Mapa de tetas

miércoles, 30 de marzo de 2011

Un mapa mundial interactivo sobre el tamaño de las tetas de las mujeres parece machista. Si lo publica la web especializada Targetmaps y lo titula Average Breast Size Cup in the World, parece científico. Si lo publica como contraposición a otro mapa sobre el tamaño de los penes, parece feminista. Los machos humanos sienten fascinación por las tetas voluptuosas de las hembras humanas. Los científicos lo justifican con argumentos sobre la medición primitiva de la feminidad, la nostalgia del seno materno o la fertilidad de la Madre Tierra. Las feministas lo denominan fijación en vez de fascinación. Los fascinados no lo justifican. Mediante el método científico-comercial de medir la copa del sostén, se establecen cinco categorías de tamaños de tetas. Los resultados se cartografían por países. Las de primera categoría: noruegas, suecas, finlandesas o rusas. Las de segunda categoría: islandesas, danesas, alemanas, austriacas, suizas, checas, húngaras, búlgaras, bosnias, croatas, holandesas, luxemburguesas, estadounidenses, venezolanas o colombianas. Las de tercera categoría: belgas, francesas, andorranas, italianas, griegas, albanas, serbias, montenegrinas, eslovenas, eslovacas, rumanas, polacas, ucranianas, georgianas, armenias, estonias, canadienses, costarricenses, brasileñas, argentinas, uruguayas, chilenas o australianas. Las de cuarta categoría: españolas, portuguesas, macedonias, marroquíes, libias, egipcias, saudíes, etíopes, sudafricanas, gabonesas, camerunesas, angoleñas, mozambiqueñas, sirias, turcas, afganas, iraníes, pakistaníes, hindúes, neozelandesas, paraguayas, ecuatorianas, panameñas, mejicanas, guadalupeñas, granadinas, jamaicanas, dominicanas o cubanas. Las de quinta categoría: muchas de las restantes africanas (sudanesas, senegalesas, ruandesas…) y asiáticas orientales (japonesas, coreanas, chinas, filipinas, tailandesas…). Algunas conclusiones objetivas: las vikingas tienen las tetas más grandes del mundo; les siguen en el ranking las eslavas y teutónicas; las europeas caucásico-comunitarias tienen unas tetas medianas; las peninsulares ibéricas tienen tetas medio-pequeñas; las tropicales tienen tetas medianas, medio-pequeñas o pequeñas, con excepción de las venezolanas y colombianas, que las tienen medio-grandes; las norteamericanas tienen tetas medio-grandes; las africanas subsaharianas y las asiáticas monzónicas tienen las tetas más pequeñas del mundo. Algunas conclusiones subjetivas: todas coinciden más o menos en la cantidad de tetas per cápita; los datos bajos de las caribeñas son sorprendentes; los datos bajos de las españolas son indignantes; los tamaños no están correlacionados con la belleza de las tetas; los tamaños pueden estar correlacionados con los niveles de desarrollo; los tamaños pueden estar correlacionados con las operaciones estéticas; el dominio de las escandinavas, rusas, norteamericanas, venezolanas o colombianas puede tener que ver con el quirófano, no con la raza. Este último argumento puede ser de utilidad a todas las que tengan que justificar un puesto bajo en el ranking.

6 comentarios:

Siro dijo...

Obsesión por las grandes tetas nórdicas: vuelve el landismo.

estrella dijo...

Perdone usted, pero yo no voy a justificar ningún puesto en ningún ranking, mis tetas son las mias y estas son mis tatas, lo asumo como mi carta de presentación, pero nadie y menos un hombre me va a venir a clasificarlas, hasta ahí podiamos llegar!

Felipe dijo...

Mi jefe llama a la encargada vaca suiza, pero en sentido cariñoso dice el hipopótamo africano.

Berta dijo...

Felipe, Indiana Jones, a ti te interesan más las exploraciones por las montañas traseras que por las delanteras pero debes saber que hay piñas por organizar campamentos base y por escalar nuestras cordilleras.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

Na Administración tamén hai unha clasificación. As de primeira téñennas moi grandes e visibeis. As de segunda bastante grandes e tapadas. As de terceira medianas e parcialmente visibeis. As de cuarta entre medianas e pequenas e tapadas. As de quinta pequenas e vergoñentas. Nos concursos de méritos oficialmente estas categorías non contan pero na práctica teñen o seu peso sobre todo nas libres designacións.

Nario dijo...

Funcio, sé de una que pidió la baja un montón de tiempo para operarse de una y luego pidió otro tanto para operarse de la otra.