Proactivo o reactivo

miércoles, 25 de mayo de 2011

Un partido político debe ser proactivo y no reactivo. Debe jugar a la ofensiva y no a la defensiva. La derecha lo tiene claro: think thank bien financiado para construir estrategias de ataque, apoyo económico a instituciones que defiendan todo un sistema de moral conservadora (colegios, iglesias, fundaciones…), rebaja de impuestos, recortes de las ayudas sociales y control de muchos medios de comunicación. La izquierda, cuando gobierna, no planifica estrategias de ataque al adversario, centra su atención en los más desfavorecidos de la sociedad, quienes, si las cosas vienen mal dadas (crisis general), se olvidan pronto de quien les presta esa atención y no reflexionan sobre la repercusión de que les gobiernen otros, que han conseguido convencerles con un mensaje de falsa austeridad. La derecha se vale de las iniciativas de pendiente resbaladiza. Por ejemplo, hay que convencer a los ciudadanos de que todas las escuelas deben ser evaluadas para que su funcionamiento sea eficaz; hay que recortar las subvenciones a las escuelas malas; hay que aumentar las dotaciones de las escuelas buenas; hay que fomentar las escuelas privadas, que son las mejores; hay que abandonar a su suerte a las escuelas públicas, que son las peores. Lakoff, profesor en Berkeley y asesor de Zapatero en la primera legislatura, es un experto lingüista cognitivo, especializado en el pensamiento metafórico y en los sistemas conceptuales de los individuos en relación a la política, la moral o la causalidad. En su libro No pienses en un elefante, clasifica a los progresistas en seis categorías: progresistas preocupados por los privilegios de clase, progresistas preocupados por las libertades civiles, progresistas preocupados por la identidad y la liberación de grupos oprimidos, progresistas preocupados por la ecología y la sostenibilidad, progresistas preocupados por los valores comunitarios y progresistas preocupados por la expansión del autoritarismo. Estos progresistas se preocupan mucho, pero nunca se preocupan por una estrategia unificada de la izquierda, lo que sí vienen haciendo los conservadores desde hace tiempo. Tras un contundente fracaso electoral, hay que quedarse con algunos de los consejos de Lakoff. Hay que reconocer que es preciso escuchar más a la ciudadanía. Hay que reconocer lo que la derecha ha hecho bien y la izquierda mal, pero no hay que someterse a su estrategia. Hay que reconocer que decir simplemente y solamente la verdad no funciona. Hay que reconocer que las "cuñas" sobre cuestiones polémicas funcionan. Hay que reconocer que falta unión entre los progresistas. Hay que reconocer que la izquierda no debe girar a la derecha buscando indecisos, sino que debe activar a los indecisos más afines.

10 comentarios:

Winston dijo...

You know, rojillo, that the uppercut is a vertical, rising punch thrown with the rear hand. From the guard position, the torso shifts slightly to the right, the rear hand drops below the level of the opponent's chest and the knees are bent slightly. From this position, the rear hand is thrust upwards in a rising arc towards the opponent's chin or torso. At the same time, the knees push upwards quickly and the torso and hips rotate anti-clockwise and the rear heel turns outward, mimicking the body movement of the cross. The strategic utility of the uppercut depends on its ability to lift the opponent's body, setting it off-balance for successive attacks. The right uppercut followed by a left hook is a deadly combination employing the uppercut to lift the opponent's chin into a vulnerable position, then the hook to knock the opponent out. Right uppercut, left uppercut, right uppercut, left uppercut… Life is a continuous uppercut, rojillo.

Rebe dijo...

¡Ufff qué espeso!

Me quedo con los guantes fucsia.

Feli Pegonza dijo...

¡TÍAS ASÍ HUBIERA NECESITADO EL PSOE PARA LAS LISTAS, COÑO!

Alfred dijo...

Although Winston is a boxing expert, he must know that the progressivism is a political attitude favoring or advocating changes or reform through governmental action. Progressivism is often viewed in opposition to conservative or reactionary ideologies. The Progressive Movement began in cities with settlement workers and reformers who were interested in helping those facing harsh conditions at home and at work. The reformers spoke out about the need for laws regulating tenement housing and child labor. They also called for better working conditions for women. Progressivism emerged in reference to a more general response to the vast changes brought by industrialization: an alternative to both the traditional conservative response to social and economic issues and to the various more radical streams of socialism and anarchism which opposed them. Despite being associated with left-wing politics, the term progressive has occasionally been used by groups not particularly left-wing.

estrella dijo...

Yo, a veces soy proactiva, o sea que voy entrando yo, y a veces reactiva, no me doy cuenta, y ya me han liado, eso si, reacciono
rápido y contundentemente.
En cuanto a la derecha, al menos valoran la importancia de la educación, eso si, solo para los suyos, en otros dos años acaban con el sistema educativo público, fijo.
bss

Felipe dijo...

Mi jefe no entiende a Lakoff, él es más bien de Lacón, de Lacón con Grelos.

Belén dijo...

Felipe, Rocky III, si necesitas una sparring de nivel, la Berta tiene un jab de izquierda que remata con un directo de teta que tumba a cualquiera.

Tus tres BB+B
(Bea, Belén + Berta)

Funcio dijo...

Sentíndoo moito, e cumprindo normas dos meus superiores, non poido facer comentarios sobre cuestións violentas.

PAZ E AMOR.

Bó día.

Nario dijo...

Funcio, ¿estás tomando medicación por algo?

Mis experimentos académicos dijo...

La aprobación de la 'ley Sinde' no tiene nada de progresista, más bien todo lo contrario. El PSOE únicamente se diferencia de la derecha en... nada. La política es el ejercicio de la mentira y la persecución del lucro privado para los "vendedores de ilusiones".