Mandamientos e incumplimientos

sábado, 6 de noviembre de 2010

"Santificarás las fiestas", el tercer mandamiento, el más festivo, el más fácil de cumplir… pues ni ese cumplen los católicos. Según el Centro de Investigaciones Sociológicas, seis de cada diez católicos no van a misa y menos de dos van varias veces al año. Eso sí, siete de cada diez españoles se declaran católicos. Declaran esto igual que declaran a Hacienda, es decir, mintiendo declaradamente. Pero es que poco les importa no cumplir el octavo mandamiento, "No dirás falso testimonio ni mentirás". La inmensa mayoría de los católicos se conforman con cumplir el cuarto, "No matarás". La mayoría con cumplir el séptimo, "No robarás", aunque justifican el robo de sus más directos representantes en la vida pública. Tal justificación tiene lógica por el masivo incumplimiento del décimo, "No codiciarás los bienes ajenos". Bastantes se conforman con cumplir el cuarto, "Honrarás a tu padre y a tu madre", pero solo durante unos años. Muchos otros no entienden de Teología y no comprenden el primero, "Amarás a Dios sobre todas las cosas", ni el segundo, "No tomarás el nombre de Dios en vano". Según datos perceptivos, no científicos, diez de cada diez incumplen el noveno, "No consentirás pensamientos ni deseos impuros", y once de cada diez incumplen el sexto, "No cometerás actos impuros". Dos aclaraciones probablemente innecesarias. Primera: para la Iglesia católica se consideran actos impuros las debilidades, pasiones e instintos de los creyentes. Segunda: ante el CIS menos de uno de cada diez españoles se declara ateo y, si es menos de uno, no es, no cuenta, no puede opinar, ni siquiera puede ir a misa. No obstante, uno se queda tranquilo al comprobar que los mandamientos tienen que ver con la Ley Natural, porque, como reza en el Catecismo de la Iglesia católica, "Los Diez mandamientos pertenecen a la revelación de Dios; nos enseñan al mismo tiempo la verdadera humanidad del hombre; ponen de relieve los deberes esenciales y por tanto indirectamente los derechos fundamentales, inherentes a la naturaleza de la persona humana; el Decálogo contiene una expresión privilegiada de la Ley Natural". Naturalmente. Y el Papa viene a España, a cuerpo de Papa, a predicar contra el relativismo.

15 comentarios:

Winston dijo...

You know, rojillo, that kissing in some cultures is a symbol of respect as opposed to an expression of love. In earlier periods of Christianity kissing became a ritual gesture, and is still treated as such in certain customs, as when kissing the Pope's foot, relics, or a bishop's ring. It was very significant of the affectionate element in religion to give so important a part to the kiss as part of its ritual. In the early Church the baptized were kissed by the celebrant after the ceremony, and its use was even extended as a salute to saints and religious heroes. I never kiss with tongue.

Bakunin dijo...

¿Cuál de estos es el pecado más gordo?

- Un cura que besa a una monja.
- Una monja que besa a un cura.
- Un cura que besa a otro cura.
- Una monja que besa a otra monja.
- Dos curas que besan a una monja.
- Dos monjas que besan a un cura.
- Un cura que besa a un monaguillo.
- Un arzobispo que besa a un obispo.

Galeno dijo...

La enfermedad del beso es una enfermedad infecciosa, más rural que urbana, también conocida como fiebre del cura párroco, causada por el virus de Epstein Barr o de Ratzinger, que pertenece a la misma familia del virus del herpes episcopal. Aparece más frecuentemente entre adolescentes y monjas novicias, que están en contacto con curas besucones, a veces de modo consentido pero muchas otras veces viviendo situaciones de acoso con dificultosa escapatoria (internados, seminarios, conventos, monasterios, etc.). Esta enfermedad se conoce como enfermedad del beso porque se transmite principalmente por el intercambio de saliva, a través de besos de tornillo o al beber del mismo cáliz o de la misma botella, ya sea en botellones, fiestas privadas o en misa. Se han descrito episodios epidémicos en varias partes del mundo, coincidentes casi siempre con países muy católicos. El virus empieza e eliminarse año y medio después de la infección primaria y luego se va eliminando intermitentemente durante toda la vida a través de la penitencia y la oración. Los síntomas del virus son fiebre, linfadenomegalias, fatiga y linfocitosis en pacientes beatos pero despistados, si bien, en seminarios con mayor nivel cultural, se sabe que el agente etiológico de los síndromes mononucleósidos aparece asociado con la presencia de anticuerpos heterófilos u homófilos; sin embargo en los conventos se sabe que el virus se asocia a ciertas neoplasias como el carcinoma de nasofaringe indiferenciado por exceso de felación, la enfermedad linfoproliferativa, el linfoma de Burkitt africano y el ninfoma de ninfómana europea. Es la típica enfermedad que apenas se estudia en Facultades de Medicina de universidades del Opus.

