Indignadas

martes, 14 de junio de 2011

Miles de mujeres indignadas organizan la Marcha de las Putas, así la denominan ellas mismas. La cosa empezó en Toronto, se extendió por Dallas, por Boston, por Chicago, por Sidney, por México DF y por la red. La chispa fue el ya clásico comentario machista, en este caso de un policía canadiense en una, en principio intrascendente, charla universitaria: "las mujeres deberían dejar de vestirse como putas para evitar violaciones". Mujeres, feministas y no feministas, activistas por los derechos civiles y víctimas de agresiones sexuales, indignadas y con poca ropa, portan por medio mundo pancartas con lemas como: "Mi vestido no es un sí" o "Ni putas, ni santas". Esta preocupación de las indignadas… ¿preocupará a los indignados? Esta preocupación de las indignadas de países ricos… ¿preocupará a las resignadas de países pobres? ¿Se puede frivolizar sobre esta preocupación? Incluso una mujer como Françoise Sagan, ejemplo en su vida personal de la Nouvelle Vague, decía que "un vestido carece totalmente de sentido, salvo el de inspirar a los hombres el deseo de quitártelo". Será, si ella quiere.

9 comentarios:

estrella dijo...

Se puede frivolizar sobre cualquier cosa, porque igual que el peligro de violación está en la mente del violador y no en la ropa de la mujer, la reacción ante el comentario frívolo depende de la pulsión vital de cada quien. Dicho lo cual, mis vestidos están comprados siempre con el sentido de disfrutar cuando me los pongo y cuando me los quitan.
bss

Rebe dijo...

En mi caso lo importante es la mujer que va dentro del vestido.

Malpicán dijo...

Rojillo, non digo eu que estea mal pero prefiro as fotos de mulleres enteiras. Sobre como vistan ou non vistan a min tanto me da coma tanto me ten aínda que recoñezo que as ceñidas animan máis a vista.

Lulú dijo...

Solo fastidiaría que las mujeres no pudiésemos vestir como nos dé la gana prescindiendo de esos energúmenos mínimamente erectos cuyo cerebro reducido nos percibe con muñecas hinchables que nos ponemos trapitos para excitar a unos seres inferiores que andan permanentemente excitados. Yo vestiré como quiera, ellos que se masturben como puedan.

Siro dijo...

El hábito tampoco hace a la monja.

Felipe dijo...

Este no es un comentario machista, es un comentario realista:

La encargada viste como una puta y es una puta, que se viste así para gustarle al putero de mi jefe.

Berta dijo...

Felipe, Primoroso Pincel, las prendas ceñidas te sientan muy bien, marcando los resultados del gimnasio y lo que te castiga tu chico. Nos provocas y estamos a punto de violarte con pasión, pero queremos que sea una violación consentida y consensuada. Anda, provoca y negocia.

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Funcio dijo...

As funcionarias desta Administración agora visten como deben vestir, coa elegancia e recato que demandan os administrados, centradas como están na súa laboura de facer país e non de distraer á xente. Os tempos son chegados...

Nario dijo...

Funcio, dice mi madre que como vas así te tratan.