Brasier push-up

sábado, 19 de febrero de 2011





¿Es correcto comparar la belleza? ¿Es machista comparar la belleza femenina? ¿Es feminista comparar la belleza masculina? ¿Es sexista utilizar cuerpos bellos para fines publicitarios? ¿Es capitalista utilizar cuerpos bellos femeninos para fines mercantilistas? Las imágenes que acompañan estas líneas podrían llevar a comparaciones entre la belleza rubia y la belleza morena, entre la belleza vestida y la belleza desnuda, entre la belleza evidente y la belleza imaginable, entre la belleza provocadora y la belleza seductora, entre la belleza artificial y la belleza natural… Si las comparaciones las hiciesen mujeres, serían políticamente correctas. Si las hiciesen hombres, serían políticamente incorrectas. ¿La mujer como canon de belleza o como producto de consumo? Pocos caerían en la importancia de que una pieza se resuelva sin costuras, para brindarle un ajuste y una textura más suaves, como corresponde a un área de contacto entre superficies delicadas y curvilíneas; en la importancia de que las varillas ocultas envuelvan las redondeces con la mayor comodidad; en la importancia de las copas con varilla, que hacen al partenaire olvidar la Copa de Europa; en la importancia de que el discreto relleno realce dramáticamente el volumen de lo que se desea realzar para que sea un objeto de deseo; en la importancia de que, gracias a ese relleno, se ganen un par de tallas, que canalizan el canal cual Canal de La Mancha; en la importancia de que unos tirantes ajustables dobles se conviertan en una espalda cruzada o halter; en la importancia de unos tirantes transparentes y por ello sorprendentes; en la importancia de la tecnología Infinity Edge, que hace invisible las líneas del brasier debajo de la ropa; en la importancia de que el cierre sea un cierre trasero y oculto, por descubrir en momentos de máxima tensión, pero práctico para que nadie se sienta frustrado por falta de destreza al liberarlo; en la importancia de que el nylon y el spandex sean importados; en la importancia de diferenciar un encaje francés de un encaje de Camariñas; en la importancia de identificar elementos de Swarovski en una pieza de lencería, demostrando pertenencia a una clase social acostumbrada a ver elementos Swarovski; en la importancia de mencionar de vez en cuando la palabra busto en vez de teta, demostrando un mínimo nivel intelectual; en la importancia, en definitiva, de salir de la ignorancia profunda, sabiendo qué es un brasier push-up.

11 comentarios:

Canuto dijo...

Si empezamos a multiplicar las fotos de tías buenas en cada post, este blog va a ser un escándalo y puede ser que la ministra Sinde decida cerrarlo.

Chunguito Brother dijo...

Tiene razón Canuto, este blog es un ¡ESCÁNDALO, ES UN ESCÁNDALO!, no me extraña que una señora como Venenito ya no entre, porque ES UN ESCÁNDALO:

Siempre la misma rutina,
nos vemos por las esquinas,
evitando el que dirán.
Mi cuerpo no se acostumbra
a este amor entre penumbras,
que es más fuerte que un volcán.
Escondidos de la luna,
no se puede continuar,
por desgracia o por fortuna
no te dejaré de amar.

Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.

No me importa que murmuren
y que mi nombre censuren
por todita la ciudad.
Ahora no hay quien me detenga,
aunque no pare la lengua
de la alta sociedad.
Este río desbordado
no se puede controlar,
si lo nuestro es un pecado,
no dejaré de pecar.

Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.

Vivo mi vida, soy como soy,
No me interesa
que te tome por sorpresa.
Un alma libre siempre he sido yo,
si tengo ganas,
hago lo que me da la gana,
yo soy el que decide sí o no.
Si piensan mal,
no me tiene preocupado,
de tu lado no me voy a separar.
Pienso diferente,
no vivo con la gente
y mi manera
no la voy a cambiar

Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.

Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.
Escándalo, es un escándalo.

Rebe dijo...

Me iba a vestir para salir esta noche, leí este post, me voy sin sujetador.

estrella dijo...

Fíjate que yo tampoco tengo muy claro que es un brasier push-up, ni para que sirve, los de las fotos no me gustan todos, de Swarovski tengo anillos y de Camariñas unas bolsitas para hierbas de olor. Será que me hace falta lanzarme a esa lenceria?
Me haré alguna foto como estas con mis sujetadores, a ver que resultado dan.
bss

Winston dijo...

You know, rojillo, that women wear bras for a variety of purposes, to improve the perceived shape of breasts, to reduce or to enlarge the perceived breast size, to restrain breast movement during an activity such as exercise, to enhance their cleavage, to overcome sagging, for prosthetic purposes or to facilitate nursing. Most bras are designed to be form-fitting and to lift the breasts off the chest wall if they sag and to restrain their movement. For some people, the bra has become a garment with erotic significance and a feminine icon or symbol with political and cultural significance beyond its primary function. Some feminists consider the brassiere a symbol of the repression of women's bodies. Culturally, when a young girl gets her first bra, it may be seen as a rite of passage and symbolic of her coming of age. I love women with or without bras.

Malpicán dijo...

Rojillo, eu nunca me levei ben cós corchetes, de feito a Miña Santa sempre chegado o momento sacaba ela o sostén. Ben é certo que nunca levou sosténs tan complicados como estes dos que fala vostede. Os da Miña Santa son os clásicos blancos de Bélcor ou os de color carne que compra no merdadillo dos xitanos de Carballo. Non lle levantan moito o asunto pero é que habería moito que levantar e a forza da gravedade tira cada vez máis para abaixo. Estes sosténs de fantasía véxoos eu no puticlub da gasolinera, aínda que non levo moito tempo para fixarme no que levan posto as sudamericanas.

Siro dijo...

Triste que las mujeres sin tetas sean solo son amigas.

Felipe dijo...

Mi jefe le ha regalado a la encargada algún sujetador francés que le ha costado más que mi paga extra, pero se lo ha regalado para que le siga haciendo el francés.

Berta dijo...

Felipe, Figurita de Cristal de Swarovski, eres tan frágil y tan de mirar y no tocar que pareces una pieza de museo.

Si te enseñáramos nuestras tetas empitonadas, ya verías como te ponías push up.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

Entre as funcionarias da eficacia é moda o corsé, prenda interior para estilizar os seus corpos algo desbordados nestas datas por mor das laconadas e cocidos de empresa. Algunha máis atrevida, para chamar a atención dalgún alto cargo, usa corsé de encaixe francés, aínda que neste caso é maís ben un top que un corsé feito á medida. O caso é marcar curvas de cadeira e curvas peitorais sabendo das aficións fetichistas de certos xefes. Hainas que van tan apretadas que hinchan, mudan de cor e dan sensación de que van estalar en calquera momento.

Nario dijo...

Funcio, ¿sobre slips no hay normativa, verdad?