¿Nosotros o yo?

martes, 3 de mayo de 2011

¿Nosotros o yo? Si soy yo, es igual que gane la izquierda o la derecha. Si somos nosotros, no es igual que gane la izquierda o la derecha. Nosotros somos los abuelos, los padres, los hijos, los amigos, los compañeros, los vecinos, los trabajadores, los parados, los pobres… Nosotros no somos ellos. Ellos son los que pueden empeorar la situación crítica que han generado y cuya responsabilidad han endilgado a otros. Ellos prefieren el yo al nosotros. El yo se mueve entre el individualismo consumista y la inconsciencia desclasada, pero cuando el yo se ve reflejado en el nosotros "hay un temor a perder el Estado del bienestar y a que lo que venga sea peor", como señala Fermín Bouza, catedrático de Sociología y Opinión Pública de la Universidad Complutense de Madrid. A pesar de esa lógica del comportamiento electoral, las elecciones no debieran ser un campo de temores, sino de esperanzas, pues, como dice Jorge Guillén, "cuando uno pierde la esperanza se vuelve reaccionario".

6 comentarios:

Felipe dijo...

Para mi jefe Nosotros no existimos, somos solo mano de obra barata. La tonta de la encargada se cree que existe para él, pero solo la usa como una muñeca hinchable.

Berta dijo...

Felipe, Segunda del Plural, vosotros no tenéis ni idea de lo que os podríamos enseñar nosotras.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

Eso de que é mellor Nós que Eu será ahí fóra. Na Administración cando alguén me ven falando de Nosoutros eu me acoucho máis no meu recuncho e reforzo o meu terreo cun balado de pedra de grá. Vai ser que son moi galego, moi do país, moi minifundista, moi individualista.

Nario dijo...

Funcio, no sé si no entiendo o no quiero entender.

Rebe dijo...

Uffffff ¡Qué triste!

Galeno dijo...

La chinitis alérgica o fiebre del heno oriental es una reacción de las membranas de la mucosa de la nariz de los españoles después de una exposición a partículas de polvo procedente de productos importados de China o Taiwan, al polvo del ambiente en las cadenas comerciales regentadas por chinos, al polen procedente de las flores que decoran los bazares y restaurantes chinos, al frío de estos locales mal acondicionados y a las sustancias ilegales que utilizan en la composición de muchos cosméticos importados de China en contenedores inmundos. Se ven afectados los ojos y la nariz principalmente de los consumidores nacionales. Aunque los españoles son especialmente propensos a la chinitis alérgica, la chinitis es una enfermedad que afecta a millones de europeos y norteamericanos. La afección puede hacer que se tenga secreción nasal y se sufra de comezón durante todos los meses primaverales o al exponerse a otros factores alérgicos desencadenantes de la afección xenofóbica. Si tiene chinitis alérgica, el alivio puede estar en camino, pues hay muchas formas de tratar este padecimiento, la mayoría inventadas por los propios chinos, lo cual no garantiza que no provoquen otras enfermedades. Los avances médicos de los últimos años han traído fármacos nuevos y mejorados, tanto de venta directa en el mostrador de los bazares como de prescripción facultativa por médicos acupuntores o apicultores. Existe la chinitis eosinófila, neutrófila, hipertrófica, mastocitaria, infecciosa, atrófica-ocena o desayuna. Por otra parte, las chinitis sin inflamación son resultado de alteraciones en los vasos sanguíneos y sólo producen obstrucción nasal, como sucede con las chinitis vasomotora, hormonal, medicamentosa, física y mecánica. La peor es la chinitis medicamentosa, que los chinos han contagiado a los pensionistas españoles acostumbrándolos a consumir en exceso bebidas alcohólicas chinas, antidepresivos del mismo país, rollitos de primavera y sopa de nido de golondrina.