Margaritas a los cerdos

domingo, 20 de marzo de 2011

Día de contrastes, en el cine Torrente, en la prensa Sampedro. Torrente, bazofia visual sin ingenio, nada aprovechable. Sampedro, rigor intelectual con compromiso, nada desaprovechable. A muchos se les llena la boca con la palabra libertad. Según Sampedro, "siempre que se use la palabra libertad hay que pensar para quién; la libertad para el pobre quiere decir que no me opriman, pero la libertad para el rico es que me dejen las manos libres, que yo haré lo que me dé la gana y entonces explotaré a quien haga falta. Cuando me hablan de libertad recuerdo siempre el lema de la revolución francesa… La libertad vuela como las cometas; vuela porque está atada; usted coja una cometa y láncela, no vuela; pero átela a una cuerda y entonces resistirá al viento y subirá ¿Cuál es la cuerda de la cometa de la libertad? La igualdad y la fraternidad, es decir, la libertad responsable frente a los demás". Para Sampedro no interesan las injusticias "porque se han degradado los valores; al declarar que todo es mercancía, que todo es dinero, que el PIB y la cultura son dinero, ¿qué es la corrupción generalizada? Simplemente que hay hombres en venta y otros dispuestos a comprarlos ¿Hay mayor degradación que esto?". Sampedro nos hace reflexionar. Torrente también. Abundan los cerdos, pero no hay porque echarles margaritas.

6 comentarios:

Siro dijo...

No viene del mono, viene del cerdo.

Felipe dijo...

Esa es una foto de mi jefe y la encargada en un fotomatón.

Belén dijo...

Felipe, Marqués de Guijuelo, la Berta está Jamón, jamón, más salida que Penélope. La película era mala pero ellos se lo pasaban de película.

De las de Torrente la única frase con contenido es: ¿por qué no nos hacemos unas pajillas? Suponemos que no usarás ese tipo de frases con tu chico sensible.

¿Por qué no te vienes un día con las tres a la última fila de una sala donde pongan una romántica?

Tus tres BB+B

Funcio dijo...

Estamos rodeados de porcos e porcalláns. O porco é un mamífero tipicamente doméstico, ao que lle encanta enfuciñarse na merda, comer, comer e comer. Ben diferente é porco bravo ou xabarín. O porco domesticouse hai milleiros de anos e non, como pensan algúns malpeansados, na etapa do cuíñismo. Paradoxalmente, o porco chegou a Galicia dende Turquía, lugar onde este animal non aparece na gastronomía tradicional por se tratar dun país islámico e esa relixión prohibe o consumo de porco e sen embargo permite que lle tapen as cabezas as mulleres. Aínda que o porco é doméstico e non existe salvaxe na natureza, hai porcos asilvestrados, que adoitan causar estragos nos ecosistemas, nas colleitas e na convivencia en xeral. O porco críase pola súa carne, directamente ou transformada en embutidos ou outros produtos cárnicos. Do porco saen o lacón, o xamón, o touciño ou o chourizo. Realmente non saen, sacámosllos nós. Porcos e chourizos son os símbolos das xentes do país. Tamén se cría para obter un coiro suave e para facer as cerdas dos cepillos. En Galicia, a crianza do porco goza de grande tradición. Isto demóstrase na popular matanza do porco polo San Martiño, de ahí lle ven o refrán "a cada porco lle chega o seu San Martiño", que non se cumpre en ámbetos como o da política. Entre outros nomes, os galegos chamámoslle ao porco cocho ou marrán, aínda que, cando o porco é máis novo, chamámoslle porquiño, bacoriño, leitonciño, ranchiño ou marrote. No caso dos peixes andamos con aquelo de "pezqueñines, no gracias", pero no caso do porco metémoslle o dente aos leitóns e dicimos aquelo de "mantequilla, oies".

Nario dijo...

Funcio, tengo todas las de Torrente en DVD, ¿te las paso?

Jesús Herrera Peña dijo...

Joder Pedro, me has defraudado; esta vez en vez de poner mujeres de buen ver me ha puesto una foto que queda muy por bajo de lo que nos tienes acostumbrados.

No decaigas y aupa