Melilla sí, Cuba no

martes, 31 de agosto de 2010



Los populares pueden visitar Melilla para avivar conflictos. Los socialistas no pueden visitar Cuba para avivar reformas. Los socialistas visitan Cuba para acelerar el proceso de liberación de presos políticos. Los populares critican que se dé oxígeno al régimen castrista. Los populares echan gasolina al fuego marroquí. Aznar no visitó Cuba para avanzar en las relaciones hispano-cubanas. Aznar visitó Melilla para entorpecer las relaciones hispano-marroquíes. Los populares critican que los socialistas no se reúnan con la disidencia cubana. Los socialistas se reúnen con comunistas y curas. La jerarquía eclesiástica cubana, que juega un papel clave en las excarcelaciones, se reúne con los socialistas. Los populares deberían rezar más y no enredar con la política exterior de su Gobierno.

Disco de Silvio

domingo, 29 de agosto de 2010

Silvio Berlusconi ha escrito ya trece nuevos temas para su cuarto disco, en el cual "el amor será el hilo conductor." Cuando salga, comprad el disco de Silvio, de Silvio Rodríguez, "Érase que se era", un álbum lleno de poesía y compromiso, con canciones de sus comienzos. En el disco el amor también es el hilo conductor, pero entretejido con la amargura y la rebeldía. Silvio debería también comprar el disco de Silvio, prepararse un mojito con buen ron cubano, jarabe de azúcar, lima y hierba buena, y escuchar detenidamente "Epistolario del subdesarrollo", "Oda a mi generación", "Fusil contra fusil", "No aparezcas más sin avisar", "Nunca he creído que alguien me odia", "El seguidor del arcoiris", "Hoy es víspera de siempre"… Para escuchar el de Silvio Berlusconi harán falta muchos mojitos.

Red Beach

sábado, 28 de agosto de 2010

Vestidos por decreto, desnudos por derecho. Vestidos por la derecha, desnudos por la izquierda. No hay playas nudistas, hay playas. No hay delito, hay legalidad. Cualquiera puede ir desnudo por cualquier playa española. Los nudistas no desean provocar, pero se ven obligados a informar a los políticos, policías y bañistas "textiles" sobre la no prohibición del nudismo en el ordenamiento jurídico español. Los hippies del 68 peregrinaban a Red Beach, se desnudaban en esa playa con aguas azul cobalto, rodeada de ruinas y acantilados rojos, en la histórica isla de Creta. España vivía aislada. La mentalidad de la España oficial continuaba en la etapa minoica. Han pasado más de cuatro décadas, pero para la evolución de los traumas de autoimagen corporal, autoestima y moral apolillada es poco tiempo.

El Obispo de Sigüenza

miércoles, 25 de agosto de 2010

Por una vez, y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con el obispo de Sigüenza, en casi todas sus afirmaciones sobre los motivos por los que sólo tres de cada diez alumnos españoles de Enseñanza Secundaria eligen la asignatura de Religión en los centros públicos y, además, la tendencia es descendente, lo que, según el obispo, hará que "desaparezca la asignatura de Religión." Tiene razón, y no fe, el obispo de Sigüenza al aseverar que "la causa primera y principal no es precisamente la actual legislación, sino la falta de interés, la comodidad, la adaptación al ambiente, cuando no la irresponsabilidad de muchos padres y alumnos, que anteponen otros intereses, cuando no la comodidad, a una buena formación cristiana." La segunda causa, según el obispo de Sigüenza, es que las leyes civiles "favorecen la obligatoriedad de la asignatura de Educación para la Ciudadanía frente a la de Religión." El obispo de Sigüenza no se engaña, pues reconoce que "hoy ya sabemos lo que podemos esperar del Estado y en concreto del actual Gobierno." Pero el obispo de Sigüenza engaña, cuando admite que la Administración Educativa, en un Estado aconfesional, pague los sueldos de los profesores de Religión, seleccionados por los obispos.

