Tiempo de aburrimiento

jueves, 21 de abril de 2011

Semana Santa, España país católico con algunos católicos practicantes y muchos católicos no practicantes, muestra el fervor popular en desproporcionadas y estrafalarias procesiones callejeras, cuando el tiempo no lo impide, pues este año las borrascas están por fastidiar a los creyentes, debido a ese cambio climático provocado por Zapatero. No es cuestión meteorológica. Si hiciese buen tiempo, los católicos españoles poco o nada practicantes se irían a las playas, no a las procesiones. No son sólo los socialistas o los falsos católicos españoles los que prefieren ociar o pecar estos días. La charanga empieza a cansar en todo Occidente. Bien advierte el Papa en la tradicional misa del Crisma que "Occidente, los países centrales del cristianismo, están cansados de su fe y aburridos de su propia historia y cultura". No es cuestión meteorológica, es cuestión de aburrimiento. El Papa no está tranquilo porque, como decía Fadiman, "aburrirse en el momento adecuado es signo de inteligencia".

3 comentarios:

estrella dijo...

Pués yo me aburro un montón ante los alardes de inteligencia de los listos oficiales, pero no sé si eso cuenta, igual no es el momento adecuado.
En cuanto a ociar y pecar, está claro, más tiempo libre, más pecado, aunque también es señal de inteligencia organizarse bien el tiempo y pecar lo que se pueda en jornadas no festivas, no?
bss

Nicolás dijo...

¿Cuánta gente se quedó viendo ayer el Barça-Real Madrid en vez de ir a la procesión del miércoles santo? Pues eso.

Siro dijo...

Más lentos que una procesión de cojos.