Camello ejemplar

lunes, 7 de marzo de 2011

El Tribunal Supremo absuelve a un camello por traficar con cocaína tan adulterada y de tan baja calidad que no resulta peligrosa para la salud de los consumidores. No es un delito contra la salud pública. No es un delito. Unos clientes habrán alucinado (por algo es un alucinógeno), otros se habrán quedado estupefactos (por algo es un estupefaciente) y algunos habrán considerado que el producto es hasta bueno para su salud (por algo se empieza). La actividad genera varios puestos de trabajo, por lo que habría que regularizar la actividad laboral de este camello ejemplar. No se entiende que los policías detuviesen a este trabajador en el momento en que vendía una papelina, si la papelina contenía sólo 387 miligramos de una cocaína con menos del 12% de pureza, es decir, se trataba de un producto inocuo, que nunca habría provocado efectos psicoactivos en los consumidores. No se entiende que los policías no hubiesen pesado la cantidad de sustancia pura que llevaba la papelina, con lo que habrían comprobado que eran sólo 0.045 gramos, por debajo de los 0.050 gramos que resultan tóxicos y delictivos. Menos mal que el Tribunal Supremo, máximo órgano legislativo, pero con corazoncito social, se ha percatado de que pasamos por una época de crisis, con muchos consumidores atravesando situaciones personales difíciles, necesitados no tanto de drogas como de sustancias adictivas suaves que les produzcan breves lapsos con emociones gratificantes. El Estado del bienestar precisa de sensaciones de bienestar, aunque sea a costa de los neurotransmisores cerebrales. La tolerancia no es sólo el talante, es la sustitución progresiva de la capacidad de las neuronas para generar placer o serenidad por la capacidad de dichas sustancias adictivas para controlar dichas sensaciones. El mercado de consumo lleva al consumo compulsivo. La ansiedad consumista lleva al síndrome de abstinencia. El síndrome de abstinencia lleva a más consumo compulsivo. La ansiedad por evitar el malestar lleva al consumo de sustancias que generen bienestar. En un Estado del bienestar en crisis, ese camello es un ciudadano ejemplar. Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un jurista entre en el reino de los cielos.

5 comentarios:

Canuto dijo...

Al tronco ese había que darle la medalla del trabajo porque se lo curra jugándosela.

Rebe dijo...

Siempre me costó meter el hilo por el ojo de la aguja, sin embargo tengo un ojo para detectar camellos y dromedarios como pocas.

Chunguito Brother dijo...

Los de La Cabra Mecánica cantan una muy buena titulada Camellos de derechas (cuando me suenan las tripas), ahí va:


Sexo, agresión
de látex desafinado,
los gatos acuden cuando
se pudre el pescado,
el profeta fumado
azota fariseos
en la puerta del mercado,
infectada por la peste
de mártires yanquis suicidas
con camisas a cuadros,
también sus pies de barro
se los comen los gusanos
en sus tumbas psicodélicas
su cielo regalado
por la MTV.
Sueños, camellos de derechas,
muñequitas lesbianas,
saben que no sale el sol
los fines de semana,
jardinero tú que entraste
en el jardín del amor
de las flores que probaste
¿cuál te dio el subidón?

Tengo dentro el mismo infierno
de calderas a fuego lento
donde listo cuece el bakalao
que el cordero toma sintetizao
tabique nasal, lavabo, vale...
Si la química no cura
el mal de amores,
canta y no llores
o que la lluvia de tus ojos
moje todos los rincones.
Que no, que no, que no,
que tururururú,
que yo a ti no te quiero
como a mí me quieres tú.

Winston dijo...

You know, rojillo, that camels do not store water in their humps as is commonly believed. The humps are actually a reservoir of fatty tissue. Concentrating body fat in their humps minimizes heat-trapping insulation throughout the rest of their body, which may be an adaptation to living in hot climates. When this tissue is metabolized, it acts as a source of energy, and yields more than one gramme of water for each one gramme of fat converted through reaction with oxygen from air. This process of fat metabolization generates a net loss of water through respiration for the oxygen required to convert the fat. Their ability to withstand long periods without water is due to a series of physiological adaptations. Their red blood cells have an oval shape, unlike those of other mammals, which are circular. This facilitates their flow in a dehydrated state. These cells are also more stable in order to withstand high osmotic variation without rupturing when drinking large amounts of water. Camels are able to withstand changes in body temperature and water content that would kill most other animals. Their upper body temperature range is often not reached during the day in milder climatic conditions, and therefore, the camel may not sweat at all during the day. Evaporation of their sweat takes place at the skin level, not at the surface of their coat, thereby being very efficient at cooling the body compared to the amount of water lost through perspiration. Camel is the only animal to have replaced the wheel where the wheel had already been established. I smoke Camel cigarettes.

estrella dijo...

Yo es que hace tiempo que decidí que el reino ese me lo iba a buscar yo en esta tierra, y hago todo lo posible por instaurarlo, claro que es bastante diferente de ese de los cielos, así me evito tener que meter el camello en el ojo de la aguja. bss a tod@s.