Homeschooling

lunes, 23 de agosto de 2010

Frase hecha: los padres son quienes deben educar a sus hijos. En España es ilegal, si lo hacen ellos solos. El homeschooling (educar en casa) es anglosajón. Pero ya hay 1.500 familias españolas que optan por este modelo y demandan que se regularice su opción. De vez en cuando algunos son denunciados por no escolarizar a sus hijos. Los anglosajones que no mandan a sus hijos a la escuela son mayoritariamente conservadores; los españoles mayoritariamente progresistas. En USA la religión (católica, protestante o musulmana) es el factor determinante de tal exclusión-reclusión. En España 8 de cada 10 padres no son creyentes. La mayoría optan por el homeschooling por razones pedagógicas o afectivas y, particularmente, porque la Administración no les ha dado soluciones específicas a problemas educativos de sus hijos (fracaso escolar, acoso escolar…). Con la legislación española vigente, esos padres son objetores educativos. En España la escolarización cada vez más temprana y la obligatoriedad cada vez más tardía (considerando educativa la etapa 0-3 años y obligatoria la educación hasta los 16 años) son considerados logros sociales importantes. Para los padres homeschoolers la sociedad intenta separarles de sus hijos todos los días hasta las 18 horas y todos los años hasta los 18 años, justo antes de que ya quieran ellos separarse por su cuenta. Para Ray y Dorothy Moore, investigadores sobre la optimización educativa y propulsores del homeschooling en los años setenta, los niños no deberían entrar en el sistema educativo reglado hasta cumplir por lo menos 10 años. Demasiado libertario el homeschooling, demasiado demagógico el recurrente argumento conservador de que hay que reforzar la autoridad del maestro. Decía Chesterton que "todos los educadores son absolutamente dogmáticos y autoritarios, pues no puede existir la educación libre, porque si dejáis a un niño libre no le educaréis." También decía Goethe que "podrían engendrarse hijos educados, si lo estuvieran los padres."

Rubias tontas

viernes, 20 de agosto de 2010

Rubias, atractivas, explosivas, superficiales, materialistas, por tanto, rubias tontas. Los caballeros las prefieren rubias, las prefieren rubias tontas, sobre todo los caballeros tontos. En la época clásica las bárbaras del norte con falta de melanina eran despreciadas. En la época cinéfila las rubias tontas del norte eran anheladas. Marilyn Monroe, Jayne Mansfield, Brigitte Bardot, Jean Harlow, Marie Wilson, Judy Holliday, Suzanne Somers, Goldie Hawn, Reese Witherspoon, Dolly Parton, Paris Hilton, Scarlett Johansson… popularizaron las rubias tontas, rubias de bote, tontas del bote. Por el contrario, el alto coeficiente de inteligencia y las piernas cruzadas de Sharon Stone hicieron babear a los machos que hacían chistes fáciles y sexistas sobre rubias, incapaces de controlar sus instintos básicos. La investigación y la ciencia aclaran las cosas. Peter Frost, antropólogo canadiense, publicó en la revista Evolution and Human Behavior el artículo "European hair and eye colour: A case of frequency-dependent sexual selection?", en el cual demuestra que las rubias de ojos claros, ya a finales de la última glaciación, eran las preferidas de los hombres, que por entonces no eran aún caballeros, sino que eran escasos, esporádicos y primarios (algunos primates); eran cazadores sometidos a una dura vida nómada. Los cazadores las preferían rubias, así que el pelo derivó en una selección sexual, que derivó a su vez en una proliferación de niños rubios, porque ya se sabe que las rubias, tontas y casquivanas por naturaleza, eran poco dadas a los métodos anticonceptivos. Profundizando en la investigación, se demuestra también que los cazadores las preferían rubias y jóvenes, ya que el pelo rubio era un signo de juventud, pues a las rubias se les iba oscureciendo con el tiempo. Los cazadores no las preferían rubias y jóvenes por el morbo o por el frío glacial, sino por su fertilidad. Era una cuestión genética, estética y estadística: más rubias, más fértiles, más cópulas, más vástagos rubitos. Conclusiones: las rubias ya eran guapas y tontas entonces; los cazadores eran brutos y espabilados; las cosas han cambiado mucho desde la última glaciación; los antropólogos pueden ser rubios o morenos.

