Fulguraciones fulgurantes

sábado, 11 de junio de 2011

Las fulguraciones son fulgurantes por definición. Las constelaciones están sometidas a cambios. Los partidos también. Los cambios de las constelaciones son cósmicos. Los cambios fulgurantes en los partidos podrían ser cómicos, si no fuera por sus repercusiones. Los cambios fulgurantes pueden provocar impactos negativos irreversibles. Los tiempos son importantes. Los que marcan los tiempos también. Los que piden los cambios también; pero no todos los que demandan cambios tienen la misma legitimidad. Ocupados los mezquinos en sus mezquindades, pidiendo cambios fulgurantes por propio interés, no caen en la cuenta de que cualquier fulguración se los puede llevar por delante. El Sol está explotando seguido. En una de esas explosiones puede liberar diez mil millones de toneladas de materia ardiente, que puede viajar por las constelaciones a gran velocidad, a mil quinientos kilómetros por segundo, e impactar contra la atmósfera terrestre. Sería una fulguración fulgurante, una tormenta solar perfecta. Alguno de esos que se considera a sí mismo el Sol, la fuente de la vida y la ideología, se cree capaz de provocar llamaradas sucesivas. Espera que la Tierra se halle bien alineada para deteriorar su escudo magnético con sus fulguraciones. No le importa que, debido a tales llamaradas, sean irreparables las pérdidas en los satélites expuestos a la radiación, en las redes de comunicaciones o en las redes de tendido eléctrico. Le importa sólo lo suyo; es tan heliocéntrico como egocéntrico. Nada nuevo bajo el Sol, aunque, como decía Sartre, "haría falta un Sol doble para alumbrar el fondo de la estupidez humana".

2 comentarios:

estrella dijo...

Una estrella es una esfera de plasma en equilibrio hidrostático, que genera energía en su interior mediante rearomagnética, neutrinos y viento estelar, según la Wikipedia; así es que tengo que tener mucho cuidado con las fulguraciones fulgurantes, con las mezquindades heliocéntricas y hasta con las radiaciones cómicas, no sean que me quemen las pestañas y en un parpadeo me lien y me crea algo de lo que pregonan, porque, además, si yo ya genero energía propia, para que quiero astros fulgurantes?
bss

Siro dijo...

Cada día sale el sol, aun los días nublados.