Vibradores y anarcocapitalismo

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Los propietarios de la discoteca Cuomo de Valencia podrían considerarse anarcocapitalistas pragmáticos. Son adalides del mercado libre y de la libertad individual. Rechazan cualquier regulación estatal y cualquier compromiso ético colectivo. Por eso, amparándose en el derecho a diseñar su propia publicidad empresarial, organizan fiestas eróticas, con reclamos como "Fever, vas a vibrar". Para ello, regalan 300 vibradores a las primeras 300 mujeres que acudan al reclamo. Conscientes de que en otras fiestas se les acusó de sexistas, completan el reclamo para los hombres con: "¡Ponle las pilas, si vienes entre los 300 primeros, podrás ponerles las pilas para que vibren sin parar!". Entienden estos anarcocapitalistas que así ya no se reproducen ancestrales roles de género. No tienen ética, pero tienen argumentos. Se defienden alegando que "no usan el sexo como reclamo para llenar el local". Como buenos anarcocapitalistas, defienden la propiedad privada sobre ellos mismos y sus posesiones, además del principio de no agresión, es decir, la prohibición de la coacción contra las personas, sobre todo los clientes. Quizás no sean conscientes ellos de que hacen una defensa iusnaturalista de la libertad individual y la libertad negativa, pero sacan réditos como pocos de la teoría del valor subjetivo de la revolución marginalista en economía. Nada que ver con Saturday Night Fever.

9 comentarios:

Paíño de Zas dijo...

Se montaran unha discoteca así por Carballo, abarrotaban.

estrella dijo...

Menos mal que en dentro de las tareas propias de nuestro sexo y condición llevamos toda la vida haciendo la compra y sabemos todos los sitios donde venden pilas, así que los avispados chicos a los que se las den en la puerta de la disco pueden ponérselas al iluminado organizador del evento. Hay que joderse....

chica mala dijo...

Oye Rojillo,y yo que tengo licencia de armas -curiosa licencia para escribir en este blog-, ¿dónde puedo conseguir una como la de la foto?. Creo que me especialicé en el calibre equivocado...

Nicolás dijo...

Perfecto estrella. Hasdado en el clavo.

Siro dijo...

Malgastar energías.

Felipe dijo...

Mi jefe se compró en los chinos un consolador de los de enchufar, lo enchufó en el despacho, la encargada se tumbó en la mesa, él se lo puso allí, encendió el aparato, hubo chispas, gritos y un cortocircuito.

Belén dijo...

Felipe, Travolta del Sábado Noche, ten cuidado con las piruetas y los saltos, que la Berta no es Olivia Newton John y que los años no pasan en balde. Una mala recogida puede acabar en una baja prolongada para los dos.

Tus tres BB+B

Funcio dijo...

As funcionarias da Xunta vibran de seguido nos seus postos de traballo sen necesidade de aparellos eléctricos, debido á intensidade e paixón que poñen á hora de serviren ao seu país. Algunhas, que estiveron reprimidas durante a longa noite de pedra bipartita, agora alcanzan o cumio, o paroxismo, o orgasmo laboral non pecaminosos, e os administrados o notan na súa pel, son atendidos con ledicia e saen plenamente satisfeitos desta relación coa Administración máis placenteira. Nas próximas oposicións as candidatas deberán superar a proba chamada Meg Ryan.

Nario dijo...

Funcio. ¿es verdad que a los que más vibren no les van a recortar la Extra de Navidad?