Penélope en Pensilvania

martes, 17 de agosto de 2010

España no es Pensilvania, pero muchos españoles están preocupados por Penélope y por el tamaño de sus penes. El cuáquero William Penn, colonizador de aquellas tierras, los hubiera considerado pecadores. No es cuestión de moral, es cuestión de autoestima, de autoestima y de números. Desde hace tres años se ha triplicado el número de españoles que pasan por los quirófanos para alargar unos centímetros sus penes. No lo constatan las españolas, lo constata la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva. Algunos se operan por estética, pocos por necesidad, la mayoría para llamar la atención. Los que se operan suelen tener penes normales y suelen tener cuatro o cinco mil euros para la operación. Como mucho ganan un par de centímetros, que no garantizan más virilidad, más placer al propietario ni a la usuaria. Además, los centímetros se ganan en reposo, no en erección; por lo que sirven para impresionar sólo en la fase previa. Antes se operaban gays y culturistas, ahora se operan todo tipo de operarios y funcionarios. Hay que modernizarse. Complejo y moda. La operación de alargamiento no supone adición alguna, sino disección del ligamento suspensorio que une la base del pene con el pubis. Dependiendo del tamaño del ligamento, el pene se estira más o menos. El ligamento en cuestión sobra, es una reliquia de cuando caminábamos a cuatro patas. Hoy son pocos los que siguen caminando a cuatro patas, aunque abundan los que se arrastran.

El celo del urogallo

domingo, 15 de agosto de 2010

El celo del urogallo acabó con él. Por su celo, dejó de ser una especie distinguida y pasó a ser una especie extinguida. Es que el urogallo a veces tenía cosas de faisánido y otras veces de simple gallináceo. Presumido, desplegaba su amplia cola de abanico para llamar la atención, ya que sus colores nunca fueron muy llamativos; de hecho, sólo tenía unos toques rojos en el contorno de sus ojos, el resto de sus plumas eran más bien oscuras y opacas. Ajeno a los peligros mundanos, ejercía de macho alfa desde marzo a mayo, cuando la primavera reverdecía sus hayedos y sus bajos instintos. Siempre egocéntrico, desde un punto alto, al amanecer o al atardecer, gritaba y gritaba, para que sus gritos reverberasen por las laderas empinadas captando la atención de las hembras (he ahí su atracción) y de los cazadores (he ahí su perdición). Bramaba como un buey salvaje, como un uro (he ahí la raíz de su nombre). Se bajaba de su atalaya en cuanto rondaba una hembra celosa. Continuaba en el suelo su cortejo ritual, con despliegue plumífero y sonoro, haciendo círculos un tanto ridículos. Copulaba con varías gallinas al día, sin conciencia de pecado. El urogallo era contradictorio, para los preámbulos de sus cópulas necesitaba montar bronca, pero después exigía tranquilidad, no quería que le molestasen. Y el monte empezaba a estar lleno de turistas, peregrinos, senderistas, alpinistas y furtivos; ya no era lugar para urogallos.

Gay Cinema

viernes, 13 de agosto de 2010

En USA, mariconadas las justas. Se permitió el amor pastoril de "Brokeback Mountain", a la cual se le dieron tres Óscar de Hollywood, más por sus paisajes legendarios, evocadores de los westerns clásicos, que por la comprensión de ese pecaminoso amor entre vaqueros (ovejeros, más bien) empeñados en revolcarse por las praderas fordianas, escenarios de Wyoming, de la América profunda, esa que no resiste cinco años después una nueva historia de amor gay. El film "Philip Morris, te quiero" fue visto sin problemas en el europeo festival de Cannes y pasará sin problemas por las europeas carteleras españolas, pero no encuentra distribuidoras oficiales que lo difundan por los cines estadounidenses. Siempre hay excepciones; ésta curiosamente también en la América profunda, cerca de Salt Lake City en Utah, donde la película se proyectó con éxito en el Festival de Sundance, ese festival de cine independiente que rompe moldes en los conservadores USA. Gracias, Redford.

