Clases sexualmente activas

viernes, 4 de marzo de 2011

En las universidades europeas descubrimos el plan, el Plan Bolonia, para modernizar la enseñanza superior. Nos hicimos técnicos hábiles en el manejo de ECTS (European Credit Transfer and Accumulation System), en el marco del EEES (Espacio Europeo de Educación Superior). A partir de criterios constructivistas, convertimos al alumno en el eje del proceso de aprendizaje. Mediante las denominadas clases interactivas, convertimos al alumno en protagonista activo, sujeto, objeto y objetivo, del plan. Pero falló la motivación y falló el plan. Cuando no hay motivación, y sobre todo cuando la materia no es obligatoria, no hay alumnos con ganas de ser protagonistas del proceso de aprendizaje. Falla el plan, falla el modelo. Quizás haya que buscar otro modelo en la Escuela de Chicago, como siempre. En la Northwestern University de Chicago, el profesor Michael Bailey dio con un método de motivación y consiguió un centenar de alumnos para su materia optativa. Después de una lectura, colectiva e interactiva, sobre excitación sexual, el profesor Bailey invitó a entrar en el aula a Faith Kroll, exhibicionista de 25 años, quien realizó una clase práctico-experimental con juguetes eróticos, como una sierra eléctrico-fálica que la llevó al orgasmo ante los cien alumnos por entonces ya hiperactivos. De lo que se estudia, se retiene una parte; de lo que se experimenta, se retiene todo; pero tal vez la vieja Europa no esté preparada para la importación de cualquier método didáctico.

4 comentarios:

Rebe dijo...

Ya no es el primero que me saco de ahí.

yo no soy esa...... dijo...

Pero la verdadera implicación como docente del profesor Bailey habría supuesto que él mismo realizara la exposición práctica delante de sus alumnos, llamar a otro.....creo que los profesores deberian, deberiais, deberiamos probar todo antes de levarlo al aula, por coherencia.

Wilfredo dijo...

Al profesor Bailey le habrían echado de cualquier universidad española, pero sus alumnos nunca habrían olvidado aquella clase práctica y Faith acabaría contando su experiencia en Telecinco o Antena 3 a cambio de una pasta gansa. En España preocupa la buena educación.

Felipe dijo...

Pensábamos que mi jefe hoy venía disfrazado de hipopótamo pero era su propia piel.

El hijoputa no quiso darme el día para irme a los carnavales.