Sexo binario

miércoles, 23 de marzo de 2011

El amor ha de ser extraordinario, el sexo ha de ser ordinario. El amor ha de ser extraordinario, es decir, excepcional, excelente, maravilloso, prodigioso, admirable, increíble, soberbio, insólito, inaudito, inusual, estupendo, notable, sobresaliente. El sexo ha de ser ordinario, es decir, regular, frecuente, corriente, rutinario, normal, usual, común, monótono, reiterado, repetido, reincidente, recurrente, redundante. Abundan los que practican sexo extraordinariamente, en cuanto a periodicidad, y ordinariamente, en cuanto a vulgaridad, es decir, sexo esporádico y chabacano. No son observaciones banales, elucubraciones intelectuales o reflexiones autobiográficas. Es la ciencia; en todo caso, el enriquecimiento léxico de las conclusiones científicas. Un equipo de investigadores de la Universidad de Tufts (Massachusetts), dirigidos por la doctora Issa Dahabreh, ha publicado en la revista The Journal of the American Medical Association un estudio en el que demuestra que los que practican sexo extraordinario tienen más posibilidades de sufrir un infarto o fallecer por muerte súbita que los que practican sexo ordinario. Entiéndase bien, los científicos no se refieren a los que se mueren súbitamente mientras están practicando sexo excepcionalmente extraordinario; se refieren a los que practican sexo tan ocasionalmente que, por falta de costumbre, tienen tres veces más posibilidades de palmarla súbitamente que los que practican sexo con asiduidad. No obstante, conviene completar la versión anglosajona de la doctora Dahabreh con la versión hispana del doctor Maroto, coordinador de la Unidad de Rehabilitación Cardíaca del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, quien precisa que "un 90% de las muertes súbitas durante el acto sexual se da en varones que no estaban con su pareja, pues el estrés de la situación o el no querer quedar mal pueden estar detrás de ese sobreesfuerzo". Estos científicos no han contemplado la hipótesis de que quizás el problema no esté en el sexo extraordinario u ordinario, sino en el sexo binario, es decir, el practicado entre dos elementos o individuos que siguen aburridas reglas matemáticas.

12 comentarios:

estrella dijo...

A los estudios y sus conclusiones nada que objetar, supongo, pero que tiene que ver el amor en todo esto?

Siro dijo...

El sexo es el único misterio que nos queda.

Felipe dijo...

Mi jefe follándose a la encargada en el despacho es bastante más ordinario que Torrente (para que se hagan una idea).

Berta dijo...

Felipe, Esclavo del Sexo Binario, no sabes que alegría y que salud cardíaca te podrían proporcionar dos extraordinarias y una ordinaria cada día varias veces.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

¿Sexo binario? ¿¿¿¿¿¿¿¿¿...????????? ¿Qué significa sexo?

Nario dijo...

Funcio, pareces de Ciencias o qué.

Rebe dijo...

Rojillo, ¿en esas universidades donde se investiga tanto sobre sexo hay clases prácticas?

Felipe dijo...

No todo es sexo, la encargada ama a mi jefe, perdón, mama a mi jefe.

Belén dijo...

Felipe, Einstein de la Relatividad, dice la Berta que en vez del sistema binario prefiere multiplicar números primos.

Tus tres BB+B

Funcio dijo...

Por eiquí o sexo binario non se coñece moito pero o sexo de seminario resulta tradicional pero hoxe non vou dar máis detalles porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque,
porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque, porque... porque non convén.

Nario dijo...

Funcio, lo del sexo siempre te pone nervioso.

Calatrava dijo...

La de la foto ¿por qué abre la boca así?