Allenígenas

domingo, 8 de agosto de 2010

Los allenígenas somos los seres raros a los que nos gusta Woody Allen. A Allen le gusta Shakespeare. De hecho, su última película, Conocerás al hombre de tus sueños, comienza con una cita de Shakespeare: "La vida es un cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y furia, que nada significa." Allen lo aclara: "La vida es un proyecto estúpido y sin ningún tipo de sentido. La única manera de sobrevivir es contarse mentiras. Debemos ser deshonestos con nosotros mismos y negar la realidad para ser capaces de tirar adelante. La felicidad depende del grado de habilidad que tengamos para el autoengaño." Por eso, en época de crisis, los allenígenas nos metemos en el cine a autoengañarnos, aunque sólo durante un rato, que la vida hay que afrontarla, porque, querido Woody, la mentira se inventa, pero la verdad existe; por cierto, la frase no la he inventado yo, sino Braque.

Nombrecitos

miércoles, 4 de agosto de 2010

Mariano es raro, pero no es único. Mariano se concentra poco, pero el propio nombre propio concentra la atención. Mariano no pasa desapercibido por los pueblos por donde pasa, pero, aunque sea raro, pasaría desapercibido si pasase por Huerta de Rey, pueblo de Burgos repleto de nombres propios raros. En muchos pueblos de España es tradición bautizar con nombres del santoral del día; en Huerta de Rey es tradición bautizar con el nombre más raro de los del santoral del día. Si el nombre propio es raro, el resto es circunstancial. Imaginemos los resultados del barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), sobre los problemas que más preocupan a los españoles, en Huerta de Rey. A Hierónides, Ranulfo, Exuperancia, Lupicinio, Eufronia, Anisia y Canuta les preocupa sobre todo el paro. A Baraquisio, Hilda, Gamaliel, Landelino, Melitón, Especioso y Pantaleona la crisis económica. A Fulgencio, Abisinio, Burgundófora, Cenobio, Cristeta, Austricliniano y Walfrido la clase política. A Honorina, Dulcardo, Digna Marciana, Antimo, Restituta, Maerino y Trifón la inseguridad ciudadana. A Cenobio, Virísima, Parisio, Arandilla, Agurio, Plautila y Zenón el terrorismo. Nadie se habrá fijado en el paro, la crisis, los políticos, la inseguridad o el terrorismo. El nombre propio imprime carácter. Por cierto, Erótida no sabe/no contesta, ella está a lo suyo.

Mear en la piscina

domingo, 1 de agosto de 2010

Verano y ciencia: mear en la piscina es malo para la salud y para el espíritu, para el espíritu cívico. Primero la tesis científica: investigadores de la Universidad de Illinois han publicado en la revista Environmental Science & Technology un artículo demostrando que si un ciudadano orina en una piscina se producen reacciones en cadena entre los desinfectantes del H2O y la materia orgánica de la micción, de modo que se generan agentes tóxicos dañinos para la salud. Hay agravantes: que la micción sea una misión, es decir, que esté planificada y con objetivos malignos definidos; que la micción se ejecute disimuladamente, con diurnidad y con alevosía; que se lleve a cabo con la piscina abarrotada de bañistas, sobre todo menores de edad o pensionistas; que el ciudadano no esté empadronado en la localidad de la piscina; que la piscina sea municipal (si mease en la propia sería una guarrada, pero no un delito); que se efectúen micciones coordinadas entre varios individuos de modo simultáneo tras tomarse las pertinentes cervezas en el ambigú. Tomadas las muestras en piscinas públicas, el test de genotoxicidad del agua infectada ha demostrado que la meada piscinera produce: mutaciones en los genes, envejecimiento celular, trastornos respiratorios y daños en el ADN. No obstante, el responsable de la investigación, Michael Plewa, sin antecedentes al respecto, ha restado culpabilidad a la micción, haciendo corresponsables de la toxicidad a: el sudor, los pelos, las células cutáneas muertas o agónicas, los restos de pintalabios, los residuos de potingues corporales, los desechos de cremas solares y otros microorganismos que navegan a sus anchas por las piscinas públicas donde veranean los pobres estructurales o los pobres coyunturales afectados por esta crisis nauseabunda. Los ricos que mean en las lujosas piscinas de hoteles de cinco estrellas no tienen este problema, ya que son desinfectadas inmediatamente (basta con comunicar la micción al encargado de la piscina). Los pobres que veranean en playas nudistas tampoco.