Rubíes o diamantes

viernes, 25 de marzo de 2011

Berlusconi no pagó a Ruby con rubíes, sino con diamantes. La primera noche que Ruby, menor de edad, pasó en el bunga bunga gubernamental, junto a tres decenas de chicas más, recibió un sobre con casi 50.000 euros y un collar de oro con diamantes de Damiani. No hay que confundirlos. Ambos son gemas preciosas, como Ruby, como los zafiros o las esmeraldas; de hecho, los rubíes son como los zafiros, pero rojos. Los diamantes son más valiosos que los rubíes, aunque hay rubíes orientales de valor similar al de diamantes de igual tamaño. La Reina Isabel posee algunos de los mejores rubíes del mundo; Berlusconi acabará odiando los rubíes, si prospera la acusación de abuso de poder y prostitución de menores. Hay rubíes sintéticos; Ruby no es sintética. Los rubíes son duros y resistentes a la corrosión; Ruby también. En las fiestas orgiásticas de Berlusconi no hay glamour, hay hardcore (mujeres disfrazadas de policías, mujeres esposadas…). En los bunga bunga no hay rubíes, ni desayuno con diamantes. Nada que ver con Breakfast at Tiffany's, ni con la elegante Audrey Hepburn. En las fiestas de Il Cavaliere no suena Moon River de Henry Mancini.

2 comentarios:

estrella dijo...

Me quedo con los Georges Peppards de este mundo que entran en Tiffany´s para comprar un alfiler, se ve que la primavera me está poniendo tontita. bss
P.D. el culo, precioso.

Susana dijo...

Tiene razón Estrella, ese culo es tan bonito que ni nos fijamos en los diamantes que lleva encima.

No estaría mal poner el culo gordo de Berlusconi con unos rubíes rojos para ver el contraste.