Cuando el grajo vuela bajo

viernes, 3 de diciembre de 2010

"Cuando el grajo vuela bajo, hace un frío del carajo", dice el viejo refrán, completado por el refrán nuevo que dice: "cuando el grajo vuela rasante, hace un frío acojonante". El grajo, cuervo espabilado, vuela muy bajo estos días por España. Temperaturas bajo cero, ola de frío. La gente siente frío, siente su frío, no el de los demás; eso se denomina sensación térmica personalizada. No es solo cuestión de temperatura, del viento o de la humedad relativa, aunque es cierto que, incluso en materia de frío, la cuestión es relativa. Para conformarse, no hay más que pensar en Molina de Aragón, "la nevera de España", pueblo grande, emplazado a más de 1.000 metros sobre el nivel del mar, entre las sierras de Albarracín, Aragoncillo y Caldereros, en la provincia de Guadalajara, cerca de la de Teruel. La ciencia y la historia certifican que hubo días de 20-28 grados bajo cero, sobre todo cuando entra viento gélido del sudeste. Pero, además, Molina de Aragón ostenta el récord de amplitud térmica en el mismo día, pasando de casi +20º a -10º. Contrastes del clima continental de esta Siberia castellana. No obstante, los habitantes del pueblo también relativizan y asumen el viejo refrán de que "lo que es bueno para los jamones es bueno para los pulmones". Relativismos al margen, hay demasiados cuervos volando demasiado bajo últimamente; hace un frío del carajo por culpa del viento helado que entra por la derecha, no solo en Molina de Aragón.

10 comentarios:

Felipe dijo...

En el despacho de mi jefe la calefacción está al doble de grados que en el resto de la oficina, por lo que es normal que la encargada se desnude cada vez que entra en él, mientras que el resto estamos con calcetines de lana, bufandas o con los abrigos puestos.

Belén dijo...

Felipe, Copito de Nieve, empezamos a decorar la oficina con motivos navideños y pusimos un gran muñeco de nieve con su escoba, su bufanda de colores, su nariz de zanahoria y tu cara. Feliz Navidad, Felipito.

Tus tres BBB

Funcio dijo...

Na etapa das glaciacións bipartitas teño atopado mamutes polos soutos dos Servizos Centrais e ata algún pingüino no ascensor. Na etapa tropical medran as prantas exóticas, as palmeiras e cocoteiros, abundan as volvoretas de cores vivas, os colibríes chupan o néctar das froles. Só un problema: con tanto calor e humidade xa empeza a haber casos de malaria.

Nario dijo...

Funcio, a mi madre le quedó la costumbre de antes y me sigue diciéndome "abrígate, Narito, que allí hace mucho frío".

Ahora que lo pienso... mi madre nunca estuvo aquí.

Rita dijo...

Sí que es relativo, juntos nunca pasamos frío.

Sonia dijo...

Ritita, el grajo vuela tan bajo que se te mete en el refajo, monjita muerta.

Bar Marcón dijo...

¡OÍDO COCINA, CUATRO DE HELADO DE CHOCOLATE!
¡Al mal tiempo, buena cara! Estos días tan fríos, en Bar Marcón regalamos el exquisito postre de la casa consistente en un enorme ¡HELADO DE CHOCOLATE! Para cuatro clientes calientes y golosos hacen falta: un vaso y medio de leche de vaca gallega ordeñada por una ganadera con manos sensibles y bien cuidadas; una ramita de vainilla fresca de la Isla de la Martinica; un huevo y parte del otro; dos yemas de huevos caseros de gallinas ponedoras por voluntad propia; 100 o 102 gramos de azúcar cubano de contrabando; un vaso y medio de nata líquida obtenida de leche cántabra, concretamente de Torrelavega; dos cucharadas de cacao en polvo, con perdón. La elaboración lleva unas 4 horas o media jornada: verter la leche y la vainilla en un cazo; buscar un cocinero que sea un cazo; llevar a cocción, a la leche; llevar al cirujano plástico, al cocinero; esperar a que hierva; fumar hierba; no dejar hervir; despistar; retirar del fuego; retirarse antes de que Zapatero diga que hay que esperar hasta los 67 años; dejar reposar 15 minutos; reposar un cuarto de hora; retirar la vainilla; batir los huevos sin producir dolor ni ruido; añadir las yemas y el azúcar; seguir batiendo o removiendo hasta que se haga una mezcla homogénea; probar la mezcla con un dedo limpio; añadir la mezcla a la leche sin que se entere; remover todo para conseguir una crema uniforme; limpiar las manos en el uniforme; cocer esa crema al baño María; bañar a María; remover a la vez que está al baño hasta que quede espesa, la crema, no María; retirar del fuego, gritando ¡FUERA DEL FUEGO, FUERA DEL FUEGO!; tapar la crema con un film transparente como la Administración; dejar enfriar, que para eso es un helado; batir la mata líquida aparte, para que se sienta marginada; montar la nata disimulando, ya que es una práctica no admitida por la Iglesia; cuando la nata esté al punto, o sea, casi en el clímax, agregar la mezcla fría, para bajarle la libido; probar el polvo de cacao, que, como todo polvo, resulta placentero; mezclar en otra habitación, vivienda o barrio, el cacao con agua hirviendo; dejar enfriar, que para eso es un helado; añadir la pasta de cacao a la mezcla que ya no recuerdo; remover hasta que quede uniforme; limpiarse en el uniforme; poner la nueva mezcla en un molde; meter en el congelador durante una hora; fumar hierba durante una hora o leer el ABC; poner el despertador para que no se pase la hora; sacar del congelador; volver a batir a ritmo de canción del verano; volver a tapar; volver a meter en el congelador dos horas más; poner el despertador para que no se pasen las dos horas; tomar bebidas calientes durante esas dos horas (carajillos, consomés…); servir el helado bien, pero bien frío; tomarlo sin respirar.

estrella dijo...

El concepto de amplitud térmica también vale para las personas? Porque yo soy capaz de pasar de la temperatura glaciar ártica a la temperatura tropical en cuestión de segundos, y si eso es fisicamente imposible, será que es emocionalmente posible.bss

Bakunin dijo...

Los grajos vuelan bajo porque no se fían de los controladores aéreos.

-5% dijo...

No sé si prefiero la crema de helado de Bar Marcón, o los jamones curados de Venenito.
En lo que no tengo ninguna duda, es en que la de congelación para el 2012, me deja totalmente helado, aunque el grajo no vuele bajo.