Extravagante vagante

sábado, 16 de abril de 2011





Aznar, el ex presidente ultraconservador de España, ha dicho que Gadafi, el dictador ultraconservador de Libia, es extravagante. Es extravagante lo que ha dicho Aznar, porque extravagante es, según la RAE, "lo que se dice fuera de orden o común modo de obrar". Es extravagante Aznar, porque extravagante es "hablar de modo extraño, desacostumbrado o excesivamente peculiar". Concretamente, con su inglés extraño, desacostumbrado y excesivamente peculiar, Aznar ha dicho en la Universidad de Columbia, que "Gadafi es un hombre extraño y extravagante, pero no es estúpido; Gadafi inició una campaña de respeto y apoyo a la lucha de Occidente contra el terrorismo, a la vez que dejó de lado los programas de armas nucleares, biológicas y químicas; Gadafi se convirtió en un amigo extravagante, pero en un amigo, al tomar estas decisiones". Aznar se pregunta por qué los norteamericanos y los europeos "atacan y dejan caer a un amigo". Las lecciones sobre geopolítica de Aznar no merecen apenas comentario. Bocazas es aquel que habla indiscriminadamente. Extravagante es sinónimo de estrafalario o estrambótico. Tiene que ver tanto con el modo de decir como de vestir. Propongo, en el límite de la frivolidad, una votación entre los lectores sobre quién es más extravagante ¿Gadafi o Aznar?

2 comentarios:

Nicolás dijo...

Los amigos de Aznar son siempre los que proporcionan buenas rentabilidades.

Calatrava dijo...

¡ME CAGO EN LAS FAES, SI SON IDÉNTICOS!