Rita dijo...

Rojillo, siempre me gustaron los besos furtivos.

jovenesenlibertad dijo...

Es curioso que sólo hablas de lo mal que hacemos las cosas los católicos, nosotros robamos, mentimos... ¿y tú? No hables de lo que no sepas. Si hubieses estado hoy en el acto te habrías dado cuenta de toda la felicidad, amor, paz y alegría que se podía percibir. En cambio en tu artículo sólo se percibe odio hacia los católicos por el hecho de ser católicos, como cuando se odiaba a los negros por el hecho de ser negros. ¿Dónde está el respeto y la tolerancia que usted promueve en otros de sus artículos?

estrella dijo...

mis debilidades me hacen crecer, mis pasiones me hacen vivir intensamente cada dia y mis instintos me hacen disfrutar, eso es la Ley Natural. bss

Quillo dijo...

¿QUIÉN PAGA ESTE SARAO?

¿Feijoo, Zapatero, Paco Vázquez, los gallegos, los españoles, los curas, los feligreses?

Calatrava dijo...

Besos de monja y tetas de novicia, manjares de dioses.

Siro dijo...

El Papa, en misa, repicando y replicando.

chica mala dijo...

Rojillo, muchas gracias por tus palabras. Me recuerdas a San Pablo. A saco!!!! A saco, porque tienes razón. Somos muchos los católicos que defraudamos a la iglesia -yo con este nombre imagínate-, pero seguimos siendo católicos... Hay cosas que nos gustan y otras que nos gustaría cambiar pero ese cambio se irá produciendo -o no-,con el paso tiempo. Sin embargo, igual que en otras Iglesias y en otros ritos,en la Católica hay gente muy entregada en cuerpo y alma. No hablo de meapilas, hablo de gente entregada a los demás de verdad. Realmente Rojillo, en este post, estas haciendo apostolado sin saberlo. ¡¡¡Jajajaja, es casi una ironía pero así es!!!. Yo respeto todos los credos. Me encanta todo lo que eleva y alimenta el alma y la espiritualidad en todas sus formas, siempre y cuando no haya fanatismos.
Rojillo, gracias por crear este blog en el que, por un momento, podemos matarnos unos a otros sin incumplir el cuarto mandamiento ...

Felipe dijo...

Mi jefe tiene convencida a la encargada de que los besos en la boca son contagiosos y sin embargo los besos en la polla son saludables e higiénicos.

Berta dijo...

Felipe, Reverendo de la Reverencia, te invitamos a pasar un finde en un hotel monasterio, donde las tres disfrazadas de monjas beatas y ceñidas te haríamos ver el cielo. Tus tres BBB.

Funcio dijo...

Luns, 8 de novembro, 8.00 horas, prendo o meu computador oficial, chispea unha e outra vez esta mensaxe:

¡LAICISMO AGRESIVO!
¡GALEGUISMO POSITIVO!

¡LAICISMO AGRESIVO!
¡GALEGUISMO POSITIVO!

¡LAICISMO AGRESIVO!
¡GALEGUISMO POSITIVO!

¡LAICISMO AGRESIVO!
¡GALEGUISMO POSITIVO!

¡LAICISMO AGRESIVO!
¡GALEGUISMO POSITIVO!

Nario dijo...

Funcio, ¿a quién le doy las fotos justificantes de que estuve en el Obradoiro haciendo país?

Sonia dijo...

Ritita, el tuyo es el beso de la viuda negra, araña peluda.