía Merceditas,
la del guardarropa.
La del guardarropa
del tablao del "Lacio",
un gitano falso
ex-bufón de palacio.

Alcahuete noble
que al oír los tiros
recogió sus capas
y se pegó el piro.
Se acabó el jaleo
y el racionamiento
le llenó el bolsillo
y montó este invento,
en donde "El Palmo"
lloró cantando...

Ay, mi amor,
sin ti no entiendo el despertar.
Ay, mi amor,
sin ti mi cama es ancha.
Ay, mi amor
que me desvela la verdad.
Entre tú y yo, la soledad
y un manojillo de escarcha.

Mil veces le pide...
y mil veces que "nones"
de compartir sueños
cama y macarrones.
Le dice burlona...
..."Carita gitana,
cómo hacer buen vino
de una cepa enana".

Y Curro se muerde
los labios y calla
pues no hizo la mili
por no dar la talla.
Y quien calla, otorga,
como dice el dicho,
y Curro se muere
por ese mal bicho.

¡Ay! quién fuese abrigo
pa' andar contigo...

Buscando el olvido
se dio a la bebida,
al mus, las quinielas...
Y en horas perdidas
se leyó enterito
a Don Marcial Lafuente,
por no ir tras su paso
como un penitente.

Y una noche, mientras
palmeaba farrucas,
se escapó Mercedes
con un "curapupas"
de clínica propia
y Rolls de contrabando
y entre palma y palma
Curro fue palmando.

Entre cantares
por soleares.

Quizá fue la pena
o falta de hierro...
El caso es que un día
nos tocó ir de entierro.
Pésames y flores
y una lagrimita
que dejó ir la Patro
al cerrar la cajita.

A mano derecha
según se va al cielo,
veréis un tablao
que montó Frascuelo,
en donde cada noche
pa' las buenas almas
el Currito "El Palmo"
sigue dando palmas.

Y canta sus males
por "celestiales".

di NO a los vividores dijo...

SERRAT hizo el gesto de la ceja de ese ilustre, preparado, honesto y competente llamado ZP, el mayor valedor del socialismo... anda hombre!!!!

Siro dijo...

De vez en cuando la vida es vida. Antes y después qué más da.

Felipe dijo...

La encargada chupa el palito del jefe todos los días laborables. Los sábados ya se lo chupan profesionales.

Berta dijo...

Felipe, Príncipe de las Pequeñas Cosas, te colmaríamos de detalles íntimos a cambio de no sacar del cajón todos esos pequeños secretos que sabemos de ti y que te iban a dejar sentado sobre una calabaza chupando lo que quisieras.

Tus tres BBB
(Belén, Bea y Berta)

Funcio dijo...

Na etapa escura dos bipartitos noxentos e esclavistas os funcionarios e narias estabamos sentados en taburetes, tallos e banquetas. Agora na etapa do traballo digno a austeridade non impide que cadanseu dispoña dunha cadeira ergonómica diseñada por una empresa de Silleda delasdetodalavida.
As nosas costas ben que o agradecen.

Nario dijo...

Funcio, ¿cadeira y cadera es lo mismo?

Felipe dijo...

El culo de mi jefe sí que es como una calabaza gigante.

Berta dijo...

Felipe, Palito Ortega, nosotras chupar chupar solamente Chupa-chups, porque chupar pa' na' es tontería.

Tus tres BBB
(Belén, Bea y Berta)