Mi mamá me mima

viernes, 28 de enero de 2011

Aunque mi mamá me mima, y madre no hay más que una, las madres son cada vez más retrasadas. Nada que ver con que cada vez las madres comprendan menos a sus modernos hijos, hijos cada vez más distanciados culturalmente de sus madres, sino con que cada vez las madres tienen a sus hijos más tarde. Las madres, egoístas ellas, retrasan el nacimiento de sus hijos. Los hijos, egoístas ellos, retrasan la salida de la casa de sus madres. Las madres españolas tienen su primer hijo a los 31 años. Los hijos españoles no se van de la casa materna hasta los 31 años. Con este retraso la madre es comprensiva: "el niño salió decidido, tiene solo 31 años y ya sabe que tipo de piso quiere que le ponga". Las causas son económicas: el "niño" no tiene fácil acceso al mercado de trabajo, a pesar de su formación, y esta crisis de derechas no abre puertas a los hijos de la clase trabajadora. Las causas son sociológicas: el acceso de la mujer al mercado laboral en épocas mejores no le dejaba tiempo para la maternidad y la mujer inmigrante, que antes tenía varios hijos, se ha ido adaptando a las pautas de fecundidad de la mujer nacional. Las causas son culturales: la mayoría de los hijos los tienen madres casadas en el seno del matrimonio y la doctrina procreadora de la jerarquía eclesiástica no cala en una mayoría de madres católicas pero poco o nada practicantes. Las explicaciones oficiales son más técnicas. Según la Estadística de Movimiento de Población del INE, el descenso de la natalidad tiene que ver con "el efecto combinado de una menor fecundidad y de una reducción progresiva del número de mujeres en edad fértil". El caso es que las españolas tienen pocos hijos y tarde, concretamente 1,38 hijos por mujer en edad de procrear. Aunque mi mamá me mima, siento curiosidad por saber qué hacen con los niños partidos.

5 comentarios:

estrella dijo...

Pasada la experiencia absolutamente inigualable de la maternidad, a la mujer le queda la libertad más absoluta, para, una vez ensayada la máxima expresión de generosidad, piensa en ella , en sus satisfacciones, en sus deseos y en sus fantasias. Pasamos de "mi mamá me mima" a "me mimo sola, te apuntas?" (los hombres pueden decir esto?)besos Lulú y bss.

Anoni Mato dijo...

Las mujeres no tienen hijos porque no saben hacerlos.

Anónimo dijo...

Afganistán, África...Nunha clase de lingua poderían ter en común a sua primeira letra; en demografía poderían ter en común a súa esperanza de vida en torno a 40 anos, e cunha media de 5,31 ou 6,64fillos por muller...sempre "nenos partidos"...Máis que curiosidade é preocupación...non tanto por non "saber facer fillos"...Se utilizásemolo seso tanto coma o sexo, decataríamonos de que Afganistán non está localizado no continente africano, entre outros "descubrimentos" que non estaría de máis telos en conta a hora de falar de crise, de relacións sociais, de amueblala testa...
Pedro, sabes millor ca min de estatísticas, entre outras cousas...Sorte nas municipais

Paritario dijo...

Pues si querida Estrella,los hombres podemos (algunos) decir lo mismo,y añadiría lo de "más vale solo que mal acompañado".Superada vuestra maternidad al fin podemos respirar,y,mientra vosotras os "realizáis" dedicándoos a vosotras mismas nosotros hacemos lo mismo.Somos,hombres y mujeres,muy parecidos,todos necesitamos nuestro espacio y nuestro respeto.


Besos,Paritario

Anónimo dijo...

Criar y educar ahora un hijo es hacerlo con un potelcial inmigrante. Le inculcaré que hay que aprender alemán, que es de lo poco que es luminosamente futurible.