Apóstoles y apestados

domingo, 29 de mayo de 2011

Homilía de domingo postelectoral: de apóstoles y apestados. Los doce apóstoles fueron los escogidos por Jesús como candidatos por el Partido Cristiano en unos comicios donde llevaban las de perder, pues las encuestas hacían favorito al Partido Romano y auguraban un ascenso de otros partidos menores, como el Partido Judío o el Partido Fariseo. La misión de los apóstoles no era otra que la de seguir a Jesús y difundir las ideas del partido. Según los estatutos del mismo (Biblia), para ser apóstol había que reunir cinco condiciones: haber conocido a Jesús, haber sido escogido y dirigido por Jesús, haber sido testigo de la resurrección de Jesús, dar la vida por la doctrina del partido (Evangelio) y obedecer a Jesús. No hay que confundir a los apóstoles con los discípulos o militantes, que eran más o menos medio millar y no tenían tantas obligaciones. En la lista, nada paritaria, había candidatos más famosos, como Santiago el Mayor, Simón Pedro, Juan (hijo de Zebedeo) o Mateo (el recaudador de impuestos). Había también otros menos conocidos, como Judas Tadeo, Andrés, Felipe, Bartolomé, Simón (el Zelote o guerrillero) y Tomás. Hasta había uno procedente de los judíos nacionalistas insurgentes, llamado Judas Iscariote, que fue el primero en traicionar al líder, con el típico beso de quien pretende quedar bien cuando está clavando una puñalada por la espalda. No está claro que se pueda considerar apóstol a Pablo (Saulo de Tarso), quien no reunía las mencionadas características, aunque se atribuía a conveniencia la condición de tal. Los discípulos (militantes) y afines (simpatizantes) se aproximaban a los apóstoles para acercarse así al líder, con objetivos colectivos o personales, con buenas o aviesas intenciones, con altruismo o con oportunismo; no obstante, entre ellos predominaban los que trabajaban por las ideas, no por intereses. En cuanto los resultados fueron negativos, los discípulos pasaron a ser señalados injustamente por los gentiles y los apóstoles pasaron a ser apestados para los discípulos. Conviene recordar que la peste no es provocada por las personas afectadas, sino que es propagada por las pulgas y las ratas. Conviene recordar que la peste negra se llevó por delante a la mitad de la población, a pobres y a ricos. Conviene recordar que las pestes siempre llegan cuando el sistema inmunitario está debilitado. Conviene recordar que la gran peste se cargó el sistema feudal.

7 comentarios:

Winston dijo...

You know, rojillo, that the three Synoptic Gospels record the circumstances in which some of the disciples were recruited, Matthew only describing the recruitment of Simon, Andrew, James, and John. All three Synoptic Gospels state that these four were recruited fairly soon after Jesus returned from being tempted by the devil. Despite Jesus only briefly requesting that they join him, the two are described as immediately consenting, and abandoning their nets to do so. Traditionally the immediacy of their consent was viewed as an example of divine power, although this statement isn't made in the text itself. The alternative and much more ordinary solution is that Jesus was simply friends with the individuals beforehand, as implied by the Gospel of John, which states that Andrew and an unnamed other had been a disciple of John the Baptist, and started following Jesus as soon as Jesus had been baptized. The Bible identifies Jesus as a tekton, a Greek word meaning builder or artisan, traditionally translated as carpenter. Considering this profession, it is plausible that Jesus had been employed to build and repair fishing vessels, thus having many opportunities to interact with and befriend such fishermen. I'm the best fisherman in Galician coast.

estrella dijo...

Entonces las pulgas y las ratas pueden ser apóstoles, discípulos y afines, no?
que, a veces parecen que nos vienen de fuera siempre y eso nos desorienta.
bss

Siro dijo...

El apostolado, a un lado.

Felipe dijo...

Mi jefe le dice a la encargada que él es como Santo Tomás, para creer tiene que meter el dedo en la llaga, o sea en su coño.

Berta dijo...

Felipe, Apóstol del Amor, antes de que el gallo cante negarás tres veces que solo te gustan los pollos y no las gallinas (por no hablar de las pollas, ya que ahí la cosa se complica).

Tus tres BBB
(Bea, Belén & Berta)

Funcio dijo...

Apestados o que se di apestados quedan poucos por eiquí, pero algún apesta a tufiño servil.

Nario dijo...

Funcio, mi madre está empeñada en que me eche colonia Nenuco.